Este sitio contiene una serie de relatos sin orden. No es de actualidad y por eso lo anterior es tan válido como lo último. En la columna de la derecha, en la sección "Para leer" están los enlaces a cada texto. Espero les gusten, gracias.

Todos los derechos reservados.
Obras protegidas por copyright.

e-mail:
navegantedelalma@gmail.com

Rosas para Noemí

Noemí tenía el pelo ondulado y frondoso como bosque nocturno; y un mar atardecido en los ojos. Poseía esa típica belleza de ascendencia italiana, esbelta y proporcionada, soberbios hombros de caída en “V” hacia la cintura y pechos estupendos sin llegar a un volumen grosero, rostro bonito, piernas lánguidas, dedos elegantes insinuando manos de caricias matadoras. A sus veinticinco años tenía todo bueno, hasta los dedos de los pies.
Por esa época andaba yo por los veintiocho años y trabajaba en mi negocio de cuadros y marcos sobre una transitada avenida de Avellaneda. Cuando vi a Noemí por primera vez pasar por la vereda, le rogué a los dioses -aún siendo agnóstico- que me inventen una historia con esa mujer. Y me la inventaron.
Una tardecita de verano ella necesitaba con urgencia algo para regalar a una amiga. Y la vi entrar al negocio. Minutos después nuestras manos terminaron enredadas sobre el mantel de una mesa, en un bar con menos luces que la noche adherida a las ventanas.
-Conocernos ha sido hermoso –me dijo a la hora de la despedida...
Por la mañana fui a comprar una manta que guardé prolijamente en una caja y luego le mandé flores (Rosas para Noemí, como titularía a una melodía que poco tiempo después compondría en el viejo piano heredado de mi abuelo). Incluí en el ramo una tarjeta con este mensaje: Anoche, en lo más profundo de la noche, vi la luz.
Inesperadamente su reacción fue furiosa pero dulce y se vino hasta el negocio para decirme que era demasiado para recién conocernos, que ese texto la había hecho sentir rara y presionada, que yo exageraba. Lo exagerado fueron los besos que comenzamos a darnos, reconociendo rincones ocultos de nuestra existencia, ampliando mundos, sacudiendo polvo milenario. Rodé por médanos atemporales sin notar que las caderas que latían bajo mis palmas eran las que provocaban tales fatalidades. Pero no hicimos el amor, ella se negó.
-Eso debe llegar de otra manera, cuando sea imposible de detener –dijo Noemí mientras yo arañaba el aire y me mordía los codos conteniendo las ganas de llevármela para atrás, más allá de la cortina, del límite permitido a los clientes comunes.
No era Noemí la clase de mujer que al ver una extensa playa sale corriendo como loca buscando señales y sensaciones para sentirse viva. Su búsqueda de satisfacción provenía de un acabado proyecto de vida diseñado para determinar con claridad aquello que se le presentara favorable a sus necesidades espirituales. Sin embargo era salvaje, no en sentido despectivo sino natural, no planeaba la felicidad del momento, lo que planeaba era el camino y, una vez establecido, disfrutaba plenamente de aquellas estaciones de gozo; su rara virtud consistía en delinear la ruta a seguir dándose la libertad de detenerse en el punto de placer que la enriqueciera. Y de allí nadie la desviaba.
Mi naturaleza, en cambio, tenía vestigios de aventura. Con fuertes necesidades creativas buscaba primero la felicidad instantánea para hallar motivación y recién luego planificar rutas; esto tarde o temprano generaría un abismo entre nosotros. Pero en esos primeros días andaba deslumbrado con mi conquista reciente, orgulloso de tener esa morocha de ojos verde miel y regia figura, para mi gusto buenísima por donde se la mire (años más tarde me quedaría paralizado al ver la tapa del disco Satura de la banda gótica Lacrimosa cuyo dibujo de arte de tapa traía una imágen idéntica al cuerpo de Noemí).
Mi creatividad de artista, y una inevitable búsqueda de la belleza en todas las cosas operó sorprendentemente en ella, para mi orgullo masculino fue una inyección de vida. Durante ese tiempo ella se volvió más seductora y atractiva. En una oportunidad alguien le dijo que estaba cada día mas linda y ella, dándose vuelta me susurró:
-Es que vos embelleces a los que están a tu lado.
Sucedió una semana de romance novelesco, de largas horas en la entrada de su casa recostados en la penumbra de la escalera, con esas manos rituales que Noemí poseía desabotonando mi camisa, recorriendo los pelos de mi pecho, bajando hasta allí para acariciarme sin piedad por sobre la tela del pantalón durante imperecederos minutos mientras me besaba cuello y boca con deleite, matando suavecito a este pobre tipo en el que me convertía en cada sesión suya. Hasta que al final, una noche, masticando las nubes, arriesgué a decirle:
-No doy más.
-Entonces ocurrirá el sábado que viene –me respondió con simpleza y decisión-, vos prepará el lugar, yo llevo la cena ...y el postre.
La zona secreta tras la cortina no tenía luces. Se trataba de un reducido espacio entre el sector público y el baño. Allí improvisé una mesa con velas y mantel. Cenamos. Cruzamos miradas. Escuchamos Double Fantasy de John Lennon, reproduciendo mil veces la canción Mujer, recuerdo que hacía pocos días habían matado al famoso beatle. A la hora del postre me paré, desaté la caja que días atrás había prolijamente atado y saqué la manta nueva.
-¿Decime atorrante cuánto hace que tenés eso ahí? –inquirió ella con esa mirada femenina que tanto nos conmueve a los hombres, mezcla de rubor y deseo.
-La compré un rato antes de mandarte aquel ramo de rosas –respondí disolviéndome bajo sus ojos.

Toco el mar y viene tu aliento, voy y en un beso regreso.
Y de mi mano nace una bruma y en espiral se eleva curva tu silueta y me abruma, me mata, me encandila tu piel, tu miel, tu instinto que acecha.
¿Qué tormenta puedo rugir estando mudo junto a la rompiente? Invento historias que vienen a conquistarme desde ultramar, de eso soy el dueño y sueño ser el territorio ocupado por tu empeño. Y me arrincono a reír y a llorar, a latir y a gozar una esperanza, como náufrago nocturno en tu mismo viento.
Y no existe otro yo más que este momento. No hay mundo, no hay sol ni luna, solo mi ser ahí en tus interiores. Y desde allí te veo mirarme y respirarme. Huelo tu jadeo y de tu aliento salgo para que vuelvas a transitarme y retornar a tus adentros para treparte, mientras desparramo voluntades entre tus carnes y vuelvo a salir expulsado por tus gemidos y otra vez te aspiro y seguís rugiendo desde mi garganta, y me sumerjo y tiemblo desde vos. Y colmás mi boca de vida, malherida, partida de placer. Y desde tu vientre expulso mi clamor, mi aullido, mi alarido...

El espasmo final que me sacudió provocó en ella una exhalación y lágrimas de emoción centellearon sus ojos. Doblemente arrebatado, por el éxtasis carnal y la humedad en su mirada, le pregunté con delicadeza:
-¿Pasa algo?
-Esto pasa –dijo ella abarcando con su gesto el universo que el ahora en si mismo significaba, sin palabras que lo puedan explicar.
A partir de ese instante, el recinto secreto se convirtió en nuestro mundo; y la suave manta que contenía la frialdad del piso era la única ropa blanca que usábamos. Sabor de aventura transgresora tenían los furtivos periplos que Noemí realizaba por las sombras más allá de la cortina, por entre los cuadros para observar paisajes, coches antiguos, frutas maduras, en el sector visible del comercio para el noctámbulo que desde la calle se detuviera a mirar la vidriera. El andar desnudo de Noemí aturdía mi realidad, me maceraba su belleza lunar, su piel blanca iluminando las laderas del zócalo y plateando las baldosas.
Un mes, dos meses. Alguien nos preguntó como iba la relación.
-Más intensa de lo que puede contener un tiempo de sesenta días –dijo Noemí encendiendo mis ganas, estimulando nuevas tormentas marinas, incitándome a cerrar antes de hora para desplegar el velamen tras la cortina, para navegar sobre los mares cuadriculados del piso, bajo la brújula estelar del techo blanco...
Poco tiempo después, demasiado poco para entender la velocidad de las pasiones humanas, un pensamiento oscuro con forma de celos o desconfianza se posó en mi mente, por primera vez en mi vida sentía la posibilidad concreta de que una mujer me era infiel. Aparecieron así los vacíos pendientes que la diferencia de personalidad entre nosotros guardaba como materia previa. Y dejamos de vernos.
La idea de que todo regreso es imposible no implica ninguna novedad: todos los caminos para volver son fantasmas seductores. Retornar al patio donde vi a mis viejos bailar el tango; a sentarme en la vereda con figuritas redondas en la mano; al sol sobre mi espalda adolescente... son tentaciones con melancolía asegurada. Por eso suelo conformarme con aquellos pequeños regresos a lugares posibles en donde inevitablemente siento que, al tomar un café, al leer un libro, al mirar la calle por una ventana, vuelve la rueda de la vida a pasar por los mismos lugares del recuerdo arrastrándome con la memoria a esos rincones a los que me gustaría regresar. Pero no puedo.
Y por esa insistencia de mi espíritu a contramano -después de todo no puse yo las señales de tránsito- se me dio por intentar un regreso...
Dos años y varias historias más tarde hice sonar el teléfono de Noemí.
-¿Reconocés mi voz? –le pregunté.
Esa noche, en mi casa (ya no tenía el negocio), en medio de los besos sobre el sofá ella me dijo:
-Mirá que no va a pasar nada eh, tengo novio.
-Es que está pasando, fijáte...-le dije mientras la invitaba con la mirada a reconocer mi mano en su entrepierna.
Luego del sexo, saqué de debajo de la cama un grabador, le confesé haber realizado a escondidas una toma de sonidos de nuestro reencuentro amatorio. Ella se hizo la ofendida y exigió escuchar la grabación para juzgar mi grado de atrevimiento.
Gemidos en crescendo, armonía a dos gritos, notas sostenidas por el crujir de la cama, percusión de sábana rota, fraseos de ella
(¡Me desespero!...), fraseos míos (¡Tu desesperación... eso es lo que quiero!...). Como deliciosa coda, la cinta brindó el taconeo de los zapatos con que Noemí, luego de calzarse, dejó escrito sobre el pentagrama del suelo de madera al ir hacia el baño.
Al volver, estirando su mano me reclamó:
-¡Dame esa cinta, voy a deshacerme de ella, esto no debe guardarse...!
Al otro día me tocó a mí recibir su llamado:
-Anoche olvidé mi pulsera ¿la viste por ahí?.
-Aquí la tengo –respondí-, estoy preparándome algo de comer, te invito si querés y de paso venís por ella.
Más tarde, en la calma post-amatoria, apoyándose en un codo me miró con picardía y me preguntó:
-Salió bien la estrategia de olvidarme la pulsera ¿no?.
El furor con que sucedió el amor tenía un fundamento latente: ambos intuíamos que se trataba del definitivo final, los dos años solamente fueron una pausa.
Volvimos a encontrarnos sabiendo que más que una cita se trataba de una despedida, en una plaza, lugar atípico para nuestra historia común. Nos besamos quizás por primera vez sin deseo sexual, pero con esa intensidad que solo corresponde al amor profundo...y nada, nunca más.
Aún tengo la sospecha de que ella conserva el casete.

Entrada relacionada:

Escuchá "Mujer" de y por John Lennon



114 comentarios:

  1. Vine a retribuir tu visita a mi blog, casi como un deber de cortesía, y me quedé prendida. Es un canto absoluto. Y de pronto me viene una envidia imperdonable, y me pregunto ¿habrá escrito alguna vez algo para mí alguno de los hombres que me amaron?

    Hubo un par que me mandaron cartas, y conservo alguno que otro poema de los veinte abriles, pero algo tan logrado, tan completo...

    Sólo puedo quedarme envidiando a Noemí

    Un beso Graciela

    ResponderEliminar
  2. .. y cada una de esas mujeres alargó tu vida hasta hacerte eterno!

    cuánto aplomo y cuánta seguridad escribiendo!

    me gusto mucho.
    gracias por tus palabras en mi blog.

    un saludo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué maravilla! Me cautivaste totalmente. Volveré. Espero que tú también te pases por mis versos.

    ResponderEliminar
  4. Graciela, My y Marisa: gracias profundas por tan motivadoras palabras. Y por el augurio bueno, son ustedes tres las primeras en dejar mensaje en este reciente blog mío; me dieron ánimo para continuar con mis historias
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Bien por Noemí, bien por Vos, bien por contar esas historias que cuando las evocamos, encienden nuestro presente.

    Me gusta tu mirada hacia la mujer, también me gusta ese desconcierto y las dudas, que corresponden a la mitología de dos, que alguna vez se encontraron.

    No dejes de publicar, hay mucho bueno que se perfila desde aquí.

    Saludote cordial!

    ResponderEliminar
  6. gracias navegante que lindo ya tengo dos amigos navegantes, me encantara leerte y visitarte en tu blogger, enorabuena para Noemi,debe ser lindo que un viejo amor nos recuerde siempre por lo bueno que le dimos y los recuerdos, te deseo mucha suerte en este mundo ,.

    ResponderEliminar
  7. Apasionate la historia, cuando una persona deja un recuerdo así, indeleble en la memoria de otra es casi envidiable, quizás tosas las mujeres deseamos eso, haber dejado una marca indeleble en la memoria de algún caballero, no creo que en todos los que pasan por nuestra vida, pero sí de aquel que romanticamente nos dejó el dulce sabor que despues de dos años quisimos volver a saborear, tb creo que Noemí guarda el cassete.
    Una bienvenida al mundo facinante del blog y la red. Un inmenso placer leerte.

    Ann
    ^
    PD: Gracias por tu visita a mi blog, hace tiempo que no lo pongo al día, ya te mandaré invitacion para que regreses

    ResponderEliminar
  8. hola navegante!!!!!!!

    gracias por tu visita a mi espacio y aquí estoy para recorrer el tuyo.........
    hermoso relato has contado!!!
    algunas cosas en común con tu noemí......mi segundo nombre,el cabello........etc,etc,lástima no haber sido!!!!!!

    un abrazo grande y espero que podamos armar una linda relación a través de la red.....

    ResponderEliminar
  9. Gracias por tus palabras dejadas en mi blog, y yo me quedo entre las tuyas, leyéndote, veo que eres nuevo en este mundo de los blogs, bienvenido.

    Feliz día de reyes.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Susana, si consigo que mi mirada hacia la mujer le guste a ustedes mismas debo darme por satisfecho. De todas maneras ya veremos si algunas de mis próximas historias te agradan, espero que si. Gracias por tu comentario, es motivador.
    ----------------
    Estrellita, gracias por tu tiempo. Y realmente se trató de un "viejo" amor, fue hace tanto...
    Saludos, sos muy dulce.
    ----------------
    Angela, cuanta cosa linda decis. Se nota que leiste todo muy atentamente. Es un gusto enorme ser leido de esta manera, hasta ahora no puedo quejarme de las visitas que he tenido por aquí.
    Por favor no dejes de leerme.
    Besos agradecidos.
    ----------------
    Adrisol, que placer me produce lo que decis y no niego que haces volar mi fantasía...
    Gracias por tu delicioso comentario.
    ----------------
    Ann y María, gracias por pasar por aqui.

    ResponderEliminar
  11. Diossssssssssss es inevitable no seguir leyéndole... Dejo mi huella.
    Nos vemos en unos minutos en la otra historia...

    Mientras,
    besos dulces...

    ResponderEliminar
  12. No puedo concebir que alguien que dice amarme necesite de alguien más. Mi idea del amor es uno que satisface en todos los niveles: físico, emocional, espiritual. No me cabria en la cabeza la razón que tiene la otra persona para serme infiel, pero supongo que cuando me la diga, habría que considerar si se puede restaurar esa confianza y si vale la pena.
    Respecto a la otra pregunta, no concuerdo con ninguno de las opiniones expuestas, no creo que el amor o la pasión se extingan, el amor se trabaja, tiene sus tiempos difíciles y las rutinas en las que se quiere dejar todo y buscar consuelo en los brazos de alguien más, algún desconocido que haga que todo parezca maravilloso por esos encuentros efímeros en los que no hay peleas, ni responsabilidades o decisiones que tomar. Aquellos cobardes que se refugian en alguien más no se merecen a nadie, porque no corren el riesgo de trabajar en pos de un amor eterno y buscan la salida fácil, un encuentro en el que no es necesario abrir su corazón hacia la otra persona y sólo buscan un momento de falsa intimidad. el mejor momento para cortar una relación es cuando te das cuenta de que esa persona sólo satisface algunas áreas de tu vida y no se muestra completamente por temor a salir lastimado.

    ResponderEliminar
  13. Stephanie, muy completo lo tuyo, te agradezco la opinión tan abundante en su análisis.
    Espero verte seguido por aqui, es valioso tu aporte, gracias.

    ResponderEliminar
  14. Aquí estoy de nuevo escarbando en esos adioses que yo nunca me atreví a pronunciar. Me admira encontrarme con amores que van configurando una vida, sin que el dolor se quede clavado e impida seguir caminando. La historia de amor es una bella historia. Pero tú haces que sea aún más bonita llenándola de palabras, llenándola de poesía. No es fácil escribir relato erótico, pero he de decir que lo haces magistralmente. Esa combinación perfecta entre deseo, amor, sexo...no sé si por ese orden. En los celos acertaste, parece. Lo digo porque con novio y todo volvistéis a encontraros (quizá tus celos no fueran un pensamiento tan oscuro). No quisiera parecer mojigata, nada más lejos de mi mente, pero es un mundo nuevo para mi, un mundo en el que me pregunto si los prejuicios, la idea ancestral y establecida sobre la entrega, hacen el amor más pequeño o más grande.
    Encantada de divagar con la inspiración de tu propia experiencia.
    Ya sólo me falta "materia previa" y estaré al día. Por cierto que aprovecho para preguntarte si puedo añadirte a "mis otros mundos".
    Sería un lujo tener tu enlace en mi blog.
    Saludos transoceánico.
    P.D. No quisiera dejar de decir esa diferencia, que aunque leve, aparece entre tus líneas entre hombre y mujer.

    ResponderEliminar
  15. Medialuna, no seas tímida, no preguntes si podes incluirme en tus enlaces, hacelo y listo, yo ya te tengo.
    Respecto de tu pregunta sobre lo establecido mi respuesta sería larga, haré lo posible por sintetizarla. Lo que engrandece al amor (es solo mi opinión) es la persona con sus convicciones y su manera de sentir. Décadas atras era valiente el que gozaba libremente del amor; en cambio hoy a mi entender, es valiente el que tiene proyectos, el que se rige por una manera de vida; hoy no es transgresor el que hace lo que quiere, eso es común, hoy es transgresor el que es capaz de hacer las cosas según sus convicciones y no el que hace lo que hacen todos. No soy el dueño de la verdad, solo digo lo que pienso, como vos.
    Ahora soy yo el que te pide me aclares la parte última de tu comentario: no entendi lo de la diferencia de hombre y mujer entre mis líneas, te pido me lo aclares y así podré responder.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Bueno, como el tiempo no me permite ya extenderme porque ha expirado mi momento, te diré que esa apreciación me surgió al leer lo de aventurero o aventura. Quizá porque yo jamás pensé en tener una. Y quizá porque lo hago extensivo a las demás mujeres. Aunque puede que me haya quedado antigüa. Y dicho sea de paso, al margen de lo que esté de moda, el sentir debe ser propio.
    Espero haberte aclarado algo. En realidad los comentarios, no son sino pinceladas de una sensación. El tiempo no da para más.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. He pasado por aquí ya unas cuantas ocasiones, pero no me había decidido a dejarte un comentario hasta terminar de leer sin prisa esta historía.

    En principio, agradecer tu visita a mi blog, e informarte que serás bienvenido de vuelta cuando gustes.

    Tu blog me ha gustado lo suyo, escribir memorias no está facil, pero tu lo haces de maravilla.

    Saludos Nocturnos

    ResponderEliminar
  18. Recibí mail del amigo Juanma comentandome lo siguiente sobre esta historia:
    -Me gustaron muchísimo "un mar atardecido en los ojos", "un ser ahí en tus interiores" (puro Heidegger). Me desconsuela, o consuela, no lo tengo claro, la imagen de "más que una cita era una despedida" (llevaba varios años buscando esa imagen). Y, por supuesto, aquello de "todo regreso es imposible"... indudablemente. Yo creo, además, que en la mayoría de las ocasiones, si no siempre, por fortuna es así.-
    ¡Gracias amigo!

    ResponderEliminar
  19. NOCHE, gracias por haberte decidido a dejar tu huella aquí. Sos muy bienvenida, claro que te visitaré pronto.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Hola...en primer lugar decir gracias por tus palabras en mi blog; en segundo que me encantaría saber redactar así...pues también creo que tendría una buenas historias para contar jaja, y en tercero dar las felicitaciones...porque me has dejado prendida en tu histoia de Noemí...y pararé por las otras también apenas pueda...Besos.

    ResponderEliminar
  21. OUT OF THE MIST, gracias. Y respecto a lo de escribir, nadie nace sabiendo, dicen que yo escribo bien, pero la verdad es que no me di cuenta cuando empecé a hacerlo bien. Es cuestion de hacerlo salga como salga, después se verá, besos.

    ResponderEliminar
  22. Hola Navegante Del Alma¡

    Muy hermoso lo que escribes de tus historias y lo haces de maravilla, mejor que una novela ¡te felicito¡

    Besitos¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  23. ILUSION, gracias, tu visita es muy grata.

    ResponderEliminar
  24. Hola amigo, tanto tiempo, pasé unas vacaciones de la web, xq en realiad, laburé, asi q lo primero q hago al reincorporarme es felicitarte por este excelente blog, posta, tanto los escritos como la idea general, las mujeres q nos amaron tambien nos armaron, nos construyeron y nos contruyen como personas.
    te mando un gran abrazo

    ResponderEliminar
  25. SUJETOTACITO, que sorpresa, bienvenido amigo y gracias por tus palabras. Además comparto lo que decis en tu análisis, me gustó, muy bueno.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Mi admirado y muy buen amigo, hoy por fin le secuestro unos minutos a mi tiempo para disfrutar de sus estupendos relatos, y me he decidido por Rosas para Noemí. Pero tengo que ser sincero, hermano, tu prosa es una poesía, ya entiendo el comentario de una amiga en común en relación al la dedicatoria de tu Blog, en relación a los cual mi amiga me comenta "y a las que lo seguirán amando..." Y aunque no niego una chispa de celo ante ese comentario directo, honor a quien honor merece, tu estilo hermano lo agradezco, pues como buen Guerrero, del los combatientes rivales es de donde mas tenemos que aprender, y tus vivencias las has convertido, para el buen observador, en magistrales enseñanzas.

    Hermano un fuerte abrazo, me llevo el texto pues lo leeré nuevamente en la comodidad del papel, tal vez regrese por acá con nuevos merecidos elogios. Éxitos amigo.

    ResponderEliminar
  27. Amigo Nelson, ojalá vuelvas por este mismo post para más comentarios, me interesan más allá del elogio que agradezco tanto que ya no se de que manera demostrar tanto estímulo que me das.
    Abrazos cada vez más agradecidos.

    ResponderEliminar
  28. Hola, hermosa historia de amor, me llama la atencion lo romantico que eres, rara ves los hombres magnifican las cualidades del amor, recuerdos imborrables de tu pasado, agradecida de poder leerlos
    Un placer
    Janeth

    ResponderEliminar
  29. Janeth:
    Nada puedo decir de mi, todo esta claro desde la intencion de mi blog que es homenajear a quienes me amaron, eso es todo, los demàs hombres sabrán que hacen.
    Besos muy agradecidos.

    ResponderEliminar
  30. Cada vez que te leo,mis ojos repiten tu descripciòn del sitio y de verdad me asombra tu dedicatoria
    Son pocos los hombres que escribirìan eso.
    Esllo ya te hace diferente.
    luego viene el plato fuerte
    En este caso,adoro la descripciòn de cada instante
    y hasta la mùsica que elegiste para marcarlos.
    me voy de aquì
    siempre sintiendome halagada
    hay una parte de mì en cada una de esas que tan bien dibujas con los versos.
    Aplauso( suave)

    ResponderEliminar
  31. Mariel:
    Has entendido perfectamente el sentido del blog, y me gusta mucho que algo de vos esté en estas mujeres, dicen los hombres a manera de consuelo que quien amó a una las amó a todas, tal vez no es tan machista y algo de verdad contiene.
    La música no es elección, es lo que escuché en cada ocasión, linda o fea la canción es parte del momento.
    Besos y el halagado soy yo con tus comentarios.

    ResponderEliminar
  32. Hola Navegante, primera de tus historias que leo, una de las mujeres que te marcaron, sigo la lectura...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  33. WOWWWWWWWWWWWWwwwwww.... me dejaste sin aliento, pero llegue al final, me invade un deseos de más, me dejaste con el deseo pasión de volar y querer aún más y dios... escuchar esa cinta...

    Que bien relatas, con imagenes senidos aromas, colores fragancias, invitas a navegar y sumergirse en cada palabra...
    Pues lo has hecho de maravilla!!!

    me gustó mucho!!!

    mi cariño beso y abrazo fuerte...!!!

    muakkkkkkkkkkkkkkkkk
    cariños.

    ResponderEliminar
  34. Navegante,
    tu historia como la vida misma,
    todo queda,
    y todo se va...
    es un placer leerte...

    siempre vuelvo a Navegar en tus palabras...

    un beso

    ALMA

    ResponderEliminar
  35. MARAVILLOSA ENTRADA MI QUERIDO AMIGO
    ES UNA HISTORIA MUY SENTIDA Y REAL, UN BESITO Y BUENAS TARDES GRACIASS

    ResponderEliminar
  36. Faaaaaaaaaaa... qué bueno! Con la boca abierta es poco, jaja. Cómo me gustan tus historias! Mi imagino sentada frente a vos, mate en una mano y, la otra, sujetando mi cara, codo sobre mis rodillas, embobada de escucharte. Alguna vez te preguntaste si alguna de las mujeres de tu vida, accidentalmente pasara por aquí, si se reconocerían en tus historias?
    Sigo en primera fila esperando que siga la función, amigo que navegas por mi alma.
    BACI, STEKI.

    ResponderEliminar
  37. WAAAAOOOOOOWWWW
    LEER TUS EXPERIENCIAS
    EN COMO SENTIR EN LA PROPIA ALMA
    MOMENTO, INSTANTE...
    ES ANIMADA LA LERCTURA QUE NO
    SE PUEDE PARAR HAST ALLEGAR AL FINAL

    ESO ES LA VIDA AMIGO MIO
    ESO NOS DEJA
    HUELLAS INCONFUNDIBLES EN EL ALMA
    UNAS GRATAS OTRAS NO...

    ME HA ENCANTADO LEERTE
    Y ENCONTRARTE AQUI
    EN LA ORILLA DE MI ALMA

    LuNa

    ResponderEliminar
  38. Cynthia:
    Me encantó tu wowwwwwww... cuando puedas volvé y dejame más, ¿si?.
    Gracias por lo que decis, besito.
    ----------------
    Alma:
    Navegá nomás, no te quedes, seguí el viento, por allí van mis historias...
    Besito.
    ----------------
    Maripaz:
    Sos muy buena, gracias por tus palabras, saluditos.
    ----------------
    Steki:
    Precioso tu faaaaaaaaa... y agradezco tu embobamiento. Y si alguna de estas mujeres que accidentalmente pasaran por aquí no se reconocieran, pues eso indicaría que ya están para la pastillita. Las historias son tan exactas que es imposible no se reconozcan aun con ciertos datos de lugares y nombres cambiados, precisamente para protegerlas. Beso.
    -------------------
    LuNa:
    También me gustó tu WAAAOOOWWW. Gracias por lo que decís ya que lo que más me preocupa es que la lectura sea llevadera dado el largo de la historia.
    Besos.

    ResponderEliminar
  39. ;) un placer complacerte... ajaj
    Wowwwwwwwwwwwwwwwwwww que me dejas sin aire.

    cariños.!!!

    ResponderEliminar
  40. hola tu relato, me hizo rcordar algunos pasajes de mis propias experiencias, que buen relato, nos tajistes hoy, me pregunto si podria escribir asi de algun romance mio un abrazo ijjijijiji

    ResponderEliminar
  41. Creo que toda mujer tiene un poco de NOEMÌ,verdad??

    Tus palabras me hicieron recordar a esos arrebatos que nos permitimos vivir una y otra vez sin poder detenernos a pensar...

    P.D.:El tiempo y sus pausas siempre encuentran la excusa perfecta para darle forma a las palabras aùn sin emitir sonido alguno...

    TE DEJO BESITOS AROMÀTICOS :)

    ResponderEliminar
  42. Vaya, vaya eres todo un amante bandido,una historia apasiona y apasionante,me ha gustado eres un hombre interesante sin duda alguna.
    Un besito conquintador.

    ResponderEliminar
  43. la_gaviota:
    ¿Viviste algo parecido o igual? ¿No serás ella, no? ja.
    Besos
    -----------------------
    Gabu:
    Lamento contradecirte, he tenido algunos amores y sin embargo no siento que todas sean parecidas. En cada mujer he apreciado conductas particulares...
    Besito.
    -----------------------
    Geni:
    Gracias preciosa, tus palabras halagan mi ego masculino.
    Besos muchos.

    ResponderEliminar
  44. Navegante: Me cautivaste con esta historia! ME encantaron las descripciones... como contaste todo, cuando pasaron dos años y se volvieron a encontrar aunque sea para despedirse.
    Como contaste lo linda y diferente que ella se puso al conocerte.
    En resumen me gusto todo!
    Gran historia!

    ResponderEliminar
  45. Las poéticas imágenes que dibujas con enamoradas letras y el estremecimiento que provocan las sensaciones que reviven entre tus líneas no son cosa nueva en tus escritos, mi querido amigo...

    Recuerdo haber leído este bello relato y haber reemplazado las palabras del comentario que no escribí con los suspiros que dejé diluyéndose en la atmósfera de este universo virtual ;)

    Resulta que toda mujer fue alguna vez una 'Noemí' para alguien... Y se sintió amada y deseada hasta el delirio por algún 'navegante' de pasiones...

    Resulta también que el amante corazón de una mujer se siente identificado con la exactitud con que han sido descritos los motivos que lo hacen latir, por otro corazón enamorado.

    Y siendo 'Noemí' y 'corazón amante' he vibrado con tus letras ;)

    Las historias aquellas que pintan los amaneceres de nuestra vida vuelven a ocurrir en un segundo en cada puesta de sol. Encuentros, despedidas, excesos de pasión, ternura desbordante, lo clandestino que se grita al viento o el amor inmutable que vence las tormentas del tiempo.... Todo es parte de lo que a los humanos nos ha sido concedido vivir como la más increíble bendición: el amor en el encuentro con el otro.

    La agonía y el éxtasis, la nostalgia y la calma felicidad... En cada historia un nuevo protagonista ;)

    Brindo por el amor, mi querido amigo... Y por las rosas que un día me regalaron, aunque a mí no me asustaron jeje... Para mí fueron como esa canción que dice: "las rosas decían que eras mía..."

    Lo que me recuerda algo, a propósito de la manta que ya habías comprado muchísimo antes de usarla ;): las rosas que le diste a Noemí y las rosas que me dieron a mí... ¿acaso fueron la mágica premonición de la historia que se comenzaba a escribir??

    Porque sospecho que tú y el hombre que me regaló a mí las rosas.... pusieron el hechizo de la pasión en ellas ;) Y sabían perfectamente la puerta que estaban a punto de abrir...

    Un abrazo inmenso!!!! mi queridísimo amigo...

    ResponderEliminar
  46. Que hermosura de relato, con el he soñado despierta, maravilloso
    Un besito Rosario

    ResponderEliminar
  47. Como siempre, es placentero leerte!

    Mil besos,Navegante.

    ResponderEliminar
  48. Carla:
    Gracias por tus expresiones, me gustó mucho todo lo que decís, besos.
    ---------------------
    Isis:
    Es notable, van dos o tres comentarios que me dicen que todas tienen algo de Noemí. Pero yo como hombre no lo veo tan asi, las mujeres son muy distintas unas a otras. Tal vez algunas de ustedes se sientan identificadas, pero lejos está eso de que todas tengan algo de ella. En mis otras relaciones nada similar encontré.
    No se si lastimaría esto que digo a la protagonista de esta historia, porque si bien es cierto que la deseé mucho, no creo haberla amado tanto como vos lo ves durante el relato. La mayoría de los hombres nos enamoramos de otro tipo de mujer, claro que eso no lo sabía yo durante mi relación con ella, pero hoy digo que fue solo pasión.
    De todas manera lo que decís es bellísimo y como siempre, profundo. Y totalmente acertado en lo de las rosas, lo hice por intuición, pero estaba abriendo una puerta a un mundo intenso y distinto al que hasta ahí había conocido.
    Un gusto siempre recibir tus comentarios.
    Besito.
    --------------------
    Rosario:
    Que halago para mi hacerte soñar despierta, muy dulce lo tuyo, besos.
    --------------------
    Rayuela:
    Como siempre, es placentero ser leido por vos.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  49. Excelente, increíble la facilidad que tenés para describir una historia y que nos sumerjamos en ella.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ninfa, pido disculpas porque se me pasó responder a tu comentario.
      Gracias (aún en la distancia).

      Eliminar
  50. Mi querido amigo... Sospecho que te hizo falta un poquito de agudeza para comprender lo que quise decir jeje... O tal vez a mí me faltó claridad y precisión ;)

    Cuando digo que todas hemos sido una Noemí para alguien, me refiero a que hemos sido deseadas de la forma en que lo expresan tus bellas letras. Nada más ;)

    Y creo que intuí claramente que no la has amado... Por eso digo que la pasión, el amor, la ternura, etcétera... son protagonistas cada uno a su tiempo en cada nueva historia. Yo creo que ninguna experiencia es igual a otra, por el simple hecho de cada nueva persona nos revela un rostro diferente del amor...

    Bueno amigo... Cuestiones del lenguaje que a veces impiden la comunicación jajaja

    besos!!

    ResponderEliminar
  51. Isis:
    Amiga, esas cuestiones del lenguaje me han llevado a ver escrito de tu mano los términos "...y se sintió amada...". Y no he dicho que las experiencias sean iguales, solo dije que las mujeres son distintas entre sí.
    Supongo coincidirás conmigo en que es difícil entenderse a través de la palabra escrita. Hemos tenido nuestra primera diferencia. Igual sos mi gurusa.
    Besos.

    ResponderEliminar
  52. Yo también le hubiese reclamado el K7, y por supuesto que creo que aún lo conserva. Y no me hubiera gustado que lo registre ignorándolo ...
    No llegué a desmenuzar sus diferencias para que la relación no perdurase en el tiempo.
    No se cuanto tiempo demoró Noemí en dar ese paso que solo podía darse cuando ya no se pudiese evitar ...

    ResponderEliminar
  53. Me has enamorado con esta entrada que no había tenido el placer de leer.
    Una verdadera historia que cualquier mujer hubiese deseado vivir.
    Besos mi navegante.MJ

    ResponderEliminar
  54. Rochitas:
    Al ir conociéndola mejor -a usted digo- voy notando que le encantan los detalles bien desmenuzados, llevar luz a todos los rincones. Pues bien, eso no es posible por dos motivos. Uno, se haría la historia insoportablemente larga. Dos, no hay que llevar tanta luz a ningún lado.
    He buscado en todo lo que escribo sacar el mejor jugo, queda la cáscara, el ollejo y las semillas...
    -------------------
    Ma Jose:
    Bueno... si con esto consigo enamorar a una guerrera como vos, guau, voy consiguiendo afirmarme como hombre en esta vida.
    Besos, muchos.

    ResponderEliminar
  55. " ... me mordía los codos conteniendo las ganas de llevármela para atrás "

    " masticando nubes " ...

    Que frases !!, fabulosas y sumamente expresivas, aparte del post en sí mismo que es pasional y hermoso, me encantó, sigo con los otros posts.
    Besos.

    ResponderEliminar
  56. Marina:
    Recorré nomás, todo tuyo el sitio, segui dejando elogios tan lindos, no me enojo...
    Besos.

    ResponderEliminar
  57. El haber sido amada es una bendición, el ser recordada con tal delicadeza es un halago, pero el ser plasmada en un escrito de la belleza que acabo de sentir... (porque no lo leí, lo sentí) wow! es simplemente maravilloso.
    Es usted adictivo Sr. Navegante, definitivamente lo es.

    ResponderEliminar
  58. Carlanoche:
    He leído no menos de 6 veces esto que acabas de escribir ¡que lindo! me encantó. Gracias.
    Y un beso... larguísimo...

    ResponderEliminar
  59. Navegante, ando por acá leyendo tus historias.
    te dejo un beso

    ResponderEliminar
  60. Genial post, la historia es muy bonita, genial que te recuerden así.
    Besitos

    ResponderEliminar
  61. Darilea:
    Gracias, y bienvenida. Volvé pronto.
    Besitos para vos.

    ResponderEliminar
  62. Hola Caballo Alado:
    A diferencia de otros relatos eróticos tuyos, no es tan excitante sino que es éste un canto a la belleza y una hermosa odisea y aventura que narras para describirnos esa intensa relació casi como una travesía por el mar.
    "El pelo ondulado y frondoso como bosque nocturno"......¡PRECIOSO!
    "...reconociendo rincones de nuestra existencia, ampliando mundos, sacudiendo polvo milenario....".......MMMMMMMM...¡ME GUSTA!
    "Es vos que embelleces a los que están a su lado"....ESO PIENSO YO...¡ALGUNOS HOMBRES SON CAPACES DE HACER QUE EMBELLEZCAS...ES LA FELICIDAD!
    "incitándome a cerrar antes de hora para desplegar el velamen tras la cortina, para navegar sobre los mares cuadriculados del piso, bajo la brújula estelar del techo blanco..."....MMMMMM!!!!! ¡ES UNA IMAGEN FANTÁSTICA!!¡¡ME ENCANTA!!
    Este relato es también una delicia,un placer Caballo Alado, Navegante de Almas!!
    Besos ..muchos!

    ResponderEliminar
  63. Antoniatenea:
    Siempre tan buena conmigo. Y te agradezco las diferencias que estableces entre los distintos relatos ya que no quiero caer en contar las cosas siempre de la misma manera
    Mas besos agradecidos, muchos.

    ResponderEliminar
  64. Mi querido Navegante: Hasta aquí me han traido tus huellas. No sé si leerás este comentario pero me parece tu historia muy real y con unos personajes claramente definidos así como sus sentimientos.Pero creo que para no ser escritor-como tú dices- escribes estupendamente y me encanta seguirte.

    Brisas y besos.

    Malena

    ResponderEliminar
  65. Navegante ,maravilloso como siempre.
    un millón de besos.

    ResponderEliminar
  66. Navegante esta historia apasionada como las tuyas, fuerte y llena de erotismo. Mucha pasión encuentro en tus entradas y gran ímpetu e imágenes descarnadas, me gusta la historia de Noemi, auqnue más que un amor fue una gran pasión entre ustedes y muy intensa, muy buen texto, besos

    ResponderEliminar
  67. Malena, gracias por tus elogios, en caso de que escriba yo bien se deberá a otros motivos, pero no al de ser escritor, porque no lo soy. Quedate tranquila que leo todos los comentarios que me dejan en donde sea.
    Un beso agradecido.

    ResponderEliminar
  68. Morgana, gracias mi hermosa guerrera.
    Beso enorme.

    ResponderEliminar
  69. Mixha, me gustan tus comentarios, son agudos.
    A mi manera de sentir amor y gran pasión van de la mano, no es una teoría, solo es lo que yo siento.
    Gracias por pasar. Besito.

    ResponderEliminar
  70. Las cosas que nos pasan en la vida real bien pudieran ser tema de novela, como este .Amor que duro en el tiempo quizás por la ternura del principio o por la pasión de los encuentros…sea lo que sea fue bonito mientras duro y los dos sabíais de sobra donde estaba el final. Preciosa tu manera de contarlo. Un bessito

    ResponderEliminar
  71. MEN:
    Coincido con tu punto de vista, gracias por pasar, besito para vos.

    ResponderEliminar
  72. Hola vecino, he venido a decirte que en mi “casa” tienes una sorpresa para ti con todo mi cariño, para que la disfrutes a tu manera… Un bessito muy grande

    ResponderEliminar
  73. Gracias MEN, allí voy.
    Bessssito (con mas s).

    ResponderEliminar
  74. Huyyy que lindo. ¡Que no daría yo por saber si el que un día me robo el corazón (o yo se lo entregué sin condición) me recordara así...!
    Una historia emocionante, muchas gracias escritor por permitir que la disfrutemos.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  75. Campoazul:
    Muchas gracias por tu visita y tus gratas palabras.
    Besos para vos.

    ResponderEliminar
  76. Escuchar al amor después del amor. Creo que lo conservará siempre.

    Verdaderamente lindas historias-

    Más saludos.

    ResponderEliminar
  77. Mi querido amigo el amor tiene muchas caras, pero cuando la pasion lo acompaña no hay nada que lo pueda detener.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precioso comentario, gracias amiga Ilesin, siempre es un gusto tenerte por acá.
      Beso para vos.

      Eliminar
  78. Una historia deliciosa, muy bien contada, que no me ha permitido dejarla a medias.

    Llego al final que ya intuía, porque estos amores tan intensos y especiales lo son porque duran poco.

    Nadie debería morir sin tener al menos una pasión loca, un amor que merezca un poema y otro amor cómplice y tierno para cuando nos hacemos viejos. No necesitamos más equipaje.

    Navegante, me ha gustado tu blog, así que lo enlazo para no perderte.

    Escribís lindo. Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tesa, que buen comentario, se nota que leiste la historia atentamente, lo agradezco ya que no es corta. Lectores como vos son de lo mejor.
      Beso para vos.

      Eliminar
  79. Gracias por aterrizar en mi blog, aquí estoy perdida entre tu letras, interesante historia y muy real. El amor es grande ya por si, pero si hay algo realmente que lleva, a la plenitud del ser humano es el amor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cristina, soy yo el que agradece que hayas venido por aquí, me gustan los comentarios como el tuyo, con argumentación.
      Un abrazo para vos.

      Eliminar
  80. Un relato inquietante y caliente,que no deja margen a la imaginación..es directo,conciso y te atrapa!
    Me pasé por aquí para agradecer tu comentario a mi poema de Buenos Aires,y me encuentro con un sitio en el que me gustaría quedarme!
    Un abrazo de compatriota a compatriota!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compatriota lunaroja, la verdad es que es un lujo recibir comentarios así, agradezco mucho tu análisis y elogios.
      También yo me quedo en tu sitio, abrazo.

      Eliminar
  81. Tenes la capacidad de transmitir un montón de sensaciones en tus escritos, me encanta la descripción de cada momento, del lugar , se puede sentir la emoción de cada encuentro... me cautivaste con una historia donde la pasión es la protagonista.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hanna, que grata sorpresa, lindo verte por acá y sobre todo por las palabras tan bonitas, las agradezco mucho.
      Un beso para vos.

      Eliminar
  82. Interesante y apasionante lo que escribes, característico de un hombre intenso y peligroso jjja ;)
    me gusto leerte
    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Solaire, encantado con tus palabras... y con tu guiño.
      Beso grandote para vos.

      Eliminar
  83. Un relato bien descrito, que hace al lector vivir la experiencia en la imaginación. Un placer venir a este rincón. Me quedo por aquí.

    Muchas gracias.

    Besitos de luz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carolina, el placer es mío, ojalá te quedes.
      Gracias a vos, besos.

      Eliminar
  84. ¡Muchas felicidades por tu blog! Tus relatos me parecieron muy interesantes.
    Gracias por haber visitado mi Siberia. Te envío un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  85. Mil gracias por la vista y el comentario, creo la entrada fue bastante acertada con tu nombre... me quedo para seguirte y si no te incomoda me llevo tu enlace.
    Besos, feliz día!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cristina, feliz día para vos, con gusto te enlazaré también, saludos.

      Eliminar
  86. Bello, hermoso. Hay una delicadeza exquisita en tus formas de relatar tus amores; y en cuanto a tus formas de sentirlos, aparenta que ni siquiera fuesen de este mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luzbeth, no tengo palabras para agradecer tanto elogio.
      Tu paso por aquí es lo realmente hermoso.

      Eliminar
  87. Me fascina tu caudal léxico, usas la palabra con verdadero arte, "Felicidades"... En cuanto a la historia, me parece muy interesante, aunque me gustaría saber, y perdona mi atrevimiento, si para ti, lo que relatas es amor, yo lo percibo como puro deseo, química sexual, posiblemente arrolladora, explosiva, carnal..., sin embargo a mil años luz del amor, el amor es otra cosa, implica también el deseo, la quimica de los cuerpos que se atraen, que se llaman, la diferencia reside en la dimensión que se encuentran, que unen sus cuerpos, es como tocar el cielo al fundirse sus almas, algo sublime, que solo reconoce el que ama al mismo tiempo que practica sexo... No obstante, cada cual tiene su propia percepción de un concepto, y más atendiendo a sentimientos... quienes somos para discernir, donde está la razón, si posiblemente la experiencia tiene distintas formas de llamar a cada puerta.... Gracias, me enriquece leerte en muchos sentidos...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Antoñi, no me molesta en absoluto que preguntes lo que quieras preguntar.
      Ahora bien, yo creo que en tu pregunta está encerrado todo un desarrollo a tal punto que se contesta sola.
      Coincido en eso de que "el amor es fundir las almas, algo sublime". Pues tendré que perfeccionar mi manera de escribir porque yo creí que eso quedaba claro en este y en todos mis relatos. Será una eterna duda el saber si no lo dejé bien en claro o vos no lo percibiste.
      El hecho de escribirlos y de dedicarselos a "las mujeres que me amaron" ¿No te parece que hay amor?.
      De todas maneras cualquier visión que el lector tenga es válida, pero es suya. Se dice que la belleza está en los ojos del que mira, pues bien, entonces el sentido de un relato está en la mente del que lee.
      Te aclaro que me encanta este tipo de cuestionamientos que me haces, porque me lleva a mejorar lo que escribo.
      Más besos para vos.

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo, solo él que mira bello, ve belleza, no obstante la palabra es polisémica, sujeta a interpretaciones, es imagen, es disfraz, es lo que tú te propongas, arcilla que moldean tus manos, con tu alma impresa, la mejor arma en tiempos difíciles..., tú eres un orfebre exquisito de ella, por favor, no tienes que cambiar nada, solo tienes que crecer en ti mismo,como tiene que hacer cada ser humano en todas sus facetas, mientras tenga vida..., tu creatividad es genial, eres más que locuaz e entendible en lo que expresas, y lo haces bonito, fundes en tu prosa matices líricos, que aportan a tus textos una gran riqueza..., quién soy, como humilde aprendiz de poeta, para incitarte a cambiar tu gran hacer en el arte de las letras?, Solo he pretendido un intercambio de opinión, siempre cuestionable, personalmente sostengo que "la razón tiene tantos colores, como pupilas la miran"... mi razón, no tiene que ser la tuya, ni la justa, solo la que yo percibo, llevada por mi experiencia,o mi sentir sobre las cosas... puedo pensar que escribes sobre las mujeres que te desearon, en vez de que te amaron..., y quién soy yo para limitar y quitar alma a un sentimiento extendido y compartido con tu persona?... Solo pretendía dar una opinión, he disfrutado mucho tu texto, y no me perdonaría frustrar algo tan bello, porque en un momento dado te he expresado mi opinión sobre un concepto, es solo eso... Gracias por tolerarme, y sobre todo por ser y estar, conjugan muy bien esos verbos... Besos

      Eliminar
    3. Antoñi... lo de cambiar algo de lo mío lo dije por ser diplomático, jamás lo haré porque soy así y porque si bien respeto lo que decis, en realidad no lo comparto.
      Que lo que yo escribo está muy lejos de ser amor... es tu visión. Para mi es una tontería decir a cada rato "la amo, cuanto la quise, etc." Son cosas que están implícitas en la pasión.
      Lo erótico encierra amor, caso contrario es pornografía, que es lo que parece ser entreviste vos en mis líneas. Pero hasta donde yo sé, lo que escribo no se parece en nada a un video pornográfico.
      Tal vez deberías no fijarte tanto en si mi escritura es exquisita, sino mas bien en la forma en que hablo y describo a estas mujeres, ahí está la clave para saber si hablo o no de amor.
      Entre los miles de comentarios que me han dejado en este blog, el tuyo me interesa porque no se parece en nada al resto.
      Bienvenida seas, saludos.

      Eliminar
    4. Debes saber, que soy una enamorada del erotismo con arte y clase, de hecho tengo algún que otro escarceo en ese sentido, en relato y poemas, pobres quizá, sin embargo no desisto en mi empeño en lograr algo que esté a la altura del genero... no me gusta la pornagrafia fría, falta de alma, y ese no es tu caso..., tú textos tienen alma y belleza... me alegra saber, que nunca vas dejar de ser tu mismo, defiendo el verbo ser, contra viento y marea, es el más legítimo de los derechos... y ahora me voy tranquila, aquí es más allá de la madrugada, pero me dejaste preocupada, por mi imprudencia... Buenas noches desde Montilla, Córdoba, Andalucía, la vieja y tantas veces reciclada España

      Besos

      Eliminar
    5. No hubo imprudencia de tu parte Antoñi, solo que tal vez este sitio no cubra tus necesidades de lectura. Lo primero que deberías intentar entender es su nombre: ESA OTRA PIEL. Quien aquí escribe entiende que el amor de pareja solo es posible en la piel del otro.
      No te preocupes, son solo intercambio de ideas.
      Besos para vos.

      Eliminar
  88. Cuántas vidas vividas, cuantos momentos de dicha, mujeres por doquier, alucinas con tus escritos tan bien hilvanados, realmente eres un misterio que me agrada mucho leer, gracias
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María del Rosario! De entre todos los elogios que me han dejado el de que soy un "misterio" me encantó.
      Abrazo para vos.

      Eliminar
  89. Los buenos vientos que dejaste en mi espacio me han traído hasta tu interesante blog. Solo he leído esta entrada, pero por aquí me quedo.
    Saludos
    Pd.- No pude soportar esa grabación a escondidas bajo la cama. :-))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita Pilar, me quedo con la duda de por qué sentiste eso por la grabación a escondidas... ella se hizo la ofendida pero bien que finalmente le gustó.

      Eliminar