Este sitio contiene una serie de relatos sin orden. No es de actualidad y por eso lo anterior es tan válido como lo último. En la columna de la derecha, en la sección "Para leer" están los enlaces a cada texto. Espero les gusten, gracias.

Todos los derechos reservados.
Obras protegidas por copyright.

e-mail:
navegantedelalma@gmail.com

Los labios de la lluvia


Mis primeros años pasaron dando tumbos por los baldíos, agazapándose entre ligustros para espiar libélulas o robarles frutas a los vecinos.
Vivíamos en un barrio del sur de Buenos Aires, calles de tierra y asfalto alternadas. Mis juegos eran los típicos: bolitas, figuritas, pelota.
Tendría yo unos nueve o diez años cuando comencé a tener espontáneas reacciones en mi zona erógena, en especial al dormir boca abajo. Esto fue incrementándose hasta que un día haciendo pis siento algo desconocido, imprevisto, al mirarme veo salir mezclado con la orina un líquido blanco. La sensación fue tan placentera que lo que menos me importó era saber si me había agarrado alguna peste, por entonces no existía información sexual ni los padres hablaban con los hijos, todo debía ser descubierto naturalmente. A nadie quise contarle, a ver si encima se les ocurría curarme.
Entonces yo, que había pasado años enteros jugando a juegos manuales, descubrí recién ahí que tenía manos. La naturaleza me estaba diciendo que esa zona de mi cuerpo, de ahora en más, ocuparía un lugar de privilegio por mucho tiempo.
Y así finalizó mi niñez.

Mi casa estaba ubicada en la mitad de una cuadra, al lado vivían unos tíos míos y mi primita Sandra que tenía un año menos que yo.
No se porqué, pero lo cierto es que los adultos no ejercían casi ningún tipo de control visual sobre nosotros y por eso conseguíamos estar solos en cualquier rincón de la casa. Lo cierto es que ante tal libertad, un día le pedí me muestre su partecita íntima, a cambio de mostrarle luego la mía.
-Bueno, me dijo.
Que divina, se corrió la bombachita graciosamente y lo que vi me hizo olvidar de inmediato aquellos juguetes de mi cercana infancia. Eso tan maravilloso que tenía delante de mí, una rayita vertical formada por dos labiecitos de carne y sin un solo pelo fue, categóricamente, mi nuevo juguete. La toqué y un olor salvaje pero delicado invadió, científicamente, mis fosas nasales y, emocionalmente, mi alma de pies a cabeza, en esa exacta dirección ascendente.
Otra delicia fue aquello que percibí al mover mis dedos en su intimidad. Lógicamente la excitación era algo desconocido para ella y por lo tanto su zona no se humedecía, haciendo que esa sequedad produjera un “triki cliki” apenas audible, hechiceramente sonoro. A veces pienso que mi gusto por la música tuvo allí su origen.
Nuestros encuentros eran distantes pero tenían constancia. No sólo nos tocábamos y mostrábamos las partes, si no que además intercambiábamos datos pudendos dentro de la más inocente llaneza.
Y así, durante dos años, vivimos juntos las imperceptibles transformaciones que ocurrían en la intimidad del otro, siendo la principal la aparición de una impertinente pelusa en la zona pélvica.
Habiendo por entonces logrado una plena confianza mutua, le propuse mostrarle mis habilidades manuales.
-A ver, me dijo siempre graciosamente.
Nos sentamos en el piso, frente a frente y comencé con destreza a estimular mi durito miembro. Su carita cargada de curiosidad y asombro me estimuló lo suficiente para que, sin mucha tardanza, mi joven líquido blanco se derramara sobre la alfombra. Sin desviar la vista, abrió la boca y me regaló un ¡ah…!
Y con su exclamación finalizó mi pubertad.

Tiempo después cumplí catorce años que, por entonces, no eran como los de ahora; equivaldrían mentalmente a unos ocho o nueve. No eran habituales las revistas eróticas, ni las películas porno ni nada que pudiera parecerse. Conocer algo nuevo era un verdadero milagro.
Por esos días dejé de tener la complacencia de Sandra, ella había dado forma a su personalidad y no le parecía bien seguir con los juegos íntimos. Y ocurrió algo insólito en el barrio: llegaron nuevos vecinos, cosa nada habitual en lugares donde la gente es la misma durante veinte años. Una familia de varios hermanos con hijos y primos, entre ellos una petisita que de entrada me gustó al igual que a uno de mis amigos.
Ernesto, uno de los integrantes de esa familia se integró rápidamente a mi pequeño grupo de amigos, pero nos llevaba algunos años, unos cinco más o menos lo cual generaba en nuestras madres desconfianza, todo muy propio de una época en la que nadie quería que “aviven” a sus hijos.
Poco tiempo pasó para que tomara una decisión que influiría totalmente en mi vida futura, y que me mostraría ante los demás como alguien “distinto”. Había llegado el verano y mis padres planeaban unas vacaciones, como siempre en La Pampa, donde teníamos parientes. Allí nos fuimos a comienzos de enero por quince días. Antes de partir tomé un papel y escribí mi primera carta de amor, esta fue la decisión que marcaría mi horizonte amoroso, sería medio poeta, bastante Cyrano sin saberlo. Por mi timidez no se la entregué directamente a la petisita, se la di a Ernesto, su hermano. Durante mi ausencia, ella se encargó de mostrársela a toda la familia y a toda la barra. Traidora.
Al volver intuí algo feo para mi ego, miradas esquivas de mis amigos indicaban tiempo dudoso para mí. Simplemente ocurrió que durante mi viaje ella se puso de novia con mi otro amigo, el que gustaba también de ella. Dolor, un poquito de llanto y orgullo herido por la derrota y por verme expuesto ante todos en mi carta difundida sin clemencia.
Esto hubiera sido suficiente para que olvidara cualquier deseo de ser escritor. Pero si hoy garabateo historias y poemas dedicados, se debe a una motivación inesperada: durante mi ausencia había llegado otro integrante de esa familia, para quedarse a vivir: Analía.

Analía tenía veinte años, seis más que yo, para esos tiempos una diferencia abismal. Poco tardé en enterarme de algo maravilloso, que hasta hoy me conmueve y, agradecido de por vida, lo recuerdo una vez más: ella misma me contó a los pocos días de conocernos que, mientras yo estaba en La Pampa, la petisita le había mostrado mi carta de amor. Consecuencia: sin conocerme le gusté mucho.
Era morocha de pelo, trigueña de piel, ojos negros, labios gruesos, ni gorda ni flaca, agradable en general. La típica criollita del Gardel de algunos tangos; también golondrina de un solo verano.
Ella lo hizo todo, concretamente me conquistó sin darme tiempo a pensar. Una noche de incipiente tormenta estaba en casa de ellos con mi amigo, escuchando música. Coincidió el comienzo de la lluvia con la hora de irme, me dirigí a la puerta de salida y al darme vuelta para saludarlo vi que ella le pedía con un gesto, que se vaya, que nos deje solos; aún recuerdo el aire gracioso de ese gesto, plantándose firmemente ante él con la mano en alto, expresándole el tradicional “seguí tu ruta”. Acercándose a mí, con mirada brillante ofreció su boca semiabierta, entrecerrando los ojos. Si no tomaba eso que me estaban dando, era para balearme en un rincón, también como dice un tango.
Con ese beso germinal –en la penumbra del recinto, con la puerta abierta hacia la noche y la lluvia cayendo a centímetros de mis pies- crucé un umbral de tiempo y me metí para siempre en la tormenta mansa, o en la boca estival de Analía, es lo mismo.

No se si esto que diré es aplicable a todas las mujeres, pero la mayoría de las que conocí con cierta intimidad tenían una deliciosa personalidad dual. Lejos de molestarme, o de sentirme desorientado ante sus cotidianas “contradicciones”, las disfrutaba; si al fin y al cabo era como tener dos mujeres en una.
Uso el término “general” porque en ella esto no ocurría visiblemente, o por lo menos durante nuestra relación no surgió, Analía era franca, firme y sin vueltas. Y su simpleza era extrema, no proyectaba nada, ni personal, ni de pareja, ni grupal, prefería disfrutar del momento.
Con ella jamás sufrí el torturante reclamo “vos no me comprendes”. Lejos estaba yo de pasar por alto ese rasgo de la personalidad femenina, no lo tenía en cuenta porque ni siquiera lo conocía. El hombre que toma a una mujer por lo que parece, se llevará una sorpresa; pero ocurre que yo aún no era un hombre, sino apenas un preadolescente o como se le de en llamar. Y tal vez allí radicaba el secreto de lo fluido que transcurrió todo entre nosotros: ni yo tenía idea de los cambios de ánimo femenino, ni ella manifestaba su dualidad. Jamás hubo en mi vida una relación tan invariable y cristalina.

-¿Dale que éste es nuestro tema? –me dijo una noche mientras desde el reproductor de música Salvatore Adamo cantaba Porque yo quiero.
Tema y cantante por aquellos días de mediados de los sesenta eran famosísimos; y se imponía la costumbre de que las parejas tuvieran “su” tema. La letra poco tenía que ver con el momento meloso que ella y yo vivíamos, pero a mí me daba igual.
-Dale –le dije haciéndome el interesado, pero respetuoso de esa conexión que ella establecía entre nosotros, la noche de verano, el momento, y la música. ¡Que lejanos días! Aún cuando mis gustos musicales pasan por otro lado, si hoy me faltara esta canción sentiría amputada parte de mi alma.
La habitación donde estaba ubicado el tocadiscos tenía una ventana que daba a la calle. Un pequeño jardincito perfumaba el rincón entre esa ventana y la verja en la que nos sentábamos a regalarnos afectos. Paraísos añosos hacían de techo natural; más allá la calle de tierra, trenes a lo lejos y la inmensidad colmada de grillos, luciérnagas y caricias.

No me resulta fácil explicar una relación basada solamente en la ternura; mucho más fácil es describir momentos sexuales. Pero ocurre que sexo no tuve con ella –eso llegaría un tiempo después, pero con otra chica-; fríamente analizado, fueron más sexuadas mis aventuras con Sandrita. No negaré que la falta de relaciones con Analía se debió exclusivamente a mi inexperiencia, hoy siento que hubiera sido hermoso debutar con ella y hasta me da vergüenza asumirlo. Lo real –teniendo en cuenta que éste relato es autobiográfico- es que nuestra vida amorosa pasaba por apartadas dimensiones; la falta de sexo en esa relación me inculcó una variedad de aprendizajes que años más tarde aprovecharía para darle, a mis otros amores, sensaciones más completas.
Eso si, pasamos largas horas besándonos y conociéndonos la piel aunque sólo haya sido del rostro, del cuello, de los brazos y manos. Por intuición -y no por recuerdo- sé que en esas noches aprendí que existen tres olores producidos por la piel: el propio, el ajeno y la mezcla de ambos. Amaba olernos luego de esas largas sesiones apasionadas, con mucha lengua, con mucho mordisco en el cuello y frotación de cara en los brazos; los aromas de piel fueron el alma de nuestra relación.
El despertar de ese sentido me ha otorgado más aprendizaje amatorio que la tradicional penetración.

Se fueron las noches perfumadas, llegó el frío.
Y ocurrió algo que modificaría la esencia de nuestro noviazgo: la familia se mudó a pocas cuadras de allí, a una casa sobre el asfalto, sin árboles en la puerta ni jardín floreado, con luz de gas justo delante de la entrada y lo peor, sin verja donde sentarse. Estos detalles cambiaron absolutamente todo, y nada volvió a ser igual. La casa original era parte de nuestra relación, jamás estuvimos en otro lugar que no fuera su verja; al dejar de existir para nosotros se disolvía lo que nos mantenía unidos.
El final ocurrió sin discursos, ni reproches, ni sorpresas. Una tarde, en la puerta de la nueva casa, nos miramos y alguno de los dos preguntó:
-¿Terminamos?
A lo que el otro respondió:
-Y… si.

Seis años más tarde el mundo había cambiado y yo también. Ya vivíamos con mis padres y mi hermano en otro barrio cuando un día, sorpresivamente, recibí la visita de mi amigo Ernesto. Luego del afectuoso saludo y las primeras anécdotas me entregó una cartita cuyo texto de exquisita ternura se me viene a la mente con desorden, pero sé claramente que comenzaba con mi nombre en diminutivo y finalizaba con una frase perdurablemente simple: “… te recuerdo con mucho cariño, Analía.”

¿Qué lluvia me lavará tus besos? Si la lluvia misma es tu boca.
¿Dónde comienzan sus labios y donde terminan tus nubes?
Salgo a la calle, me deslizo por la nocturna humedad de tu lengua y me envuelve el agua, o el vapor de tu aliento, no lo sé. Sus gotas o tus gotas se acomodan en los huecos de mis poros para durar cómplices del recuerdo gestando la fiebre primera, insinuando una pulmonía de amor.
La lluvia deja caer mansamente gruesos labios en embustero formato acuoso, tramando una pared en cascada, sin rayos ni centellas, llana, aromatizada con fragancias de piel trigueña: a la hora de sentir lo que siento, se me antoja que es tu boca emanando dulce ozono.
Procede entonces la tentación de quedarme a vivir dentro de ese beso para ver pasar milenios de lluvia y empaparme de asombros una y otra vez. No me queda otra que intentar un pacto con la noche, para no empantanarme en el barro iniciático, en aquello que es lo primero para siempre. Porque ese beso nunca pasará, estará en cada vapor de café, en cada baldosa con la que tropiece, en cada fiebre invernal, en cualquier patio, en cualquier giro a contramano.
Y le pido ayuda a los árboles rayados por la tormenta lenta, a los grillos callados en cuevas de juncos, a la muda soledad de la calle que se mete hacia el fondo de ese abismo cavernoso llamado horizonte. Pido clemencia para disfrutar los besos que vendrán, porque si nunca salgo de tu boca lluviosa moriré para siempre y seré fondo de charco, esperando diluvios para existir.
Esto que me moja sin piedad no es la lluvia, es un labio y el otro sobre el mío junto al otro también mío, o tuyo, que se yo; es un temblor microscópico saboreando mi carne, mordisqueando imperceptiblemente la cóncava vida que me aferrás entre los dientes.
Tu boca muele un beso en el molino de mi aliento. Y cualquier cosa que suceda luego será parte del círculo eterno, así aprenderé sin darme cuenta que puedo irme volviendo.
Y toda lluvia es esa lluvia. Y todos los besos son tu beso.

Porque yo quiero, Salvatore Adamo
video

120 comentarios:

  1. Muchas sensaciones al entrar a la adolescencia, pero esa lluvia y esos besos cuanto de dulzura y amor te han dejado para ser bien empleados en el futuro, te felicito.
    Muy lindo me ha gustado.

    Besos con gotitas de lluvia.

    ResponderEliminar
  2. Exelente!! Por un momento me acorde de esos tiempos cuando tambien empezaba a conocer las artes amatorias, los besos y la lluvia se complementan en tu escrito para disponer en ambos un hermoso anunciamiento a lo que es el marabilloso poder de la seduccion
    Bello!!

    ResponderEliminar
  3. Como siempre...me pones a suspirar, Navegante...
    Me trajo recuerdos de mi propia adolescencia....esas sensaciones nunca se vuelven a vivir de la misma forma.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Navegante!!

    Bienvenido a mi mundo.

    Y, en nombre de Atrevidos por Costumbre, muchas gracias por tus palabras.

    Demás está decir q podés entrar y salir de este mundo cuando gustes, y tambien, podés permanecer el tiempo q qieras.

    Y, en nombre de todas las mujeres q te amaron, en nombre de todas las mujeres, Grax x tantas palabras bonitas.

    a!

    ResponderEliminar
  5. CECY:
    que lindo todo lo que me decis, veo que lo leiste degustándolo, besos agradecidos.
    --------------
    JANETH:
    es lindo para mi saber que produce grata nostalgia, me encantó lo del beso y la lluvia como anunciamiento, gracias, besos.
    --------------
    CRAZYGIRL:
    exacto, ahí está el punto, me alegra saber que lo comprendiste así porque ese fue el motivo de publicar esta historia: sus sensaciones son irrepetibles más adelante en el tiempo, nadie sabe porqué, pero asi es.
    Besito.
    -------------
    ANNAIS, bienvenida, y el agradecido soy yo porque si no fuera por ustedes nada de esto que escribo existiría, besos nocturnos.

    ResponderEliminar
  6. Leyendo detalladamente, descubrí en tus letras eso que tanto he buscado y aún no he encontrado. Hacer el amor no es cuestión de penetración, no, son caricias, besos, olores, sabores, texturas y todo un infinito mar de sensaciones que sólo se descubren si ambos se exploran y se aprenden con manos, labios, ojos y suspiros...

    Siempre pero siempre descubro algo en tus letras que me llena de inspiración.

    Besos extra dulces...

    ResponderEliminar
  7. EStoy aqui, en el momento exacto, ni antes, ni despues, como suelo ser yo.-
    Me seco las làgrimas, que prvocaste con este homenaje a las mujeres que te amaron...y amaste?
    hermosa la etapa de la adolescencia...peor hay algo que fue lo que me conmoviò:
    EL CONOCER LA PIEL DEL OTRO, CON LOS BESOS...el sabor, el calor, las caricias, pero definitivamente los besos, sin ningun otro tipo de contacto..es realmente maravilloso...lo digo por experiencia propia.-
    Y que hermoso el poema:
    Tu boca muele un beso en el molino de mi aliento. Y cualquier cosa que suceda luego será parte del círculo eterno, así aprenderé sin darme cuenta que puedo irme volviendo.

    Y toda lluvia es esa lluvia. Y todos los besos son tu beso.

    Morì de amor...toy sensible y cualquier tributo de amor que venga de un hombre, es realmente un honor leerlo...
    Te felicito de corazòn.-
    No creas que te he olvidado..simplemente no estaba...
    Pero no te quepa duda, que sè que puedo irme volviendo...
    Te he extrañado.aunque veo que estàs muy bien, lo leo aqui...en tu blog.-
    Nos ahbalmos, si???
    Besotes y abrazos intensos...
    Yo*

    ResponderEliminar
  8. y disculpà las palabras mal escritas...eso me pasa por no corregir u observar si està bien escrito.-
    Mas besos y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  9. ANGELLUZ:
    Haces honor a tu condición de primera seguidora mia siempre volviendo por aquí a dejar tus hermosos comentarios, tan compenetrados con lo que escribo.
    Beso agradecido.

    ResponderEliminar
  10. Ly:
    volviste con todo, tu comentario extenso es bellísimo y muy halagador para mi, es todo tan hermoso lo que dijiste que no se como agradecértelo mas que con un beso extra cálido, ahi va... chuickkk.

    ResponderEliminar
  11. Llevaba un buen rato escribiendote todas mis impresiones sobre tu nueva entrada, y parece que al final debo conformarme con este triste comentario. Se debe haber borrado el anterior. Simplemente decirte que inspiras algo en mi, desde lo tierno de tus escritos hasta lo "oculto" , lo cercano... no sé explicarme, me pongo la canción(cosa que reconozco como algo genial para estos casos) y se me arremolinan palabraS,recuerdos, días, horas, besos, sabores, y por supuesto olores, qué importante son!! y cómo me gusta oler algo y recordar. Un beso

    ResponderEliminar
  12. Navegante,he vuelto a recordar esa adolescencia,en la que te descubres y aprendes a descubrir.

    Que momentos¡¡¡

    Un beso navegante.

    ResponderEliminar
  13. PILAR:
    Me ha ocurrido muchas veces eso de que desaparece el comentario que uno escribe. Por eso te aconsejo lo que yo hago: luedo de escribirlo lo selecciono y lo copio, si desaparece actualizo el sitio y lo pego y asi hasta que entre, es común que pase.
    Sobre lo que me decis de la historia, te agradezco mucho, me encanta compartir con vos cosas tan desde los sentidos. Y me quede con ganas de leer tu comentario más completo ¿y si me lo mandas por mail?.
    Besito.

    ResponderEliminar
  14. Luisa:
    Me alegra saber que te he hecho recordar algo grato. A veces pienso que hay algo equivocado en el concepto de pensar solo en el futuro o disfrutar el presente, poque parece que lo único real son los recuerdos, el presente es efímero, pronto se transforma en pasado, y el futuro no existe. Gracias por tu visita.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Me quedé maravillado con este escrito. Permíteme aplaudirlo. Un verdadero placer pasar por este espacio. Te felicito.

    ResponderEliminar
  16. Los recuerdos de las sensaciones de la pubertad y adolescencia -vividos en años donde la inocencia cumplía algunos años más con nosotros-, puedo decirlo tranquilamente: ¡¡estaban llenos de candor!!!...

    Bellos recuerdos señor, gracias por compartirlos!!!

    ResponderEliminar
  17. SALVADORPLIEGO:
    Bienvenido amigo, que gusto tener un poeta de visita por aquí. Espero te sientas cómodo.
    Quiero agradecerte la visita y las palabras tan elogiosas, viniendo de un poeta como vos, es un verdadero placer.
    Abrazo.
    ------------------------
    CANDOROSA, te agradezco mucho eso que decis y para ser sincero... eso inocencia creo nos enseñó muchísimo, que pena ese salto tan grande que hoy los chicos dan.
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Muchas Gracias.
    Querido Amigo.
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Uh guau! vine a ver quien era el Navegante que había pasado por San Ignacio y me encantó tu relato. Los recuerdos de la adolescencia me ponen nostálgica, los tuyos son muy lindos, que bueno que los compartas.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Es un regalo muy hermoso, en serio, me ha encantado y seguramente que a todas las mujeres que pasen por aquí.
    Los labios de la lluvia... cuando empiezas, experimentas, disfrutas y aprendes.
    He estado ausente, pero ahora tengo tiempo más que suficiente leer y deleitarme con tus historias nuevas.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  21. My God! Me querés matar de un derretimiento!
    Te imagino chiquitito, con todas esas sensaciones expresadas pícaramente y me provocaste una sonrisa tierna. Seguí paso a paso tu crecimiento y no pude menos que sentirme realmente tonta porque yo no he tenido ninguna manifestación de nada cuando era chica!
    Una sola vez, un primo mío, cuando yo había cumplido 9 años, estábamos jugando en la cama que ellos tenían que era una cucheta de 3 pisos hasta que se acostó detrás mío, me corrió la bombacha y me tocó la cola. Pero creo que eso fue todo. Y que yo recuerde a mí no me pasó "niente".
    Una sola vez he experimentado esa agradable sensación orgásmica, también de noche, tal vez provocada por haberme rascado mi zona púbica y lo que sentí fue una gran necesidad de apretarme fuerte, externamente, hasta que, seguramente, se provocó el orgasmo. Esa fue toda mi experiencia de la infancia!
    Yo iba a colegio de mujeres y de monjas y vivía en Capital Federal en un departamento así que lejos he estado del contacto masculino.
    Reconozco que fui bastante "tontita" primero hasta los 16 en que recibí mi primer beso y mis primeros toqueteos de parte del cordobés que me gustó un verano y después hasta los 18 en que tuve mi primera relación sexual.
    Bueno, me fui con mi historia, jeje.
    Sigo con la tuya.
    Me encanta la forma que tenés de narrar y la sutileza que tenés para contar cada cosa y el poder que generás de "atrapar" al que te lee. Es fantástico.
    Bueno, sí, ya me voy, ufa. Sé que se me fue la mano con el comentario, jaja.
    Me voy no sin antes llevarme tu regalo. Muchas gracias!
    Beso de sábado para ti.
    STEKI.

    ResponderEliminar
  22. Es de una dulzura extrema...te dejo un pedazo de mi admiración y agradecimiento...un besazo...feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  23. Ay, me vinieron tantos recuerdos cuando te leía, si tuviera el teléfono de mis amores de adolescencia los llamaba a todos ahora mismo...
    Buen atributo a esa época de la vida.

    Hasta pronto
    Estercita, como en el tango

    ResponderEliminar
  24. navegante del alma , hoy me has llevado a los recuerdos de los primeros amores , esos qe no necesitan nada mas que mirarse , o besarse timidamente ...porque con ello ya es bastante , no saben mas , pero no necesitan saberlo , en su pureza nos acompañan siempre ...son de los recuerdos mas bellos que podemos guardar en nuestro corazón . gracia spor tu visita , pense que andabas todavia de parranda jajajaa como la ultima vez que estuve . gracias tambien porque tu no necesitas que sea el dia de nada para celebrar la existencia de las mujeres , porque sabes bien como somos y a nosotras nos gusta como eres tu .....me llevo el regalo que sera un bello recuerdo de un navegante con mucha clase en el alma . un abrazo desde mis 21 gramos querido amigo , seguire tus olas ...

    ResponderEliminar
  25. Hermos historia....

    Quien sabe donde perderé a la niña solo espero que se de esa forma tan natural y cursante que tu describes...

    Muchas gracias por el obsequio... lo tomo agradecida.. bendecida y honrada con él.. Un beso.

    ResponderEliminar
  26. ANY:
    Bienvenida, espero que vuelvas seguido. Besos.
    ----------------
    DIANA:
    Que lindo verte nuevamente por acá. Besos alegres.
    ----------------
    STEKI:
    Basta de pedir tanta disculpa siempre, sos muy natural y espontánea y eso me encanta, además me gusta mucho todo lo que escribis.
    Besito de finde.
    ----------------
    SATINE:
    Besos para vos, gracias por los elogios.
    ----------------
    ESTERCITA:
    Bienvenida. ¿Los hombres te han hecho mal también a vos?. Gracias por tu visita y palabras.
    Besos y saluditos.
    ----------------
    21 GRAMOS DE ALMA:
    Me has dejado mudo con semejante halago. Solo puedo decirte que comentarios como el tuyo son los que vuelvo mil veces a leer para motivarme.
    Gracias, y un beso.
    ----------------
    ZULLY:
    Que todo sea hermoso para vos, merecido el regalito, besos.

    ResponderEliminar
  27. Bueno, está bien, gracias.
    Otro beso.

    ResponderEliminar
  28. ¡Hola Navegante! Toda una confesión de amores la tuya, fresca y natural como la lluvia de tus recuerdos.
    Escuchar como broche de oro a Salvatore Adamo, me trajo los más hermosos momentos de mi vida.
    ¡Gracias por todo lo que nos diste hoy!
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  29. Hola amigo del alma, muchas gracias por la imagen de la entrada, te tomo la palabra y me la llevo a mi blog, como un bello presente tuyo, mil gracias por ser y estar
    Besitos
    Janeth

    ResponderEliminar
  30. Salvatore Adamo, la lluvia, los besos, el despertar a la vida, la adolescencia adoleciendo de información pero comenzando a transitar otras historias por los llamados de los sentidos.
    Me gustó mucho.
    Quedé ensimismada u embriagada de romanticismo.
    besos

    me llevo el regalito. gracias mile

    ResponderEliminar
  31. Querido Navegante:
    En primer lugar mis disculpas por llegar un pelín tarde. Entramos en Sevilla en una época en la que manda el sol y manda la calle. Los cuerpos se arrebatan, hay que salir, tomar copas con los amigos y que mis hijos disfruten en el parque. Que sigan creciendo felices.

    Y este relato, querido amigo, es un verdadero placer leerlo. Un bellísimo animal literario, para mí el más grande, Francisco Umbral, escribió que "escribir es descubrir la cosa en su momento metafórico". Y eso es lo que yo siento que consigues cada vez que te leo: atrapas en una frase ese momento mágico, metáfora que vuela rasante, que tiene cada cosa, cada momento, cada recuerdo a pesar del tiempo que pasa implacable.

    Especial ha sido, para mí, ese homenaje a los olores. Estos, los olores, son esenciales para mí. No me suele gustar que Lola, mi mujer, se ponga perfume (hace años le regalé uno -primero y último- y aún no lo gastó), me apasiona su olor, el de su cuerpo, a lo que huele ella nada más despertar o recién se va a dormir.

    Así que nada, volviste a tocarme el alma tras haber navegado por la tuya. Eso, amigo mío, es impagable. Muchas gracias.

    Un abrazo, mi querido argentino.

    ResponderEliminar
  32. GRACIAS POR ESTA HERMOSA FLOR QUE ES UN RECONOCIMIENTO A TODAS LAS MUJERES!!!
    BELLO GESTO. MUCHAS GRACIAS!!!!!!!ROXANA

    ResponderEliminar
  33. Cada vez que te leo, me sorprendes más y más. Esta historia nos recuerda aquellos días de inocencia, en las que el primer amor nos despierta a pasiones desconocidas, a lo que llegará a ser, una parte vital de nuestras vidas. Escrito con la belleza que caracteriza tu pluma. La carta de amor, incomparable.

    Para finalizar, muchas gracias por la flor que nos ofreces. Es bella como toda tu escritura.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. ¡Incomparables aquellos momentos!...la iniciación lleva mucho de dolor pero también de placer oculto,peligroso, clandestino ... en una palabra te sientes el primer ser en sntir "un yo que sé" y ese adios a la inocencia total...

    besito volado

    ¡Me voy de paseo por tu blog!...¡hasta lueeegooo!

    ResponderEliminar
  35. NAVEGANTE...ME HAS TRANSPORTADO A LA ADOLESCENCIA,EN DONDE NOS BESABAMOS EN LA OSCURIDAD DE LA NOCHE Y TODO SE VIVIA CON UNA PASION DESMESURADA.HERMOSO HOMENAJE AL AMOR Y A LAS MUJERES QUE TE AMARON Y AMASTE.
    UN BESO
    Mª JOSE

    ResponderEliminar
  36. Me encantó tú blog!, Por ahora un fuerte abrazo y seguiré pasando.
    Moksha.

    ResponderEliminar
  37. Excelente mi buen amigo, la fuerza de tu narrativa es en verdad admirable, el recuerdo de esos picaros (en ocasiones mas que eso" "inicios" es algo que nos acompaña de por vida, no importa el tiempo que haya transcurrido, ni las parejas con quienes hayamos disfrutados, ni la intensidad de los amores vividos, esa "marca" sublime sellada por las impresiones de nuestra "inocencia" es imborrable, constituyen parte de esas historias tan nuestras que siempre con orgullo nos encanta compartir.
    Mi gran amigo, le felicito.

    ResponderEliminar
  38. BRUJITA, que lindas palabras me dejaste por comentario, ojala vuelvas mucho, besos.
    -----------------
    MARÍA JOSÉ, me alegra que si te transporto en pensamientos hacia algún lado, sea algo bueno.
    Gracias por estar aquí.
    Besos.
    -----------------
    SHANTY, no sabes cuanto agradezco tu reconocimiento, y en especial la mención a esa carta porque en aquel momentome hicieron sentir mal, por suerte Analía hizo olvidar todo. Besito.
    -----------------
    ROXANA, gracias a vos por aceptarla, hay quienes no lo hacen en reclamo del mal trato a la mujer ¿que culpa tengo yo?.
    Beso agradecido.

    ResponderEliminar
  39. un amor que se llena de optimismo es digno de poesia y eternidad.

    ResponderEliminar
  40. LILIANA G:
    Gracias a vos por haber recibido lo que he dado. Y por decirme lo de Adamo, yo pensé que era el único que lo recordaba, jaja. Besos.
    -------------------
    JANETH, si para vos significa algo mi "ser y estar" me doy por satisfecho, porque la sabiduría que desplegás en tu sitio asi me lo hace sentir, besos.
    -------------------
    SUSURU, siempre buena amiga vos, dandome tan lindos halagos. ¡Vos tambien recordas a Adamo! Aleluya, ja.
    Besos muchos.

    ResponderEliminar
  41. NAVEGANTE DEL ALMA MUCHAS GRACIAS POR TU BELLO REGALO COMO SIEMPRE HE DICHO MI BELLO CABALLERO LE DEJO UN AENORME LLUVIA DE BESOS.

    ResponderEliminar
  42. ¿Se nota tanto que no tengo veinte años? jajaja
    No lo deschavemos...

    ResponderEliminar
  43. LILIANA G:
    Por supuesto, todos sabemos que tenes 24, besito.
    --------------
    SVOR:
    gracias por tu visita y palabras.
    --------------
    LUNA45:
    El regalo lo tenes merecido como amiga del blog, y tu lluvia grata, como esa otra... Besito.

    ResponderEliminar
  44. JUANMA:
    amigo, se de disfrutar la vida de la manera que la disfrutas en estos tiempos impide tu presencia por este lugar, entonces soy el primero en ponerme contento, porque se que por aquí estarás siempre que puedas.
    Y totalmente de acuerdo con lo del olor de piel sin perfume más allá de que alguna vez escribí sobre eso, sin dudas la piel es lo que mejor huele.
    Sobre tus elogios ya no tengo respuestas, gracias.
    Y un abrazo.
    -----------------
    MOKSHA:
    Cuando gustes...
    -----------------
    NELSON:
    Como buen amigo y gran persona, siempre por aquí motivando. Es un gusto compartir todo esto con vos. Abrazo agradecido.

    ResponderEliminar
  45. Tus recuerdos son mis recuerdos, las casas, el pasto, la lluvia, los suburbios, los amores.Sólo nuestros sexos son distintos.Por ésto, me reconocí en la mujercitas que aquí trajiste de vuelta, desde años de tiempo.

    Una belleza te relato!
    Y gracias por la tarjeta, ya me la había llevado antes,pero no había podido leer por falta de tiempo.Así que volví, y estoy muriendo de melancolía!

    Un gran beso, Navegante!

    ResponderEliminar
  46. ´´´´´´´´´´´´´´´´´´o$$$$$$$$$$1
    ´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´$$$$$$$$$$$$$$$1
    ´´´´´´´´´´´´´´´´´´$$$$$$ø$$ø$$$$øø$$
    ´´´´´´´´´´´´´´´´´´ø$$$717øø$ø´´´$$ø
    ´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´ø$$$$oo$$$´´´´´´
    ´´´´´´´´´´´´´´´´´´1$$o7¢¢$$1´´´$$o$´
    ´´´´´´´´´´´´´´´´´´o$$oøøøø$$$´´´$$o´
    ´´´´´´´´´´´´´´´´´´´$$øøo$1´1o´´$$o$´
    ´´´´´´´´´´´´1¢¢o¢$$oøoø¢ø´´´´$$øoø$´
    ´´´´´´´´´´1$$$ø$$ø$1¢ø$´¢$$$$ø¢oø$´
    ´´´´´´´´´ø$øo¢$øø¢øo1$1¢$$ø¢¢o¢$$´
    ´´´´´´´´o$øø$$øøøø$$ooo$o¢øøø¢$´
    ´´´´´´´7$ø$$$$øø¢o7´1ø771111ø$´
    ´´´´´´7$ø$$7´ø7o¢o$17$ø´oo71¢7
    ´´´´´ø$øø$o´´1ø7o7777¢ø77$7o¢
    ´´´´o$ø$$o´´´´$o¢o¢oo¢¢ooo7¢7
    ´´´´$$ø$1´´´´´$$$oooooøo7oø$
    ´´´¢$ø¢¢´´´´´´¢$øo¢¢oo¢øo¢ø$
    ´´´´$$ø$ø´´´´´´$$øø¢oo¢¢ø¢o$o
    ´´´´´ø$$$o´´´´´o$øøoo¢¢oooo¢$
    ´´´´´´o$$$¢´´´´$$øøøoo$ooo¢¢o$
    ´´´´´´´1$$$ø´´´$ø¢øø¢¢¢¢¢o¢øøøo
    ´´´´´´´´´$$$$1$$øø$$øøø$øøoo7oøo
    ´´´´´´´´´´ø$$$$$ø7ooooo7777oooo$$
    ´´´´´´´´´´´´1´´$ooo7ooooooooo77oø
    ´´´´´´´´´´´´´´´¢7ooooooo7777oo¢ø$
    ´´´´´´´´´´´´´´$$¢o777oo7o$øøøø¢¢$
    ´´´´´´´´´´´´´$$ø¢øøø¢¢$ø$$ø¢¢¢¢ø$
    ´´´´´´´´´´´´1$ø¢¢¢¢¢¢$¢´$$øø¢¢¢ø$
    ´´´´´´´´´´´´$$ø¢¢¢¢¢$$´´ø$øø¢¢¢$o
    ´´´´´´´´´´´7$ø¢¢¢¢ø$$´´´´$øø¢¢ø$´
    ´´´´´´´´´´´$$ø¢¢¢ø$$´´´´´$øø¢¢ø$
    ´´´´´´´´´´o$ø¢¢¢¢$$´´´´´´$$ø¢¢ø$
    ´´´´´´´´´´$$øøøø$$´´´´´´´$$ø¢¢$$
    ´´´´´´´´´´$øø¢¢$$´´´´´´´´¢$ø¢¢$ø
    ´´´´´´´´´$$¢øø$$´´´´´´´´´1$ø¢¢$o
    ´´´´´´´´1$øøøø$1´´´´´´´´´´$$øø$o
    ´´´´´´´´$$øø$$¢´´´´´´´´´´´7$ø¢$ø
    ´´´´´´´´$$øø$´´´´´´´´´´´´´7$$øø$
    ´´´´´´´$$ø¢ø$´´´´´´´´´´´´´¢$ø¢¢$
    ´´´´´´$$ø¢¢$¢´´´´´´´´´´´´´ø$øoø$
    ´´´´´´$øø¢ø$´´´´´´´´´´´´´´ø$øoø$
    ´´´´´ø$øøø$ø´´´´´´´´´´´´´´ø$ø¢$7
    ´´´´´$øøø$ø´´´´´´´´´´´´´´´7$ø¢$´
    ´´´´´$øø$o´´´´´´´´´´´´´´´´1$ø$$
    ´´´´$$ø$$´´´´´´´´´´´´´´´´´´$ø$$
    ´´´´$ø$o´´´´´´´´´´´´´´´´´´´$$ø
    ´´´$$¢$´´´´´´´´´´´´´´´´´´´7$$$
    ´´´$øø$o´´´´´´´´´´´´´´´´´´$ø$$
    ´´7$ø¢$$´´´´´´´´´´´´´´´´´$$ø$1
    ´´øøo$ø´´´´´´´´´´´´´´´´´o$oø$7
    ´$$$ø¢$´´´´´´´´´´´´´´´´¢$$ø$7
    ¢$$$$¢1´´´´´´´´´´´´´´´$$$$$$
    ´1´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´øo111

    QUE DISFRUTES DE UNA BELLA SEMANA ¡¡

    ResponderEliminar
  47. Esos recuerdos creo que jamás podrán olvidarse!
    Como te dicen en varios comentarios, inevitablemente volví atrás en el tiempo y a las "travesuras" que hacíamos los niños al descubrir sensaciones nuevas, que no dejaban de ser inocentes aunque en medio de una realidad inevitable.
    Gracias por el regalito que ya me llevé a mi blog.
    Un beso, Navegante.

    ResponderEliminar
  48. De principio a fin, felicidades por saber contar tan bien esa intimidad que nos transforma. Y felicidades por superar todas esas miradas, y haber seguido con el oficio de escribidor. Siempre hay alguna Analía que sabe apreciar la ternura y la belleza.
    Un placer leerte.

    ResponderEliminar
  49. - Hola Navegante, me encantan tus relatos, son tan frescos, es como si escribieras un diario de tu vida pero a medida que aparecen los recuerdos. Sos muy dulce. Bsos. Ade

    ResponderEliminar
  50. Muy bello relato Navegante, tiene la mezcla de sensaciones, inocencia y ternura de la adolescencia, con el fondo de la lluvia y Adamo, un viaje total al ayer. Gracias por el regalo, un beso.

    ResponderEliminar
  51. RAYUELA:
    Asi que vivencias similares desde tu lugar de mujer... ¿habrás sido del barrio? Y la melancolía si bien duele, significa que se ha vivido algo bueno, besos.
    ---------------
    ESTRELLA:
    Gracias por la bella figura de mujer, que estes bien, beso.
    ---------------
    PATRULICH:
    Que lindo verte por aquí ¿como va?. Parece que hay muchas coincidencias en los recuerdos, bienvenidos. Besito.

    ResponderEliminar
  52. MEDIA LUNA:
    Que sorpresa vos por acá, gracias por las palabras, besos.
    ----------------
    ADE:
    Gracias por este otro lado tuyo, tus comentarios siempre son muy buenos, pero esta vez ademas ofreciste tu cariño, mil besos...
    ----------------
    LAU:
    Gracias por la imagen tan armónica que me dejas de lo que leiste, me gusta que se compenetren asi.
    Besos.

    ResponderEliminar
  53. Hola Navegante, muchas gracias por el regalo, ya està en el blog para disfrutar de èl.

    Besos y saludos desde Mèxico!

    ResponderEliminar
  54. ¡Hola, majo! Me paso a saludarte y a agradecerte la visita. Ahora apenas tengo tiempo, por lo que más tarde regreso, recojo el premio y te leo, encanto. Un abrazo

    ResponderEliminar
  55. wooo me encantaaaa!!! muchisimas gracias por pasarte por la reina de la noche! me encanta este blog, es genial!
    un beso enorme
    Angi

    ResponderEliminar
  56. BETSABE:
    un gusto... saluditos.
    -------------------------
    MELIBEA:
    Hacé tus cosas sin apuro, a ver si rompes algo, volvé con tiempo, besos.
    -------------------------
    AleyAngi:
    Gracias, saludos.

    ResponderEliminar
  57. Buen relato, de los avatares de la juventud, ¡divino tesoro! sin duda todos la añoramos.

    Un placer visitar tu blog


    Saludo

    ResponderEliminar
  58. tremenda, como todas tus historias. capté inmediatamente tu barrio, tu niñez. cuentas tan bonito el adiós a la infancia y el recibimiento a la adolescencia. muy bueno el relato y las imágenes. es verdad lo que dices que a esa edad los padres nos permitían estar solos y sin mucho cuidado la mayor parte del tiempo. ahora con tantos inventos ya no se puede...
    muchos besos, agradecida siempre de leerte

    ResponderEliminar
  59. Tal vez no traspasaste el umbral sexual con ella Navegante, pero el amor lo hicieron muchas veces, a traves de su olor, sus caricias, sus besos... Se entregaron a un lindo y tierno amor...
    Que belleza de escrito, lo detallas todo de manera tan exacta que se me hizo muy fácil imaginarme ese escenario...
    Aqui dejo mis suspiros y unos que otros besos atigradisimos para tí Navegante!!!

    ResponderEliminar
  60. CHARO:
    el placer es mío al verte por aquí, besito.
    -----------------------
    GRETTEL:
    tardó en llegar tu comentario, y lo esperaba, que lindo recibirlo, tan pintoresco y compenetrado con lo que busco transmitir, besos agradecidos.
    -----------------------
    TIGRITA:
    ya no se como agradecerte tus elogios, que cálida sos. Mil gracias, mil besos.

    ResponderEliminar
  61. Un relato conmovedor que al final me ha llevado a los recuerdos propios de mi infancia y de os hombres con los que aprendí y los que de mi aprendieron, en este momento tengo una sonrisa pícara de alguien que conoce un secreto, un secreto que le acompaña el alma...

    Todo un placer pasar por tu blog!!

    ResponderEliminar
  62. LILYTH, enigmático el final de tu comentario... gracias por pasar por aquí, saluditos.

    ResponderEliminar
  63. Gracias por pasar a visitarme, voy a volar por aqui.. a saborear tus letras y suspirar las historias...
    gracias nuevamente, nos leemos!! cariños

    ResponderEliminar
  64. hola navegante excelente historia amigo...me iniciste recordar muchas cosas...
    besote enorme y linda semana.
    mariposa

    ResponderEliminar
  65. Navegante!! Vengo a dejarte un beso por haber recorrido todo mi blog y dejando comentarios!! no todo el mundo lo hace (más bien nadie).
    Me alegra muchisimo que te guste lo que escribo y de que te produzca cierta adicción, qué más puede pedir un poeta aficionado??. Muchisimas gracias por estar ahí!!
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  66. CYNTHIA:
    Gracias por tu visita, besos.
    -------------------
    MARIPOSA SOÑADORA:
    Espero que esos recuerdos hayan sido agradables, saludos.
    -------------------
    PILAR:
    Somos todos aficionados, pero igual agradezco tu gesto de pasar por aquí, sos siempre muy bienvenida.
    Besos muchos.

    ResponderEliminar
  67. Navegante, cuando gustes date una vueltita por una de mis casas a buscar un premio para vos. Besos!

    ResponderEliminar
  68. Lo mejor de todo, es la sensación de que todo lo que ha pasado, de una manera u otra, ha sido maravilloso.
    El camino recorrido ha dejado las huellas, algunas profundas y dolorosas, pero tambien han servido para ser como somos y otras simplemente nos hacen esbozar una sonrisa.
    Me gusta lo que escribes y el sentimiento que expresas, se nota ese punto de madurez, ese que hace que los detalles pequeños sean los que realmente importan.
    Un besin.

    ResponderEliminar
  69. LAU, miles de gracias. chuick.
    ---------------
    ENCANTADORA DE DEMONIOS, bienvenida. Y muchas gracias por tu visión, por fijarte por donde pasan los detalles a los que le doy importancia.
    Besos.

    ResponderEliminar
  70. MILLONES DE GRACIAS POR EL PREMIO NAVEGANTE!! ES EL PRIMERO QUE TENGO!! QUE ILUSIÓN!!
    Un beso enorme!! ahora mismito lo pongo en mi blog

    ResponderEliminar
  71. Hola mi amante amigo ;)

    De casualidad escuchaba "Muchacha ojos de papel" y recordé uno de tus posts, uno de los que más me ha gustado, sin duda...

    Y decidí visitarte con todo el tiempo que, por fin! tenía para leerte ;)

    Me ha enternecido la forma en que describes tus primeros descubrimientos y en algo tienes razón: antes la inocencia (y la ignorancia respecto a estos temas) duraba más tiempo... Yo diría que casi toda la pubertad ;)

    Lo que no me explico es cómo una chica de veinte se fija en un "pibe" de catorce jeje..
    Pero en tu caso, por lo que veo, fue para enseñarte muchas cosas y permitir que un día leyéramos esa maravilla de relato, acerca de la lluvia y sus besos... La fase final me hizo suspirar ;)...

    Me ha encantado leerte hoy...

    besos ;)

    (y mil gracias por tus amables palabras en mi blog...)

    ResponderEliminar
  72. NAVEGANTE,TE FELICITO POR TU BIEN MERECIDO PREMIO Y ESPERO QUE VENGAN MUCHOS MAS COMO ESE.
    ¡¡FELICIDADES!!
    UN BESO.
    Mª JOSE(SHEREZADE)

    ResponderEliminar
  73. me encantó ver la foto de cerca, muy lindo el detalle del caballo, no me había dado cuenta.
    estoy de acuerdo con tu posición acerca de los premios y de las entradas antiguas.
    un beso

    ResponderEliminar
  74. GRETTEL, Me gusta coincidir con vos. Y si, los premios deben ser eso, algo más específico hacia quien lo reciba, con un argumento que lo justifique. Y claro, hay que leer las entradas antiguas también.
    Besos.
    ---------------
    MARIA JOSE, gracias y besos.
    ---------------
    ISIS, ya extrañaba tu presencia, y respecto de la diferencia de edad... bueno... algo me habrá visto ¿no?, aunque nunca supe qué.
    Besito.

    ResponderEliminar
  75. Con respecto a tu último post: A mí siempre me ha cautivado esa foto tuya, no solo por la atracción que siento hacia las canas (je je...) sino porque has sabido representar perfectamente bien eso de "el caballo alado de tus pensamientos". Y la forma en que se ven los ojos logra darte un aire misterioso, como el de un hombre que mira la profundidad de los ojos que ha amado en su pasado ;)

    Claro que, al comienzo, siempre pensé que el caballo era tu blanca cabellera al viento ;) Un minucioso análisis posterior me demostró que eran tus pensamientos, volando en pos de recuerdos para transformarlos en las maravillosas historias con las que nos cautivas y muestras tu amante corazón.

    Bueno... Nos leemos, mi querido navegante del alma...

    Por cierto que ese nombre también me encanta... Pero no lo expliques ;) Deja su interpretación a la prodigiosa imaginación de las mujeres que te leemos jeje.. Y sigue surcando cada vez nuevos horizontes en ese unvierso de tu alma, lleno de mundos conquistados y por descubrir...

    Y otra cosita: eso de escribir y saber que ese "alguien" leerá lo que ha inspirado, crea una mágica cercanía y una estrecha complicidad... Así se vence la ilusión del tiempo y el espacio y nos acercamos, nuevamente, a esos besos, esos encuentros, esos instantes que siguen ocurriendo en la memoria de la piel. Eso me gusta, me gusta mucho ;)

    Un beso..

    ResponderEliminar
  76. ISIS, faaaaaa, que comentario, ojalá sigan viniendo asi de completito todo lo que me digas.
    Muchas veces me dijeron que era un hombre enigmático, pero el problema es que desde el misterio no toco a nadie, jajaj.
    Si, si, todo eso, volar en pos de recuerdos, cautivar desde un amante corazón, que bien me describis ¿porque vivis tan lejos?.
    Y mi nombre que te encanta, claro, lleno de mundos conquistados, no digo nada sobre eso, decilo vos asi el encantado soy yo.
    No se si esos "alguien" me leerán, yo solo cuido de que terceros en común no se enteren de quien estoy hablando.
    Me gustó mucho todo tu comentario.
    Besos agradecidos.

    ResponderEliminar
  77. Hola Navegante! Paso simplemente a dejar un saludo. Es un modo de decir presente, aunque no lo esté tanto...
    Con los nuevos horarios que me trajo el comienzo de clases tengo menos tiempo para la pc, sobre todo para este blog, cuyos largos y sensibles relatos no pueden ni deben ser leídos a las corridas como algún otro tipo de post...
    Me estoy debiendo, creo, tus dos últimos relatos, y te debo entonces un par de comentarios.
    Paso apenas pueda a deleitarme.
    Un beso grande!

    ResponderEliminar
  78. JULI, que gusto verte nuevamente por aqui, todo bien, tomáte tu tiempo, confío en que a su momento, me leeras otra vez.
    Beso.

    ResponderEliminar
  79. Creo que en eso de los premios tienes toda la razón, aunque a todos nos guste esccribir.. un premio debe significar mucho tnto parsa el que lo da como para quien lo recibé y no solo trasferirse por que si...

    Un unicornio.... te idenficas con él?? Con el magnifico caballo alado con un cuerno que es más bien su tercer ojo... su potencia.. con el que cura u obra maravillas..

    Curiso.. que un hombre se identifique con él.. Me gusta que tu lo hagas..

    Saludos

    ResponderEliminar
  80. ZULLY, lamentablemente debo corregirte en lo del caballo, tal vez esté equivocado, pero creo que la imaginación popular ha mezclado a Pegaso (el caballo alado) con el Unicornio, pero en realidad son dos cosas diferentes. El Caballo Alado no lleva cuerno, y el Unicornio no tiene alas.
    Yo me identifico más con Pegaso. Tal vez exista esa otra figura mixta, no lo discuto porque no lo se, pero en mi caso me gusta Pegaso.
    Gracias por visitarme

    ResponderEliminar
  81. ¿de terceros en común???

    jaja...

    Me ha encantado leer eso...

    Si lo sabré yo...

    Y bueno... ¿has oído (y si no te la recomiendo) una bella, bella canción de Facundo Cabral que se llama "soy lo que soy"? Es como dice uno de sus versos: "Aunque pase todo el mundo entre nosotros, vos sabes que canto solo para ti"...

    Es eso ¿no?... Los terceros ni se lo imaginan... Aunque como alguien (mi alguien) alguna vez me dijo: "lo sabe el universo... qué más da si alguien más se entera".

    No te preocupes por la distancia, mi querido amigo... Que las letras nos acercan a ese lugar de nosotros que ni estando frente a frente se vería de forma tan transparente ;)

    Eso del misterio también me ha hecho un poco de gracia... Creo que te comprendo porque resulta que también nací con la prerrogativa de la sensualidad ;) Y bueno... todo tiene su magia...

    besos!!

    ResponderEliminar
  82. Soy sensible y muy apasionada con la vida en general y tus palabras me llenan de sensaciones agradables,tienes un blog fantástico, creo que me quedare a vivir aquí.
    Muchos besos,hasta muy pronto.

    ResponderEliminar
  83. GENI, tus palabras son muy cálidas, quedate todo lo que quieras, hay café, música y bombones, ponete cómoda.
    Besos.

    ResponderEliminar
  84. Bellísima historia, y como siempre muy bien narrada. Sobre todo el momento en que se despierta ese nuevo mundo de sensaciones que trae la pubertad.
    Pero hoy en lugar de quedarme con la historia de amor, elijo quedarme con el primer parrafo, me dejaste con ganas de leer más. Sin dudas, tenés una sensibilidad especial para escribir frases que resulten evocadoras para el alma...
    Allí, donde todos los misterios se hacían visibles a quien trepara las moreras... Maravillosa!!

    Un beso grande.
    (te debo respuesta al mail. Mil disculpas por la demora, ando corta de tiempo)

    ResponderEliminar
  85. Juli, no sabes cuanto te agradezco este comentario. Cuando escribo no me doy cuenta de la dimensión evocativa de ciertas cosas que digo. Y son ustedes quienes, al recordarmelas, me hacen tomar conciencia de lo que dije. Y no me importa si tienen valor literario o no; la cuestión es que recién cuando veo alguna frase destacada por ustedes, me emociono. Yo recuerdo esas tardes subido a las moreras, y sé que supe de misterios que hoy quiero resolver... y ya no puedo.
    Beso agradecido.

    ResponderEliminar
  86. Navegrante del alma: Que bueno haberte encontrado. Cuantos recuerdos te ha dejado esta vida y que lindo imaginarlos al leerte. Te felicito y te invito a visitar mis nuevos blogs:
    http://www.recuerdodevenus.blogspot.com/ http://www.loscuentosdevenus.blogspot.com/
    Besos, María.

    ResponderEliminar
  87. Venus:
    El encuentro es mutuo, gracias por tus palabras y pronto estaré por tu sitio, besos.

    ResponderEliminar
  88. ..."aprendí que existen tres olores producidos por la piel: el propio, el ajeno y la mezcla de ambos"...
    Me quedo con esta frase.

    Roch was here. Cuenteme que le interesa que le etiquete, mire que las hay. De hecho "Historia de un hechizo" es una etiqueta. MMM ordenar, ordenarme, que dificil ;) pero ud oriénteme por donde empiezo. Siempre estará la opción de empezar por el principio, ja.

    ResponderEliminar
  89. Navegante : si pudiéramos describir el beso y su encanto como tú lo haces en los últimos renglones, creo que ese beso nos duraría siempre,llevándonos el recuerdo, quizá exactamente te diría para reproducirlo en nuestra imaginación de forma aun más palpitante que el que dimos y recibimos aquel día.....no he visto nada igual...en absoluto!!!!!

    Y ese olor salvaje percibido científicamnte por las fosas nasales pero en realidad .....GENIAL!!!
    Me parece fascinante porque yo no sé elegir esa
    poesía que utilizas TÚ de esa forma tan precisa y casi de orfebre para describir tus experiencias
    infantiles y de adolescente...
    Es precioso ...no sólo se lee.. se percibe.

    ResponderEliminar
  90. Me salgo corriendo...perdona...Besos...muchos!

    ResponderEliminar
  91. Rochitas:
    Gracias por mencionar la frase que en algún momento estuve a punto de sacar, pero la dejé.
    Besos.
    --------------
    Antoniatenea:
    Es muuuuuucho lo que me decís ¿que contesto?.
    Solo se me ocurre dejarte un beso por cada elogio...

    ResponderEliminar
  92. Tremendo relato, además de recuerdos. Si tuviera la sutileza tuya, tuviese mil historias que contar.
    Un saludo, que estés bien.

    ResponderEliminar
  93. Jose Joel:
    Amigo, confieso que tu visita me hizo releer este relato, cosa que no hacia desde muchos meses atrás. Y debo agradecértelo, porque de forma enigmática, su relectura, me ha hecho recuperar un poco lo de mi mismo. Hay mucho allí de mi, demasiado.
    Ha sido un gran evento el que llegaras hasta mi sitio. Bienvenido.
    Y un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  94. Tras navegar por muchos mares he llegado hasta tu barca y me quedo a pasar la noche, será en silencio no te molestaré, solo quiero estar aquí.
    Sin un sitio donde invitarte y con alguna tristeza me iré al amanecer y tu ni siquiera habrás notado que estuve, o sí?

    Alguien que anda por ahí.

    ResponderEliminar
  95. Anonima (eso supongo cambiando "o" por "a")
    Sabrás que una de las virtudes de la mujer es la intuición, la de darse cuenta de las cosas aun cuando no se ven. Y supongo también sabrás que los hombres manejamos muy mal esa virtud que ustedes poseen.
    Soy hombre y no puedo ver con claridad quien sos, pero me gustaría, ya que tu comentario me dejó tu enigmática tristeza, me he quedado melancólico también yo, no soy tan importante como para que se atraviesen mares por mi.
    Y aquí estoy.

    ResponderEliminar
  96. He cruzado mares sin saber que te encontraría, pues nada buscaba sólo el azar ha sido el que me trajo hasta tu barca.

    Noche de tormenta me mantiene aún aquí, me siento protegida , abrigada por esa otra piel.
    Cuando cese la lluvia me tendré que marchar , me llevaré el recuerdo de las horas pasadas y de la voluptuosidad anhelada y él supondrá que todo fue un sueño. Un sueño con "a".

    Alguien que anda por ahí.

    ResponderEliminar
  97. Anónima, que los recuerdos te abriguen siempre, y que los sueños -tuyos y míos- se mantengan ardientes sin cesar.

    El que navega por aquí.

    ResponderEliminar
  98. Navegante " Los labios de la lluvia "

    Es un deleite leerte, te dije eres atrapante y cristalinas tus historias, cada detallecito, es como si te observara amando a tus chicas y esa poca timidez de niño...entre amor y sexo, sin experiencia...que lindo como lo has disfrutado.
    Gracias por compartir tus mas dulces momentos.

    un Beso

    ResponderEliminar
  99. Doris, el que agradece soy yo, por tu disposición a leer y por toda tu simpatía y pasión al comentar.
    Es un gusto tenerte leyendo mis cosas, de verdad, me encanta.
    Un beso para vos, volvé siempre.

    ResponderEliminar
  100. Me parece un relato delicado de unas memorias sensibles, inocentes pero llenas de sensualidad. Muchas veces no hace falta ser demasiado explícito,para dejar al lector con la sensación de calor..
    Me ha gustado mucho a pesar de su extención ( como tu comentaste en mi blog! :) )...un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lunaroja, es un relato, de ahi su extension, como un cuento de libro, por lo cual te agradezco tu interes por leerlo.
      Abrazo para vos.

      Eliminar
  101. La mezcla de olores que lo es de sensaciones y sentimientos.. Algunos encontrados. Otros... Buscaos de antemano. Y a veces esos son los que no se dan. Lo mejor es simpre lo que nace sin más de la espontaneidad... Como esos encuentros casuales, como conocer y descubrir...

    Un abrazo de luz ✴

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Athenea, siempre interesante lo tuyo, gracias, abrazo.

      Eliminar
  102. Extraordinario relato, los recuerdos siempre habitan y abrigan el corazón. Felicidades por tu exquisita sensibilidad.
    Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cristina, cuanto elogio, gracias, abrazo para vos.

      Eliminar
  103. Recuerdos narrados con belleza literaria ofreciendo a los sentidos sensaciones multicolores!!
    Besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bettiana, gracias por tu visita, bienvenida.
      Besos muchos.

      Eliminar
  104. Has contado estas cosas de una manera muy bonita, llenas de poesía, de ternura y de sensualidad.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  105. El despertar a tu sexualidad es un camino que comienza con el ser humano, desde su nacimiento, la curiosidad y la necesidad por descubrir se acentúa en el inicio de la adolescencia, con la plena actividad hormonal en su desarrollo…, pero que voy a contarte, que no sepas, jajajajaja… en realidad solo quería matizar aquí lo terrible que es, que un niño no tenga las respuestas adecuadas sobre sexualidad, para encausar adecuadamente ese camino en su vida, ese error puede llevarle a cometer errores que le marquen para siempre… convertir en tabú uno de los regalos más hermosos que se le ha dado a ser humano, y por algunos hipócritas, algo feo, sucio, ha sido, e incluso sigue siendo ese inventado pecado, con el que han martirizado a muchos seres humanos… en fin hay cosas que aún me sacan de mis casillas, quizá porque fui educada en la vieja escuela, y esas cosas intentaron que fueran una segunda piel, disidiendo mi conducta, y de ahí un buen día descubres, que tienes que aprender a ser libre, respirar ese aire limpio que permite mover tu cuerpo para que seas tú misma, en la amplitud de todo lo que tu ser necesita, porque de lo contrario eres algo inacabado… Me ha gustado mucho leerte aquí, me ha retrotraído a una parte de mi misma, que llevaba mucho tiempo de no pensar en ella, quizá por pensar que a mi edad, está ya superada, y quizá en sexualidad seamos siempre un poco inmaduros, jajajaja, algunos más…

    Esta parte lirica del final del texto, ha deleitado mi alma poeta, “Gracias”…
    Y tus libélulas me han recordado uno de mis relatos… quizá te guste, tiene algunos años, y sus carencias.. Besos
    http://amailzar.blogspot.com.es/2009/04/la-hermosa-bailarina.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antoñi, no sabría yo decir si es mejor que haya castración o libertad absoluta para lo sexual. Si me dicen que algo es pecaminoso, puede que resulte divertido romper con ese prejuicio. En cambio la libertad absoluta lleva al goce libre, si, pero tal vez también a un desinterés temprano. No lo se, solo puedo decir que, sin yo haber cometido maldades, ciertas transgresiones de época me resultaron toda una aventura.
      Luego paso por ese relato tuyo.
      Un beso y gracias por venir.

      Eliminar
  106. Madre mía Navegante, es un auténtico placer navegar por tus palabras y vivencias. Qué hermosura esos recuerdos de la niñez y esa curiosidad de lo que comienza y se desconoce... ainsss, esas burlas sobre tu carta, que pena. Pero supongo que eso forja el carácter y te ayudó a ser quien eres al igual que todo lo demás. Esos labios de lluvia... de veras Navegante, describes como nadie las emociones. Y ese final... cuánta hermosura. Eres sin lugar a dudas un excelente poeta.
    Muchos besos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margarita, buena interpretación la tuya y solo puedo agradecer tus palabras, realmente.
      Besos para vos.

      Eliminar
  107. Navegante...cuanta belleza, me encanta como escribes!
    Cuando volveremos a leer textos nuevos?
    Realmente se te echa de menos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga, el día que volviste a comentar lo hiciste sobre un texto nuevo ¿No lo notaste?
      Gracias por tenerme en cuenta.

      Eliminar
  108. "haciendo que esa sequedad produjera un “triki cliki” apenas audible, hechiceramente sonoro. A veces pienso que mi gusto por la música tuvo allí su origen."..."Por intuición -y no por recuerdo- sé que en esas noches aprendí que existen tres olores producidos por la piel: el propio, el ajeno y la mezcla de ambos. Amaba olernos luego de esas largas sesiones apasionada"
    Me quedo con estos dos fragmentos, en sí mismos deliciosos y de una delicada y franca escritura. Felicitaciones Navegante.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Taty por ser detallista y por pasar y leer.
      Abrazo para vos.

      Eliminar
  109. Hay Navegante que maravilloso escrito, desdela inocencia de Sandrita a la pícara inocencia de Analía todo el texto es un joya donde el comienzo, el primer escalón al amor comenzaba.

    maiarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy grato tu comentario María Rosa ¡Gracias!

      Eliminar