Este sitio contiene una serie de relatos sin orden. No es de actualidad y por eso lo anterior es tan válido como lo último. En la columna de la derecha, en la sección "Para leer" están los enlaces a cada texto. Espero les gusten, gracias.

Todos los derechos reservados.
Obras protegidas por copyright.

e-mail:
navegantedelalma@gmail.com

Hada mariposa

1

Mi historia con Natu -Natalia, la flaquita- ocurrió hace muy pocos años. La conocí en un simple chat público. En la primera charla, al pedirle que me cuente como era, me dio la respuesta menos esperada: soy única. Tiempo después comprobé que en lo que decía había mucho de real.
Ella tenía veintiocho años y yo me acercaba a los cincuenta. La diferencia era mucha, pero jamás se notó en nuestra manera de relacionarnos y compartir cosas. El encuentro en persona sucedió luego de tres meses de chateo, en un bar céntrico de La Plata, ciudad en la que ella vivía. Hacia allí fui desde mi lugar de residencia pasajera cerca del dique La Florida, San Luis.
Era noviembre. Al llegar al bar elegí una mesa alejada de la ventana pero con vista directa hacia el exterior, el edificio estaba en una esquina y no sabía por que vereda aparecería ella. Luego de unos minutos algo me hizo mirar hacia afuera y al instante apareció dirigiendo instintivamente su mirada hasta posarla en mis ojos. Sin detenerse recorrió los metros que quedaban hasta la puerta de entrada y al abrirla volvió a mirarme.
-¿Cómo sabías en que mesa estaba? Me miraste sin dudarlo... -le pregunté luego de saludarnos afectivamente.
-Más bien que no lo sabía, solo sentí que debía mirar hacia aquí -me respondió llanamente. El detalle nos dejó cierta aura mágica y una anécdota que tendría mucha presencia a la hora de los recuerdos.
Era dueña de un cuerpito delicado, como de bailarina clásica. Menuda, de estatura baja, con andar pintoresco y elegante se desplazaba ligerito, rítmicamente, su cintura podía rodearse con un solo brazo. Piel muy blanca, boca de labios finos con amplia dentadura, pelito castaño, ojos oscuros. Sus formas no eran voluminosas, pero tenía curvaturas justas en lo general y una delicada caída hacia la cola al finalizar la espalda. Natu era un hada, un hada mariposa.
Le pedí que anduviéramos por la ciudad toda la noche, al otro día debía yo regresar y no tenía nada por hacer ni con quien estar. Su respuesta fue contundente:
-Está bien, pero mirá que eso que vos estas esperando no ocurrirá, no me lo pidas.
En La Plata nos vimos tres veces incluyendo esa noche primera...y realmente nada pude forzar. Me estaba dando así los primeros indicios de aquello enigmático que insinuó la noche que chateamos por primera vez. No se trataba de trauma ni histeria ninguna, ella no se entregaba ligeramente por una filosofía de vida firme y decidida. Algo que comprendería durante sus vacaciones.
De Natalia me enamoré a primera vista, ya lo estaba desde las noches de chat, pero al tenerla cerca durante esos tres encuentros supe que si me pedía ir a estudiar la conducta de los lobos a Canadá, allá la hubiera seguido... Pero ella quería ir despacio y la seguí alentado por mi caballero interior que supo ser paciente, aún con los deseos ardidos.

2

En una de las tantas charlas virtuales de aquel enero me contó que saldría de vacaciones con su hermana y su tía. ¿El sitio elegido? San Luis. Me pidió recomendación de un lugar, sin dudarlo le dije: El Trapiche, bellísimo pueblito cerca del dique y su pintoresco lago.
Su llegada ocurrió en febrero. Nos encontramos en un bar y luego de una caminata cenamos en un restaurante chiquito frente al lago y volvimos al centro a otro bar para el café y un postrecito. Y aquí me detengo porque durante dos horas ocurrieron unos simples y mágicos eventos que intentaré relatar detalladamente.
Esa noche había una onda diferente entre nosotros, ella estaba con otro semblante, la noté más cerca de mí. Por aquellos días el tema musical del momento era Bésame, de Montaner. Sonaba en todos lados, durante mis viajes a su ciudad lo escuché muchas veces en los taxis, en los bares; y así se fue estableciendo una singular conexión en mi mente entre esa música y la imagen de Natu.
Una vez ubicados en la mesa del fondo y pedidos los cafés y el postrecito pendiente, le tomé la mano y le pedí una charla abierta, franca, diferente. Le manifesté el profundo sentimiento que se había despertado en mí por ella y a punto de responderme comenzó a sonar el tema musical en cuestión. Ese detalle me provocó un estado especial y se lo transmití, le comenté el efecto que su imagen tenía en mi cuando por azar aparecía desde algún lugar esa canción.
Con ese clima generado entre nosotros retomó lo que estaba por decir, fue clara, maravillosamente transparente en su discurso:
-No soy como la mayoría de las mujeres que, al igual que los hombres, buscan rápido sexo. Tengo un proyecto de vida de familia y solo me entregaré al hombre que despierte en mí lo que necesito. Soy virgen.

3

Natu con su forma de ser -pensamientos y acciones- componía algo único, no había exagerado aquella primera noche de chat.
La gente inmadura busca con rapidez la conquista y el trofeo. La flaquita carecía de experiencia amatoria, pero había cultivado su personalidad de tal manera que sin dudarlo puedo decir que no le faltaba madurez aún dentro de su juventud. No buscaba riquezas de ningún tipo, ni placeres ni victorias; su deseo era simple y conciente, sin histeriqueos ni apariencias: esperaba la llegada del hombre con el que armar un proyecto de vida, y sólo a él se entregaría. Tampoco tenía interés en divertirse con otros hasta la llegada del esperado porque ella, corriendo el riesgo de ser tildada de ilusa o antigua, simplemente restaba importancia al modelo de vida que la sociedad le imponía.
La naturaleza de la mujer instintiva suele ser sabia, protege su existencia y le recuerda todo aquello que atávicamente fue transmitido sin palabras de madre a hija durante milenios. Y Natu controlaba con firmeza el timón de su mentalidad guiándose por ese instinto que le era realmente fiel.
Las tardes y noches junto al lago fueron dulces. Teníamos por costumbre acomodarnos en la posición a la que llamábamos “nuestra”: yo cruzado de piernas a lo indio, sentado en la arena pedregosa, ella con la espalda sobre mis piernas y sostenida por mi brazo ubicado detrás de su cuello. Desde el primer instante en que nos adaptamos a esa postura mi mano libre buscó incansablemente la ruta de lo inexplorado; se trataba nada más y nada menos que de alcanzar aquello que ningún hombre había alcanzado, su cuerpo virginal me convertía en adelantado, en fundador de ciudades. Quebré su resistencia y fue como tocarle la boca a la luna, llegué a la entrepierna obteniendo total inmovilidad suya; con la vista fija en el cielo y su intimidad húmeda me daba silenciosos mensajes. Luego de unos minutos habló:
-Te doy hasta aquí porque no puedo evitarte, pero por ahora no tendrás más que esto.
Ese “por ahora” sonó a relámpago débil de fin de tormenta, a notas introductorias de primer baile en una fiesta...

4

Con la flaquita aprendí que era posible sentir amor por una parte del cuerpo, realmente amé su vagina. A toda ella la amé profundamente; pero no tengo prejuicios en decir que esa sensación de “todo nuevo” en una mujer cuya adolescencia había ya quedado atrás, me brindaba plenitud.
Ya era marzo cuando decidí viajar a La Plata para verla. Me moría de ganas de volver a tocarla y de ir más allá; lo conseguí, pero me costó otros tres viajes, sus rechazos eran briosos, categóricos. Al fin comprendió que realmente la amaba, que tenía proyectos con ella; y se entregó.
Yo paraba en un hotel céntrico, frente a un tradicional bar de esa ciudad en donde acostumbrábamos a encontrarnos. En marzo aceptó venir a mi habitación y a partir de allí ese rincón se transformó en el eje de mi universo. Me permitió desnudarla como ángel que ofrece sus alas y, al sacarle la última prenda, percibí el mismo aroma que el ozono deja en el aire al final de la lluvia.
Me mareaba su piel, pasaba horas recorriéndola toda entera, no he dejado un milímetro de su cuerpo sin besar. Sin embargo no conseguí su entrega total, tampoco en los dos encuentros de abril; recién en el mes de mayo ocurrió lo esperado por mí: el cielo se abrió.
Fui paciente en lo referente a la primera penetración; primero quise descubrir el lugar secreto de su continente y comencé abriendo apaciblemente sus piernas...
-¡Que linda es, parece una flor! –dije y al instante derramé allí besos infinitos.
Comencé de esta manera un ritual que en cada encuentro duraba decenas de minutos. No encontraba otra manera de agradecerle lo que me daba más que tomar a su flor por una maravilla de la naturaleza; sentía la responsabilidad de justificar todos esos años que ella se guardó para un hombre.
Su actitud frente a mi ritual era mansa, dócil, ojos cerrados, manos abiertas y suspendidas en el aire. Quería darle placer infinito y allí estaba yo todo el tiempo necesario, hasta su agotamiento. De vez en cuando sentía que su vientre temblaba mansamente, que su cuerpo se tensaba imperceptible para luego distenderse regulando la respiración; pero yo no me detenía y así se sucedían temblores, pequeños suspiros y una nueva distensión, muchas veces, hasta que levantaba su pierna izquierda y pasándola por encima de mi cabeza me indicaba un final que yo aceptaba solo como momentáneo...
-Si lo mío es una flor –me dijo una vez-, entonces vos sos un colibrí.

Apoyo mis labios en tus pétalos y un rocío suave me inventa júbilos. En el agridulce néctar que asoma por estos otros labios tuyos -no los de tu boca, los de tu vida-, encuentro una nueva manera de nutrirme.
Floto frente a tu corola, agito estambres con mis alas furtivas.
Me abandono en ternuras, en locos estíos, en mascaradas presumidas para lograr tu asombro interior. Y de lograrlo, seré el fermento entre las uvas; porque esta escrito desde los floreceres del milenio, que sólo un elíxir como el tuyo podría embriagar mis afanes...

Un mediodía, luego de una larga adoración de mi parte, enojada pero tierna, dijo retándome:
-¡Pará un poco, es nuevita...!

5

Pocas cosas en mi vida tuvieron tal dimensión como aquel primer arribo de mi cuerpo a su interior.
Me acomodé entre sus piernas como cóndor preparado a planear, abrí sus manos y entrelacé mis dedos en los suyos, la miré fijo, presioné mi cuerpo suavemente al principio, hasta que mi instinto de hombre surgió desde el fondo del tiempo en forma de cazador hambriento, de guerrero implacable, de tanguero arremetedor... y en un instante brusco me dio su ¡Ay! de preludio sinfónico, y escuché con mis poros la ruptura única, primera para siempre.
No fue sexo, fue un giro de la vida. Después de vagar por zonas desconocidas nos incorporamos suavemente hasta observar -ella impresionada y yo vanidoso- la mancha roja que su cuerpo pintó sobre la sábana. Por pudor se puso rápidamente la ropa interior...mas tarde le pedí como recuerdo la prenda íntima y blanca, pintada de manchitas rojas...
-¡Nooooo! -exclamó- ¿cómo te la voy a dar?, al menos no ahora, tal vez en el futuro en caso de que formemos una pareja estable.
Ese día el destino me descifró aquella canción de Silvio Rodríguez, hasta el momento poco comprensible para mí (...Al tibio amparo de la 214 se desnudaba mi canción de amor...), ahora yo también recordaría el amparo de otro rincón, mío, con un número imborrable en la puerta de esa habitación de hotel, y en mi mente.

6

Con mis viajes se alternaban los suyos. Se sucedieron así una serie de eventos compartidos de maravillosa cotidianeidad y simpleza: armar rompecabezas sobre el piso alfombrado; leer juntos un libro del tarot, consultarlo con cartas impresas y recortadas a mano; jugar bajo las sábanas a enredar piernas y brazos lo más posible para decir que así éramos uno.
Pero lo que está oculto entre las rugosidades de la ruta, acecha pacientemente. Natalia y yo recorríamos gozosos el trayecto que delineamos, sin saber que algo esperaba agazapado y atacaría operando el cambio en nuestra unión. Y así ocurrió, y ya no pudimos volver al estado anterior.
Eso que acechaba era mi lado sombrío; el que dejó de tener proyectos fui yo, con la excusa de que cuando se alcanza la cumbre ya no es posible seguir ascendiendo. Por motivos que son ajenos a un relato que pretende ser coherente no podía ofrecerle la seguridad que ella merecía, no le daría la familia que necesitaba formar. Mi amor fue siempre enorme; tal vez los fantasmas que habitaban lo oscuro en realidad fueron ángeles que en buen consejo alentaban lo mejor para ella, nunca lo sabré. Habíamos llegado a lo más alto... sin embargo me negué a continuar, no sin culpa ya que se había entregado confiando plenamente en mí. Podía haber disfrutado de lo que me daba durante mucho tiempo más, pero hubiera sido canallesco, ella estaba a tiempo de armar una pareja estable. A mi manera claudiqué por amor.

Clara, transparente, vital. Te pienso y se me transforma la jornada.
En tu risa de desayuno hay soles sobre la mesa; encuentro albores en la oscuridad. Hay algo en vos que no se explica; se siente desde siempre, se percibe oculto pero visible a los sentidos. Te nombro y los dioses, que por las cornisas buscan el génesis perdido de la primera rosa, alimentan el aire prudente de misterios.
Néctar nuevo junto al fuego en la primera hora del otoño. Influjo, hábito. Hada plateada, como la ciudad a la hora en que los corceles de baraja arrojan tu nombre sobre la mesa sabiendo que allí apuesto mis días.
Acuarela, manantial. Azahar en mis naranjos desvelados. Intensa, infinita. Gacela en los pastos de mi desvelo. Astro, ave, aventura. Alas nocturnas. Irrepetible, imperial. Azafata de los bosques. Aroma a la hora de los sueños.
Candil de caminos. Verso, cristal. Nube sin avidez robada a una bruja buena. Ígnea y marina, como efluvio de ron volcado por el lobo desvelo de mi ser que te nombra aullando historias de náufragos.
Utopía de poetas. Fragancia que sobre el fin del verano se esconde entre las hojas inquietas por caer. Naciente claro de luna. Diáfana. Canción de neblina con pájaros. Leyenda, libertad.
Única.

¡Cuánto amé a la flaquita! Y que difícil me resulta explicar esta separación, simplemente ocurrió, aún desde sus lágrimas, aún desde mi dolor.
Hemos mantenido comunicación vía mail durante estos años sabiendo que no volveremos a encontrarnos, solo saludos y la mención de algunos recuerdos de lo vivido, con mucho respeto y afecto.
Fragmento de su último correo: “aún conservo la prenda... de nada me arrepiento... siempre estarás presente en mí...”


Entradas relacionadas:

Escuchá "Bésame" de y por Ricardo Montaner

video

108 comentarios:

  1. Leerte emociona, pero yo me pregunto depues de este relato tuyo que mujer enamorada del hombre romántico y seductor que sos podría pensar que tendría una oportunidad contigo?.
    Claro que todas las historias de amor son diferentes, cada una de ellas tiene su color, su sabor, su música.
    En verdad es un placer leerte, la delicadeza con que describes situaciones, esa fluidez de tu pluma( aqui teclado) esa nostalgia que parece flotar entre letra y letra, esas vivencias, es verdaderamente un goce.
    Pero amigo mio tb para muchas romanticas terminaras siendo el hombre soñado, el que nunca llega, el principe de caballo blanco que aun esta en camino.

    Un beso y gracias por homenajear a la mujer en cada una de esas mujeres que amaste y te amaron.

    Ann

    www.enmemoriadetuamor.blogspot.com

    www.poemasparamiamor.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Hola, existe algo que nos une, que los dos escribimos de nuestras mujeres, quisas de forma diferente, pero por ejemplo en mis pobres poemas siempre digo la verdad, maquillados eso si de metaforas u otras yerbas, pero me facina contarle a la gente mis historias con mi musa que es real y que mas de una vez me a tenido entre las cuerdas, ojala te de el animo a visitarme y leer a este humilde aprendiz de soñador.

    ResponderEliminar
  3. Ann, lo que emociona son tus halagos, te lo agradezco mucho, es más de lo que esperaba al hacer este blog. Me dejas sin palabras. Besos.
    -----------
    Estimado Victor, si tus poemas homenajean mujeres amadas, entonces no serán nunca pobres. Bienvenido lo que tengamos en común, porsupuesto pasaré a visitarte, será un gusto. Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. wooow me ha encantado la manera en que lo has relatado todo, me ha dejado sin aliento al leerlo... tu manera poetica tiene un estilo incomparable.... sin duda eres navegante del alma... has logrado navegar en la mia.. saludos

    ResponderEliminar
  5. Tierna historia la de tu flaquita, dulce y firme esa mujer especial. No me extraña que la amaras. Un beso

    ResponderEliminar
  6. Reina y Mariposa azul, gracias por la grata visita y los elogios...¡vuelvan siempre!

    ResponderEliminar
  7. Recién conozco este espacio y por ahora sólo me detuve en este relato.
    Debo reconocer que no sólo me atrapó, sino que me hizo muy bien descubrir el sentir de un hombre maduro. Pocas veces el hombre muestra su sensibilidad a flor de piel y te lo agradezco. Quizás existan muchos que lo sean, pero no se atrevan. Ojalá te lean muchos hombres, para aprender, y muchas mujeres para agradecer.
    Volveré a visitarte. Por ahora quedé atrapada por el relato y me deja pensando en esa historia de amor vivida tan intensamente.
    Me pregunto y te pregunto: los recuerdos tan intensos, tan movilizantes acerca del amor, son necesariamente por amores que llegaron a la ruptura y por lo tanto no se desgastaron?
    Existirá el amor duradero? ese que uno sueña para siempre?
    Empezar una mañana de domingo con este relato acompañado por el mate de desayuno, me deja flotando en una nube.
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  8. Susuru, palabras como las tuyas justifican un blog como éste. Estoy recibiendo más de lo que esperaba al iniciar estos relatos.
    ¿Que mas puedo esperar si te lleva a las nubes esto que escribo?
    La pregunta que me haces me invita a decir algo que no dije. Aquel poeta y artista de la vida que fue el tanguero Enrique Cadícamo dijo que el mejor momento para cortar una relación es cuando se está en la cumbre. Ahi está el secreto, la belleza del amor queda intacta porque no hubo desgastes. Yo no soy sabio, tuve relaciones que finalizaron luego de un largo y penoso desgaste y otras que se cortaron abruptamente en lo mejor. Tal es el caso de las dos historias que hasta hoy conté aquí.
    Y si, creo que el amor eterno existe, lo he comprobado en otros, yo no lo viví, esa es mi materia pendiente.
    Besos agradecidos, gracias por leer y por tu sensibilidad.

    ResponderEliminar
  9. Agradezco tu caballerosidad al darme tan pronta respuesta y te invito a pasar cuando quieras por mi espacio y seas vos el que descubra algo que te guste, espero que lo encuentres y así continuaremos visitándonos.
    Desde Buenos Aires, Argentina, en una noche que sopla fuerte el viento, te envío un beso y un abrazo.
    te dejo aquí los datos de mi espacio para cuando quieras visitarme

    http://unosyotros.blogspot.com

    ResponderEliminar
  10. Ahora si me dejó sin palabras, su llegada a mi blog me alegró muchísimo, pues nunca pensé que a alguien le gustaría leer escritos ilógicos de mis sueños y vivencias basados en la imagen de un hombre real que idealicé por mi necesidad de amar y ser amada... Y déjeme otra vez agradecerle por eso.

    Su romanticismo es insuperable, además de seductor es un caballero. Creo que está de más decirle que seguiré sus huellas de cerca.

    Besos dulces...

    ResponderEliminar
  11. Cuántas mujeres postean por acá, yo que pensaba que a los hombres les interesaban más estas historias. Realmente me siento en deuda por no haber pasado antes. Me gusta como narrás y el que no te muestres como el macho que seduce mujeres y luego se aburre de ellas, sino como alguien que siente cada encuentro, que se duele con cada separación y que ama sin reservas, sin privarse aún del dolor que implica una ruptura. Me siento más identificada con la historia de Natu y espero sigas escribiendo historias tan apasionantes.

    ResponderEliminar
  12. Hola!!!!!!!!! Vengo a saludar y a agradecer tu visita. Y luego de leer esta historia, pienso: logró el hada mariposa su proyecto de familia?
    Es hermoso el relato, pero esto de "fundar ciudades" ;-(

    ResponderEliminar
  13. @ngeluz, gracias una vez más por tus palabras
    ------
    Stephanie, me resulta interesante eso de que te identifiques con una de las historias, no había pensado en que podía ocurrir eso, solo creí que la gente leía y nada más. Te agradezco los elogios y la visita, volvé cuando gustes.
    ------
    Serhumana, si, FUNDAR CIUDADES, ¿cual es el problema? ¿Porque siempre tenemos los hombres que cuidarnos de decir lo que sentimos? Si a Natu no le molestó que lo sientiera asi ¿Porque a vos si?. No se nada de ella, pero una persona tan especial seguramente consigue sus objetivos, o al menos se los merece.
    Gracias por tu comentario

    ResponderEliminar
  14. No hay distancia, ni tiempo, lo vivido es lo que fué, lo que fué es lo que se sembro en la piel de ambos, nada importa, sólo el momento que un día fué presente y fué verdad, fué sinceridad.
    Preciosa historia, un beso

    ResponderEliminar
  15. Alas de vida, y precioso tu comentario, gracias por enriquecer este espacio.
    Volvé pronto.

    ResponderEliminar
  16. Siempre me da un poco de pudor dejar mi primer comentario. Tu relato de vida es casi tan emocionante como doloroso. Es uno de esos ejemplos en los que el adiós está instalado desde el principio. Decir adiós en la cumbre...Escribí en mi blog dos versiones al respecto "Versiones" lo titulé. Pero ¡hay tantas versiones del amor! La tuya sin duda es deliciosa. Tu manera de conducirnos hasta el último fragmento, deja en el aire ese olor a ozono tan penetrante. Ya ves, después de todo el amor no entiende de proyectos, ni de herencias tradicionales, ni de filosofía.
    Un placer leerte.
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. ¡Hola, Navegante! Me paso solo a saludarte por el momento, porque ando con prisas. Un abrazo enorme. Nos vemos

    ResponderEliminar
  18. Media luna, bellísimo tu comentario, aunque te pido me permitas defender los proyectos y las tradiciones. Si el proyecto de Natu no llegó a su fin, fue por mi, no por ella, soy el responsable. Una vez ella me dijo: "si me entregue a vos es porque quiero seguir hasta el fin con esto". Cuando uno sabe lo que quiere, llega el momento en que hay que jugarse, ella se jugó, eso no modifica la escencia de su filosofía.
    Pero me dejás una duda: ¿Porque decis que el adiós estaba instalado desde un principio?.
    El placer es mío por tu participación.

    ResponderEliminar
  19. Navegante, es una historia muy tierna. Me gustó mucho leerla.
    Un abrazo desde Buenos Aires

    ResponderEliminar
  20. Je, que no te enojes, tampoco yo deberia cuidarme de dar mi opinion, es solo eso. Podemos interactuar aún pensando distinto. De hecho, fue solo una sensación. Y la exprese con todo el respeto. No estoy criticando ni mucho menos, te lo he dicho, el relato me encantó. Saludos!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  21. Serhumana, es que no es una opinion la tuya, sino una crítica, cuestionaste lo que yo sentí. Y considero que no se puede criticar la manera de sentir del otro. Me da la impresión que en tu corto comentario hay algo oculto.
    Saludos para vos también.

    ResponderEliminar
  22. Es impresionante como tus textos logran sumergirme completamente en cuerpo y alma.
    Una historia llena de amor y de pasiòn, como a mi me gustan, y me encanta que un hombre pueda expresar tan bien sus sentimientos...

    un beso

    ResponderEliminar
  23. Leyre, GRACIAS, solo eso puedo decirte, tus palabras son mas bellas que la respuesta que yo pueda darte.
    Besos lejanos...

    ResponderEliminar
  24. HOLA.amigo Navegante del alma como un dia te dije que hermosa poesia y mucho mas tus vivencias muchas mujeres nos sentiriamos alagadas con tantas palabras bonitas esto le paso a Natu Eres todo un caballero cuantos hombres andan por la vida dibulgando lo que hicieron con sus mujeres pero en forma de critica pero tu lo haces poesia y es muy hermoso saludos y sigue es alentador leerte..saludos

    ResponderEliminar
  25. Amiga Luna45, claro que seguiré escribiendo y eso en parte será gracias a los halagos que recibo, como los tuyos. Cuando inicié este blog no pensé encontrar gente tan interesada en lo que escribo, soy yo el inmensamente agradecido.
    Besos desde el sur del continente.

    ResponderEliminar
  26. lo mismo para ti pero yo desde Monterrey date una vueltecita por mi blog a ver que opinas

    ResponderEliminar
  27. Has compartido otra bella historia, Navegante.

    Esta mujer también dejó su impronta en Vos. Difícil saber si fue la cumbre, o una de las cumbres posibles. Pero lo cierto es que vivir este capítulo de vida, fue, de acuerdo a tus palabras, inolvidable. Es lo que cuenta.

    Muchas Gracias por compartirla!

    Mi beso para Vos!

    ResponderEliminar
  28. Hola, pase a saludarte y quede atrapada en la red de palabras que me recibe. Bella historia para un lindo amor. Te dejo un beso, cuidate. Gracias por dejarme tus huellas, aqui estoy, llegue y me enrrede en tus letras.

    ResponderEliminar
  29. HOLA,,,
    DICES QUE ES REAL, AUN QUE PARECE UN CUENTO, POR QUE SOLO EN CUENTOS APARECE UN PRINCIPE,,,
    TIENES BUENAS LETRAS, BUEN BLOG, TE FELICITO,,,
    MIS LETRAS VAN MEZCLADAS CON REALIDAD, SENTIMIENTOS, VIDA, VERDAD, SUENOS, FANTASIA, DE TODO UN POCO, ESTAS CORDIALMENTE INVITADO A MIS BLOGS SERA UN HONOR PARA MI TENERTE POR ALLI,,,

    ABRAZOS,,,

    ResponderEliminar
  30. Lo mejor de la vida es saber que cada historia de amor, cada relación... cada emoción: es única.

    No solo Natu era única, cada mujer lo es.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  31. Navegante:
    Que claridad en tus letras para resumir de una manera brillante, tu amor por "la flaquita". Me he comido tus letras de principio a fin, sin cansarme, sólo con la avidez de querer saber el desenlace. Me hubiera gustado saber qué pasó, pero respeto tus reservas. Ha de haber sido -tal y como lo expones- algo único, merecedor de muchos recuerdos y nostalgias. Finalmente, lo vivido nos queda en imágenes imborrables y en suspiros infinitos.
    Un placer visitarte y conocerte.
    Shanty

    ResponderEliminar
  32. Hola Navegante.
    Vine a agradecerte el precioso comentario que me dejaste, y me encontré leyendo tus hermosas historias de vida, contadas de forma realmente deliciosa.
    Lográs textos cargados de poesía, fluídos, intimistas y con un encantador dejo a nostalgia. Es un placer leerte.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  33. Mil gracias por cuidarla, respetarla y protegerla!!!
    Pero sobre todo por amarla de verdad.
    Te lleno de luz!!!

    ResponderEliminar
  34. Susana, es tal cual lo decis. Solo aclaro que fue la cumbre en esa relación, me refería a que lo más alto que podía alcanzar con ella, lo alcancé. Claro que puede haber otras cumbres, de todas maneras la más alta en mi vida hasta hoy fué con la flaquita, ojalá con otra mujer llegue más alto ¿porque no?.
    Besos.
    --------
    Poetiza, lindo eso de "enredarse" en lo que el otro escribe, noto esa palabra bastante común en las mujeres, si alguna quiera contar el porque les gusta usarlas...los hombres leemos gustosos...
    Besos, gracias por tu visita.
    --------
    M@ar, en ningún momento dije que haya aparecido un príncipe, no creo haberlo sido. La historia es real, podes creerla o no, en eso no puedo intervenir.
    Saludos.
    --------
    La candorosa, no te ofendas por lo de "única", son maneras de expresarse nomás, ella para mi lo fue, asi como seguramente vos lo has sido para algún hombre.
    Gracias por tu visita.
    --------
    Shanty, agradezco mucho tus palabras. Tal vez no fui claro en el relato de lo que pasó al final, quizás me dio vergüenza decir que al llegar a la cumbre con alguien, lo que sigue luego no será tan alto, y por eso corté la relación, para que no sobrevenga el derrumbe, el desgaste por lo cotidiano. Aún no lo tengo del todo claro, pero creo que eso es lo que me pasó. Ella, fiel a su objetivo, quería seguir siempre.
    Besos, volvé pronto.
    --------
    Juliana, El placer es mío por tu visita, besos.
    --------
    Sol, que simple y contundentemente bello lo que decis, gracias.

    ResponderEliminar
  35. Wow que manera de escribir y describir lo sucedido, en verdad me tuviste leyendo varios post y me metì tanto que pensè estar justo en el momento que describes en ellos. Tienes una forma bàrabara de describir el perfecto y caballeroso amante que eres

    Gracias por la visita a mi blog, desde hoy soy tu seguidora, me encanta como escribes.

    Saludos desde Mèxico!

    ResponderEliminar
  36. Beth, mil gracias por tus palabras tan motivadoras. Y gracias por leer con ganas. Da gusto ser leído así.
    Espero que leas cada cosa que postee, no será muy seguido, este blog es limitado, no han sido taaaaaaantos mis amores, ja.
    Besos desde el sur.

    ResponderEliminar
  37. Me gustó mucho esta historia, mas aún siendo que un hombre abra su corazón de esta manera. Cuantas sensaciones.

    Te dejo un beso grande.:-)

    ResponderEliminar
  38. ADRIANINA, tu comentario muestra tu sensibilidad, gracias por lo que decis, beso.

    ResponderEliminar
  39. - Linda tu historia con la mariposa, linda mriposa la de tu historia. La leí con ganas. Ade

    ResponderEliminar
  40. ADE, muchas gracias. Vos sos una excelente escritora, una poetisa intensa, tu elogio micropoético me halaga.

    ResponderEliminar
  41. El amigo Juanma (http://olvidosyrecuerdos-juanma.blogspot.com)por mail me ha dejado este comentario:
    -Sobrecogedora y hermosísima historia. Gran historia de amor que me hace entender la pregunta lanzada en tu blog justo cuando lo conocí. ¿Qué es, por cierto, "plástico trashumante"?. Anoto para no olvidar ese "lado absurdo de la vida un lugarcito para acechar", "te doy hasta aquí porque no puedo evitarte", uffffff. Pero en el supuesto caso de que no me hubiera gustado nada (que me ha gustado todo), aunque así hubiera sido, no tendría palabras para agradecerte el recuerdo de esa canción de Silvio ("al tibio amparo de la 214..."): no sé cuántos desiertos y selvas ha cruzado mi memoria en un segundo.-
    Gracias Juanma. Abrazo

    ResponderEliminar
  42. JUANMA, Trashumante es viajero en el sentido de trotamundos y plástico es por lo de Artista plástico. Vale decir que la frase "plástico trashumante" significa "Artista plástico viajero o trotamundos"
    ¿Pedias que lo aclare no?
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  43. É muito bom saber que ainda existam homens como você, que são românticos e sensíveis e mesmo depois de tudo vivido e ido ainda permanece nas tuas memórias de maneira tão intensa e profunda.
    Quisera encontrar ou viver amores assim.
    Realmente inebriante ler-te.
    Abrazo
    Angel

    ResponderEliminar
  44. ANGEL, no solo me encanta lo que decis sino también ese plus dado por tu idioma, que precioso suena. Mil gracias.

    ResponderEliminar
  45. No, no te critique, te dije que me gustaba el relato y que lo de fundar ciudades, me entristecio un poco. por eso la carita. Fue algo que me sucedio al leerlo. No critico que lo hayas sentido asi. No hay nada oculto, para nada. Es solo una sensacion. De hecho, por eso puse la carita, porque no pienso que este ni bien ni mal. Solo me entristecio un poquito, debera ser un tema para tratar en terapia. Pero en ningun momento quise criticarte.

    ResponderEliminar
  46. SERHUMANA, todo bien, tal vez ocurra que no es del todo fácil entenderse escribiendo, no te preocupes, es solo una confusión, y me gustaría saber como es eso de que "fundar ciudades" te ponga triste, es solo una metáfora, contame ¿si?
    Y no me molestaría una crítica, solo pensé que estabas cuestionando lo que yo sentía. Pero veo que no es así.
    Besos.

    ResponderEliminar
  47. Hola, que linda forma de recordar el amor, tus relatos y mas que nada, tu vida parece que la vives bien, Felicidades por eso!
    Saludos
    Janeth

    ResponderEliminar
  48. JANETH, tus palabras son maravillosas, gracias.

    ResponderEliminar
  49. Empiezo el viaje a conocerte, a recorrerte, y caí en este por elección, me llamó la atención el título, ya que tambien mi vuelo es de mariposa... y sin dudarlo me atrapó, me conmovió, me provoco una sensibilidad en mi que me quedó un gusto raro en mi paladar.
    Una historia notoria, increible y lo único que puedo decir es que la vida es una y que tocar la cima con alguien y que sea compartido sentido y entregado es lo más maravilloso.

    Besos muchos. cariños. (sigo recorriendo)

    ResponderEliminar
  50. CYNTHIA, me gusta responder a todos los que me dejan comentarios, y me encuentro en problemas cuando alguien siente cosas tan especiales por esto que escribo, solo puedo agradecerte y pedirte que sigas participando de mi blog, será un gran placer.
    Besos.

    ResponderEliminar
  51. Bella descripción de amor.
    BACI, STEKI.

    ResponderEliminar
  52. Simplemente amo tu forma de escribir...

    ♥[T.F.]♥

    ResponderEliminar
  53. Teoría femenina... amo tu forma de leer.
    Besito.

    ResponderEliminar
  54. Es la segunda vez que escribo este coment, si te sale repetido elimina uno por favor.

    Sí, leí este post,no te comenté porque en aquel entonces estaba tratando de asimilarte, tu forma de escribir me atontaba un poco. Pensé... e aquí un otoñal picaflor escribiendo sus memorias sublimizadas con el paso de los años. Perdona, es lo que pensé. Hoy sin embargo te leo con respeto, es pura poesía al amor lo que tu escribes, literatura buena. Quizás he aprendido a leerte más despacio.

    A tus pies navegante.

    Te dejo un beso.

    ResponderEliminar
  55. Lys:
    Picaflor me decía mi Hada mariposa y no precisamente por mi edad a pesar de que ella era mucho más joven... Y bueno, nada puedo hacer yo respecto de la intención con que se me lea. Pero totalmente alejado estoy de esa idea de memorias generadas por el paso del tiempo. Y para otoñal aún me falta, no por la edad, si no por las cosas que aún vivo, je.
    Gracias por leerme mejor.
    Besito.

    ResponderEliminar
  56. Todo tiene un proceso navegante: madurar también. Yo no pretendí molestarte, es que te hablé como si te conversara. Olvidé que no podías ver mi expresión.

    Un beso desde este lado del espejo.

    ResponderEliminar
  57. Lys:
    No me he sentido molesto en absoluto. Y tenés razón: no podemos vernos las mutuas expresiones, y la palabra no alcanza. Pero es lo que hay.
    Besos.

    ResponderEliminar
  58. waOoO...Es la primera vez que visito este blog, pero me ha impactado profudamente.
    Como me alegra que la hayas amado de esa forma...y ella igual a tí.
    Hermoso relato, cuidadosamente escrito, detallado.
    Me ha encantado
    Hada maripOsa...que hermoso!
    Un besO
    Ciao!

    ResponderEliminar
  59. Lala:
    Bienvenida y muy agradecido estoy por todo lo que decis. Muy simpatica tu visita.
    Besos.

    ResponderEliminar
  60. Es muy triste enamorarse de alguién que pronto ya no quiere seguir tu mismo camino.

    ResponderEliminar
  61. Inquietantes tus relatos, con la pasión necesaria para mantenernos atentas y atentos a tan deliciosas historias de vida.
    hada mariposa , de vueltos altos en la simetria de colores...
    un beso
    Sofía

    ResponderEliminar
  62. Sofia:
    Otro beso para vos, gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  63. Ya te había escrito algo por la mañana (ve lo que haces eh! yo casi nunca escribo por la mañana, lo mío es la noche) pero algo paso que no aparece mi comentario, trataré de rescatar lo que te dejé: No se con exactitud qué emoción es la que predomina en este momento, tu relato ha provocado en mi varias emociones, de entrada, ternura, tristeza, deseo, sorpresa, envidia (si, lo admito) uff! fueron muchas cosas, así que concluyo simplemente que quiero más...

    ResponderEliminar
  64. Carlanoche:
    Por ahora lo que hay es esto. Soy muy lento para escribir, no tengo la rutina de hacerlo, lo hago cuando me viene la necesidad.
    Habrá más historias, pero tardarán en llegar.
    Besos desde el sur.

    ResponderEliminar
  65. Navegante...qué intenso!!!!...¡¡cómo le debe gustar a ese amor tuyo leer esto!! y qué infinitamente comprensivo y "entendedor" puedes ser,eso es sensual también....creo que hay algo en esa ternura que ves en tus amores que parte de ti y lo ves en ellas...es genial la descripción...constructor de cuidades.....y la posición del indio tenía que acabar como acabó... haciendo cesión a la naturaleza...
    Siempre me fascinan tus relatos entre cool y hot...con toque tuyo argentino y de esquisito caballero !
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  66. Antoniatenea:
    Creo que ninguna de las protagonistas de estas historias saben de mi blog.
    Tal vez sea cierto que vea en ellas cosas mías, y puede ser también que se de inversamente el proceso...
    Me alegra saber que mis escritos tienen toque argentino, quiero escribir como hablo.
    Besito para vos.

    ResponderEliminar
  67. Navegante:
    ¿Quieres mi consejo:
    manda tu blog a tus amores antiguos Y recientes en ralación a estos relatos.....si yo hubiera sido una de ellas me habría fascinado leer esto, me lo hubiera imprimido y lo hubiera atado con una cinta, como las cartas de novios de antes.
    Nunca dejaste a ninguna de ellas como alguien vulgar, y todo lo queescribes es tan sensual... y esas alegrías son importantes en la vida...no crees??
    Oye, me encanta que pases por mi blog y coincidas conmigo...digo cosas que a veces provocan encuentros difíciles..tú también eres un poco ...contracorriente.
    Besos...muchos!

    ResponderEliminar
  68. Navegante,como siempre tus relatos son una delicia para deleitarse con su lectura.
    Desde mi Laberinto te envío un beso enorme.
    Morgana.

    ResponderEliminar
  69. Morgana, mi guerrera favorita:
    Siempre es un lujo recibir tu visita, volvé siempre.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  70. Es un placer venir a tu casa, la ternura de tus letras escrita con tanta pasión me desarman. Sabes entiendo muy bien tus motivos, no pienso preguntarte nada y si ella te sigue hablando es porque en el fondo sabía lo que tu harías y aun así te lo dio todo. Me ha recordado…Bueno, un bessito. Te seguiré leyendo

    ResponderEliminar
  71. Men:
    El placer es mío también, que lindo lo que me decís, es muy agradable saber que los que leen entienden los motivos, pero... te ha recordado... ¿algo de tu vida?. En fin, me dejó con las ganas tu insinuación.
    Besos para vos.

    ResponderEliminar
  72. Navegante: Realmente ha sido un placer pasar despacio a leerte pues este escrito está lleno de sensibilidad. Está tratado con mucho cariño y me recuerda a otra Hada que se guardó para cuando apareciera el hombre de su vida pues pensaba que era el mayor tesoro que le podría entregar y aquel hombre llegó pero al contrario de tu historia después de muchos años todavía siguen juntos y amándose a pesar de los vaivenes de la vida.

    Es una bella historia. Volveré.

    Brisas y besos.

    Malena

    ResponderEliminar
  73. Navegante una historia muy especial y hasta romántica me atrevería a decir. Realmente el motivo por el cual dejaste el amor es algo extraño para mi,pero quien soy yo para opinar sobre ello, Lo importante es que lo disfrutaron y lo vivieron bien y que eso los hizo feliz a ambos, un bello compartir en una unidad, hace que esa relación haya sido única, bella entrada, besos

    ResponderEliminar
  74. Malena:
    Es muy bonito lo que me contás, es muy grato saber de otras mujeres con esa manera tan especial de sentir y pensar.
    Gracias por tu visita, un beso.

    -------------------------------

    Mixha:
    Resultó extraño el final hace dos años cuando la publiqué y seguirá resultando siempre asi, por lo visto. Pero la importancia está en aquello que bien definís.
    Gracias por aparecer, un beso.

    ResponderEliminar
  75. Mi queridio navegante, volvi a leer tu historia de amor, y me conmovio la ternura y el candor que derramas en cada letra, muy lindo relato.... en realidad todos nos enamoramos del Amor, del milagro que opera en nosotros, cuando nos visita y vive en nuestro pecho.

    Necesitamos por eso a la persona que ha logrado despertarlo, atraerlo, darle Vida dentro.

    Porque sin esa magia….todo duerme en un triste letargo.

    ResponderEliminar
  76. Tienes ese aura especial que sustrae el corazón de quien te conoce... Caballero del verbo, de la sensualidad... Arquitecto del amor...
    Exquisito con las mujeres que te amaron y las que te amarán. Posees el carisma de los dioses.

    Hermoso relato de Hada Mariposa.

    Gracias por visitarme en la grupa de tu hermoso caballo halado y dejarme siempre venturas. Te dejo las mías.

    (Blogger no reconoce mi perfil, por eso comento como anónimo)

    Un abrazo, Aomara Luz

    ResponderEliminar
  77. Janeth:
    Querida amiga, tus palabras son siempre un bálsamo para mi, tu presencia es imprescindible en este sitio.
    Gracias por venir, un beso.

    ResponderEliminar
  78. Aomara Luz:
    ¿Que puedo responder ante semejante elogio? Solo me cabe un inmenso agradecimiento, y me parece poco.
    Blogger tiene estas cosas, a veces si, a veces no...
    Gracias infinitas por venir.
    Otro abrazo para vos.

    ResponderEliminar
  79. Es una inmensa y hermosa historia de amor y además muy bien relatada…, he navegado por esos sentimientos en todo momento, he sentido su dicha y su pasión y al final no pudo ser…, el amor es así, nadie puede firmar un contrato con la palabra eternidad, pero aunque termine la relación,el amor queda en el corazón eternamente… ¡lo sé!

    Besitos.

    ResponderEliminar
  80. Hola Navegante, Precioso y enternecedor relato el de ese amor tan fuerte que ambos llegásteis a sentir... Leyéndote he ido pasando por diversos estados emocionales: ternura, deseo, romanticismo... pero al final me entró tristeza al ver que no pudísteis hacer un proyecto de vida común.
    Quien sabe, quizás por eso mismo la recuerdas con tanto cariño, pues los amores a largo plazo por lo general acaban apagándose o desgastándose... Sea como fuere, el caso es que he disfrutado mucho leyéndote y recordando vivencias mías, pero sobre todo, lo que más me ha gustado ha sido tu forma de relatar lo sucedido porque le has puesto mucho cariño y eso en un hombre a veces se echa a faltar, pues por lo general no son tan románticos ni tiernos.
    Sin duda alguna te seguiré porque no te quiero perder la pista ahora que te he encontrado jejeje.. Muchas gracias por pasar por mi blog y darme la oportunidad de conocerte.
    Un abrazo,
    Leonor

    ResponderEliminar
  81. Ocarina:
    Bueno bueno, con amigas como vos ya no necesito mucho mas. Cuando me sienta mal de ánimo vendré a leerte.
    ¡¡Gracias miles!!
    Y un beso.

    ResponderEliminar
  82. Campoazul:
    Que belleza la manera en que mostraste esa contradicción llamada Eternidad...
    Es todo un lujo tener lectoras y amigas así.
    Un beso grandote.

    ResponderEliminar
  83. Navegante...." Hada mariposa "

    Con que delicadeza, Amor y dulzura has relatado este tu amor con esa bella flaquita....envidè a tu flaquita...pero si me abandonabas me morìa de pena....no hubiese podido seguir viviendo... si el Amor de ella era verdadero hacia a Ti.
    Desde jovencita simpre me han gustado los señores mayores.
    Que hermosa historia de Amor y poder contarla...las he soñado y las sigo soñando..
    y no las contarìa, soy muy reservada.

    un Beso

    ResponderEliminar
  84. Doris Dolly:
    Me gusta la emotividad con que te comunicas. Pero nadie tiene que morirse, quedate tranquila que ella está bien, siguió su vida normalmente.
    Gracias por tus elogios.
    Un beso

    ResponderEliminar
  85. Hola Navegante…
    Una historia que transmite frescura y sensualidad, y como siempre…, olé!!, Por esas incrustaciones poéticas, a tu hada mariposa, son preciosas, mi alma poeta la deleitas…, gracias!!...
    En cuanto a la historia, que decirte, primero me das, instrumental, tengo pareja desde los 17 años, jajajajaja, la misma, ahí me quedé, luego me faltan colores para mi sentir de aprendiz de poeta, escritora… Luego, te diría, que aquí desde luego aparece un perfil generoso en tu persona, no fácil, y seguramente cualquier otro hubiera agotado la relación mucho más…, dicen que cuando se ama se es generoso, con lo amado, hasta el punto de ser desprendido hasta llegar al dolor, cosa queda muy bonita en novela, la realidad nos hace débiles, y es muy distinta…
    Me encantó perderme en tu bosque de letras, encontrar ese malabarista de arcoíris hechizado por las alas de su Hada Mariposa…

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga Antoñi, que buenos comentarios los tuyos, que suerte la mía tenerte como lectora. Tus elogios son siempre muy motivadores y tus análisis interesantes porque nadie tiene la verdad en estas cuestiones del amor, es todo parcial
      Y te haré una confesión: me hubiera encantado tener una pareja fija desde siempre, como vos desde tus 17 años. Aunque no parezca por todo lo que llevo contado... mi deseo hubiera sido la monogamia absoluta, pero no se me dió, espero vos disfrutes de lo que conseguiste.
      Besos.

      Eliminar
  86. Hola, Navegante, si te leí... me gustan tus respuestas, y espero por ellas... No es fácil encontrar el amor, y si lo encuentras, mantenerlo es mucho más difícil, te lo dice quien lleva 35 años con la misma pareja..., hay muchas luces en ese camino, pero también muchas sombras, y hay que amar mucho para sobrepasarlas y no caer en ellas...

    Nunca es tarde para amar, quien sabe lo que aún te depara la vida, puedes encontrar el amor definitivo, en cualquier momento, y si no, vive el amor como se te presente, si es sano, lo que dure, es bello disfrutarlo... hay una sevillana, que le canto a una amiga que ha fracasado en diversas parejas y hoy te la dedico a ti...
    https://www.youtube.com/watch?v=7GDkz7PgWxY


    Gracias, por tu bellas palabras.. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso hice amiga, vivi el amor como se me presentó, no como hubiera deseado, pero eso le ocurre solo a algunos privilegiados.
      Gracias a vos, mas besos.

      Eliminar
  87. Nada para reprochar, los juegos del amor suceden así, y al menos cuando todo termino supiste hacerlo con honestidad, dejando que ella pudiera hacer su vida con el hombre esperado. Dices que mantienes correo electrónico con ella, te ha contado de su estado actual. O la gran pregunta no salio de tus labios por temor, quizás por no remover antiguas esperanzas de una niña plena, regalándote toda su riqueza, me ha encantado esta historia.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María... hasta el día de hoy algún que otro mail intercambiamos, sé que en algún momento estuvo en pareja, pero hace mucho ambos convenimos en no hablar de la vida del otro, solo saludos afectivos... y la vida sigue.
      Abrazo para vos.

      Eliminar
  88. Bonita historia de amor para recordar.

    Tu forma de contarla, con tanta dulzura, me ha gustado mucho.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Amalia, por tu visita y tus palabras.
      Beso para vos.

      Eliminar
  89. Tu historia explota de romanticismo y es sumamente bella y agradable. Es un hermoso relato, tus letras están llenas de sentimientos respeto y ternura hacia Hada Mariposa, es una vivencia dignas de ser recordadas.
    Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cristina, tus palabras son muy agradables, gracias por leer.
      Y retribuyo el abrazo.

      Eliminar
  90. Un bello relato lleno de amor, de puro sentimiento, de sensibilidad y lleno de mucha magia. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rosana, cuanta palabra grata.
      Gracias y otro abrazo.

      Eliminar
  91. Hay palabras que nos llevan a la otra persona.

    Me gustan tus letras, tus palabras son puente.
    :)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  92. Historias así deberían de haber más.
    Es esencia de vida.
    Gracias por estar en estos momentos.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias infinitas amiga, tus palabras son hermosas. Y estoy, si, claro que estoy.
      Besos tambièn muchos.

      Eliminar
  93. Dijiste en un momento del relato la palabra clave, sos un cazador. Sólo te interesa el amor y el placer, lo demás pronto se te va de las manos por tu propia voluntad.

    El texto es muy bueno, la narrativa impecable.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mariarosa, me arrancaste una sonrisa. Puede que si, puede que no. No importa, porque lo que importa es lo que sienta el que lee.
      Abrazo y gracias.

      Eliminar
  94. Hay personas cuyo regalo en esta vida es la monogamia, un eterno vivir de un primer gran amor, pero otros, como tú, necesitan vivir muchos grandes amores y, de cada experiencia aprender, además, de esa forma nacen los escritores, de tener mucho que contar. En el fondo querido Navegante, tu escritura va de a mano de tu sed inagotable de amar y, ojo, no te estoy condenando, al contrario, valoro la exquisita forma que tienes de contar tu vida.

    Abrazos y, como siempre, poetizas el amor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Taty, lo que resulta exquisito es tu comentario. Lo agradezco enormemente.
      Pero, aunque no lo creas, me hubiera gustado una monogamia absoluta, serà como dicen que todos deseamos lo que no tuvimos.
      Abrazo grandote.

      Eliminar
  95. Hermosa historia y muy bien relatado...abraos

    ResponderEliminar