Este sitio contiene una serie de relatos sin orden. No es de actualidad y por eso lo anterior es tan válido como lo último. En la columna de la derecha, en la sección "Para leer" están los enlaces a cada texto. Espero les gusten, gracias.

Todos los derechos reservados.
Obras protegidas por copyright.

e-mail:
navegantedelalma@gmail.com

En un temblor de voz

De Mimí conservo un recuerdo grato y leve.
Ocurrió a principio de los 80s cuando tenía un kiosco de golosinas y artículos varios; comercio con dos accesos de atención, uno con la tradicional bandeja hacia el exterior por la que la gente habitualmente pedía lo de atención rápida -golosinas, cigarrillos- y la otra, una puerta por la que se accedía al interior a mirar regalos y posters.
En esos tiempos era común que la gente regalara muñequitos con frases amorosas, pequeños posters con poesías, obsequios que se obtenían con pocas monedas por lo cual tenía mucha gente de paso y lo atendía hasta altas horas de la noche. Yo rondaba los veinticinco años.
Un día una señora vecina, simpática y locuaz, entró al comercio y sin vueltas me dijo:
-Joven, conozco una chica que gusta de usted.
-Digame de quien se trata -respondí entusiasmado-, ¿es cliente mía?
-Pasó pocas veces por aquí, me contó que la otra noche no podía sacar una moneda del bolsillo trasero de su pantalón y que los dos se rieron por eso, tal vez ese detalle le haga recordar.
Se expresaba con gentil complicidad, me estaba ofreciendo una golosina, lo sabía y lo disfrutaba. Le dí mi teléfono y le pedí que la convenza de que me llame, cosa que hizo a los pocos días.
-Soy Mimí... -me dijo en un temblor de voz cálida, avergonzada.

Al día siguiente vino, lloviznaba, bajó de un taxi tapándose la cara con el paraguas, cruzó la vereda y al llegar a mi lado reveló en estallido un sol desde su rostro. Tenía un perfume fuerte sobre la piel y un cascabel de sonrisa entre los labios; pelo húmedo casi rubio, ropa ajustada como envoltorio de golosina, esplendor de treintañera. Era simple y extraña al mismo tiempo, sensual pero tímida, como si hubiera guardado durante muchos años en un cajón a la mujer que ahora ofrecía. Fuimos a un café, la charla era grata, diría que mutuamente afectiva y con dulzura, su sonrisa y mirar eran cálidos, tiernos, y creo que respondía yo de igual manera. Sin embargo presentía en ella una mezcla de deseo y fuga; notaba por su mirada que le atraía, pero al mismo tiempo un contenido impulso por alejarse.
Pasó algo de tiempo, no tenía la suficiente motivación para llamarla. Pero ella lo hizo.
-¿Qué pasa? -me dijo siempre agradable y temblorosa-, ¿no tenés interés de volver a verme?
Le confesé que no comprendía muy bien que esperaba de mí. Me dijo que no me preocupe, que yo le gustaba y que pasaría por el comercio.

A los pocos días volvió, era noche de estío y el viento disimulaba una tenue agresividad de pronta tormenta. Por entonces estaba de moda una canción del tano Fred Bongusto y al ver a Mimí cruzar la puerta de entrada la miré de arriba abajo susurrándole: Que bella idea, como el título de la canción que tenía en un viejo cassette ya perdido.
No tardé en abordarla, estaba a punto, si prolongaba más lo inminente se me derretiría como chocolate de enero. Desnudarla fue sacarle el papel a un caramelo, torpemente masculino intuía que algo de nuevo había allí para ella.
Todo venía bien, lo sensual crecía junto a la tormenta que afuera arrollaba en lluvia al asfalto. Comencé a deslizarme dentro suyo con la mayor sutileza posible, sentía que debía ser prudente, pero, a medio camino, ella me expulsó con un grito de no. Minutos después estábamos sentados sobre la manta que hacía de cama en un rincón oculto.
-Disculpáme, no sé porque nunca puedo, creí que esta vez sería distinto, con vos estaba decidida, me gustás mucho -me dijo derramando algunas lágrimas.
No sentí la ternura necesaria como para comprenderla y ser paciente, no estaba en buen momento para eso, yo venía de una relación complicada. La invité a vestirse, salimos desde lo oscuro hacia la ciudad inundada y con un taxi la dejé en la puerta de su casa.

Volvió una tarde por tercera y última vez, no llovía. La noté más sensual que nunca, casi salvaje, dispuesta a reconquistarme. Pero era muy tarde, la manera en que me había empujado esa noche me dejó una marca incómoda, además había retomado mi antigua relación amorosa. Se dio una conversación melancólica, con forzadas sonrisas y un declinar permanente y suave en su ánimo, con dolencias por venir y una brisa que se alejaba para siempre luego de posarse clandestinamente en la piel.
Le dije con crudeza que ya no tenía interés, que estaba en pareja. En corto tiempo había desarrollado cariño hacia ella, un amor mínimo con sabor a golosina, me costó hablarle así. La miré como algo insondable, con una pizca de nostalgia por lo no vivido y mucho del arrebato que ya no sería.
Sonrió lánguidamente y ya no volvimos a vernos.

El viejo cassette quedó perdido al doblar alguna esquina de la vida,
pero la canción se consigue fácilmente en internet.

62 comentarios:

  1. Estimado Amigo Navegante,

    Como siempre la narración es sublime. Pero presiento por el texto que ahora que lo recuerda, el vacío de lo que dijeran un conacional mío "Lo que un día fue, no será", aún merma la felicidad en el recuerdo. Lo comprendo bien. Así como a usted le ocurrió la situación en donde a una mujer le fue imposible entregarse a un solo y único momento, negando la oportunidad de un talvez para más tarde, me sucedió que a un hombre le fue imposible entregarse, en varios intentos. Abrinos hacia alguien, sea física o espiritualmente, es un tema complicado cuando tenemos miedo de lo que existe en nuestro interior. Tememos lo que el otro puede encontrar en nuestro cuerpo, mente y corazón. Si tan solo pudiéramos conocernos mejor, amarnos a nosotros mismos, habría menos momentos inconclusos y mucho, mucho más amor. Cx

    ResponderEliminar
  2. Carla:
    Su análisis es profundo y comprometido, además confía cosas que yo personalmente le agradezco mucho.
    Estoy de acuerdo con lo que dice, me pone muy contento el compromiso de quienes leen lo que uno publica, comentando y metiéndose en los detalles más humanos y vivenciales.
    Le mando un beso agradecido.

    ResponderEliminar
  3. Comparto Navegante el comentario de Carla, que cierto es que las "sombras interiores" pueden llegar a paralizar el vuelo.

    Es curioso que pasado los años, las historias del pasado, se conviertan en presente y de alguna manera en nuestros rincones más recónditos las tenemos guardadas como maravillosos tesoros. Mirámos atrás y nos damos cuenta desde otra perspectiva que en definitiva esas historias personales nos hicieron crecer.
    Querido, las descripciones acompañadas de tus metáforas siempre me han fascinado, son maravillosas.

    Te mando con una gaviota un gran BESO ENVUELTO EN LUZ.

    ResponderEliminar
  4. Amigo mio, me gusto mucho el relato, tal ves pudo haber sido un romance muy bonito, como mujer uno se da cuenta cuando las cosas no van por un buen cause....tal ves ella necesitaba mas tiempo, mas amistad,...en fin...un recuerdo nostalgico para ti y para ella tambien con seguridad....

    ResponderEliminar
  5. Creo que si Mimí se cruzara en tu camino de nuevo,esta historia tendría otro final¿o no?chico duro.
    Un besito guapisimo.

    ResponderEliminar
  6. No me gusta la nostalgia de lo no vivido... Aunque debo admitir que tiene cierta poesía ;)

    Pues así es el paso de las personas por nuestra vida por muy fugaz que sea: deja un leve perfume en el aire y a veces solo el rastro de ese perfume.. pero siguiéndolo podemos encontrarnos con quienes fuimos alguna vez, con toda nuestra realidad de ese momento.. y eso siempre resulta agradable. Más que por recordar al otro, por recordarnos a nosotros y constatar qué tanto de aquella persona todavía vive.

    A veces esa persona ha desaparecido del todo y a veces hay una impronta que los años no han logrado borrar de nuestra mirada... Es interesante.. muy interesante dejarnos llevar por el rastro de ese perfume ;)

    Encantada de encontrarte esta noche querido amigo... ;)

    ResponderEliminar
  7. Rosa:
    Debo confesar que al finalizar cada historia se me produce un estado de conmocion que quedo muy afectado durante varios dias. Es que ocurre tal cual lo decis, se me presentan esas lejanas vivencias desde lo mas recondito de mi mismo con una sensacion de presente increible, yo mismo me sorprendo de como se me van presentando los detalles mas minimos de los eventos a medida que voy escribiendo.
    Llego la gaviota, va de vuelta con un beso de tango para vos.

    ResponderEliminar
  8. Janeth, quien sabe lo que podria haber sido... pero tal cual lo cuento alli yo estaba mentalmente con otra historia, fui honesto aun en la crudeza, habia yo vuelto a rearmar una pareja anterior, asi son las cosas a veces.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Geni, preciosa:
    ¿Porque duro? Yo fui honesto, simplemente habia rearmado la pareja anterior ¿o me estas invitando a que la proxima vez sea infiel?.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  10. Isis de la noche:
    Querida amiga, por fin alguna vez no estas del todo de acuerdo con lo escrito por mi.
    Es que de eso que hablas se trata: de poesia, porque al momento de escribir se mezclan los sentimientos y me guste o no la nostalgia por lo no vivido es algo que ocurre inevitablemente, en cada experiencia, en cada camino distinto que tomamos... ¿como habria sido mi vida si hubiera tomado el otro camino? Solo la poesia puede responder eso, y seguramente nos seguiran quedando dudas.
    Besos, muchos.

    ResponderEliminar
  11. Estos amores que no fueron, pero que nos dejan una vivencia tan fuerte, nunca se van del todo. Son las campanas que nos tañen cuando algo nos rememora esos momentos. Somos un cúmulo de historias que no fueron, pero que de -un modo u otro- han sido. Acaso, los mejores recuerdos nos lo brinda lo que no fue, y que podemos imaginar libremente sin el marco de la certeza.
    Un bello post. Sensible, íntegro, honesto.
    Un abrazo desde Ciudad de Buenos Aires

    ResponderEliminar
  12. !Ay mi niño¡ la fidelidad
    es una palabra hermosa
    pero un poco larga,con esto
    no quiero decir que sea
    apropiado ponerla en practica,
    que cada cual haga lo que le apetezca.
    Te manado un beso infiel

    ResponderEliminar
  13. Susana Inés, te agradezco especialmente lo de "honesto", porque podía yo haberlo disfrazado un poco y quedar bien con todos, pero escribi en esencia lo que paso con el agregado poético lógico, si no sería un plomazo.
    Un beso, me gustó tu comentario, intenso y sentido.
    Chuick

    ResponderEliminar
  14. Geni:
    ¡Dejaste mi corazón latiendo! ¿Serías infiel para agasajarme? Se cuidadosa con las palabras ya que sabés lo mucho que tu rostro me puede.
    Besitos varios.

    ResponderEliminar
  15. .

    El confesionario de mi querido Navegante del Alma se parece a la Nave de Jason. Como siempre muy buena tu historia, también los comentarios que han dejado todos.

    Abrazos para todos!!

    Ana Lucía

    .

    ResponderEliminar
  16. Cantaclaro:
    Me resulta fascinante la comparación con Argo, la nave. Pero no deja de contener enigma tu comentario, me gustaría saber mas detalladamente la relación que encontrás con la nave argonauta.
    Eso si, debo cuidarme mucho ya que Jason debió resistir enérgicamente el asedio de las sirenas.
    Tu sonrisa es de sirena, ¿deberé atarme al timón?.

    ResponderEliminar
  17. Me gusto venir y leer esta historia que mientras mis ojos bailaban al son de las pausas de cada renglón yo me arropaba para seguir leyendo y contagiarme de tal historia, de la cual el recuerdo permanecerá en el cofre de lo aprendido...

    Un besito Navegante Del Alma.

    ResponderEliminar
  18. Una historia preciosa,mi querido navegante.Al fin me hallaste después de una larga búsqueda y encantada que me encontraras.
    Un millón de besos.

    ResponderEliminar
  19. .

    Un "Navegante" como tu o Jasón, tienen su Argos. Tu nave es este blog, en el que embarcaste a las mujeres que te amaron, en las que buscaste y ellas también en ti, el Mágico Vellocino de Oro, o ¿no eso, el encuentro de dos? Cada uno a su manera busca el placer completo en esos momentos, cada uno y de acuerdo con su "Arte", idea, boceta, pincela, borra, retoca, y finalmente firma, pues considera el proyecto finiquitado. Esa experiencia, sea viaje que implique una sola vuelta o varias y hasta se prolongue por años, es hazaña que queda tatuada por siempre en todos los sentidos, y digo sentidos, los de sensaciones que siempre te van a dar la posibilidad con base en la memoria, de que un aroma, la texturas de las cosas, un tono de luz o de sombras, una melodía o un susurro, te recuerden cada borde de lo que ambos dibujaron y puedan plasmarlos personas como tu, con el don de la escritura. Ahora, y muy aparte de lo que he dicho antes, para responderte, la segunda parte, de sirenas y "sirenos" todos tenemos un poco y necesidad de timón en el cual amarrar deliciosos recuerdos.

    Señor Navegante, son adorables tus escritos, no vuelvas a desaparecer.

    Besos,

    Ana Lucía

    .

    ResponderEliminar
  20. Hay algo nostálgico y bello en lo que pudo ser y no fue...
    Un relato muy bien escrito, real con una nota de ternura.Me gusta.

    ResponderEliminar
  21. Yo no le llamaría amor. Yo creo que hay situaciones que se nos da en un momento determinado y no concretar una situación, no significa no haberla disfrutado, porque quizás era solo eso que tenían para darse, una sonrisa en días de lluvia para ambos.

    Me alegra leerte.
    Mi querido Amigo Navegante.

    ResponderEliminar
  22. Hola, amigo. Tantísimo tiempo. Me trajiste recuerdos de laaargas horas.
    Bueno, como ya me conocés bien, yo siempre ando a contramano del común denominador, jeje.
    Primero, no creo que haya sido un amor y segundo, por la misma razón, vos volivste con tu anterior pareja. Tal vez hubiera sido más honesto de parte suya decirte la verdad, que le gustabas pero que ella tenía algún conflicto sexual y quería probar si funcionaba. Yo soy medio bestia pero hubiera sido mejor así.
    Es un placer volver a leerte después de tanto tiempo. Te dejo un beso así de grande.

    ResponderEliminar
  23. Buenas noches Caballo Alado:
    Pues estoy con Geni, creo que una primera vez no es concluyente de nada..esa chica necesitaba tu ternura y tú no estabas en el lugar ni en el momento oportuno para dársela y no es que te tache de duro pero hombre y mujer precisan de una seducciónprevia y un estado de sensación de acogimiento u envoltura emotiva y sensual por parte del otro para que todo se desarrolle de forma natural y con éxito. Yo creo que esa primera vez donde uno se expone y se somete, aunque sea inconscientemente, a examen y aprobación del otro, es un momento muy crítico donde debe haber algo más que la decisión de desenvolver un papel de golosina.Faltó lo que faltó y salió como salió ...pero no te estoy considerando duro ni machista´. No siempre te iba a salir como te sale siempre, o sea fantásticamente .
    Un beso ..o muchos!!

    ResponderEliminar
  24. Hola amigo, soy una seguidora de tu Blog, que me gusta su contenido y por eso mismo tengo el honor de concederte un premio. Pásate por mi Blog a recoger tu galardón. Un beso.

    ResponderEliminar
  25. Paloma:
    Caramba, esto tuyo es una respuesta verdaderamente poética, la encuentro coherentemente bella con muchas de las cosas que digo.
    Besito agradecido.

    ----------------

    Morgana:
    Claro que es bello el encuentro, solo que deberé ser cuidadoso hasta conocer los verdaderos poderes tuyos ¿son semejantes a los de la Morgana de leyenda?
    Besos

    ResponderEliminar
  26. Ana Lucía:
    Sin dudas que resulta más que válido pedirte amplies el concepto, porque enriquece mucho todo, sin dudas.
    Respecto de lo segundo... Sirenas y sirenos (creo que se llaman Tritones) tienen funciones diferentes, si ambos están atados solo procede la inmovilidad.
    Besito.

    ---------------

    Gla:
    Me puso muy feliz tu pequeño comentario, agradezco compartas conmigo la sensación de belleza por ese estado que muchos buscan obviar u olvidar.
    Beso para vos.

    ---------------------

    Cecy:
    Yo creo que si el interés mutuo no es exactamente lo sexual (o al menos en un comienzo) entonces hay amor. No creo que la extensión de una relación determine si hay amor o no.
    Pero no tenemos porque sentirlo de la misma manera, tal vez fuera muy exagerado de mi parte decir que aun en un acto frenético de 10 minutos y nunca mas... también hay amor, porque el amor es algo muy complejo de definir.
    Besito, gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  27. Steki:
    Bueno bueno, parece que esta cuestio del amor o no ha sensibilizado el alma de varias damas de por aqui.
    No creo que el amor sea algo tan facil de percibir, este fue un amor, pero mínimo, como indica el título. No se ha inventado aun un aparato para medirlo. Por algo la recuerdo y le dedico con el mayor afecto posible un espacio, es mas, la recuerdo con afecto ¿o no es el afecto parte del amor?.
    Besito, gracias por recordarme.

    ResponderEliminar
  28. Antoniatenea:
    Caramba, este tema ha sido intenso parece, noto en vos un poco de reclamo hacia mi persona. A ver...
    En primer lugar, no creo que haya obligaciones, nunca: puede alguien sentir el deseo de sacarle el papel a una golosina y eso será todo y no puede cuestionarse porque es lo que sintió. De todas maneras si de algo sirve, digo que le tuve (y le tengo aun en el recuerdo) mucho afecto a Mimí.
    Y segundo considero que si, que me salió fantásticamente en mi sentir, porque lo disfruto, porque disfruto de su recuerdo, y porque las cosas son como son tengan el tamaño que tengan. Esto fue chiquitito, pero existió. ¿cuan grande debe ser un bombón para degustarlo?.
    Besito (para que lo degustes, asi de chiquito)

    ResponderEliminar
  29. Monserrat:
    Gracias, todo un honor, de verdad lo digo, soy medio tímido para estas cosas, a veces no se como agradecer
    Pronto lo pondre en mi rinconcito junto con otros un poco atrasados en su publicacion.
    Besos agradecidos.

    ResponderEliminar
  30. Ey, ey, ey... que yo no te reclamé nada! Jaja. Justamente por eso es que siempre te digo que yo voy a contramano del resto.
    Claro que el afecto es parte del amor! Totalmente de acuerdo.
    Más besos.

    ResponderEliminar
  31. Steki, tal vez fue mal expresado de mi parte, no debi usar la palabra "reclamo", pero me alegro que lo veas mas o menos en sintonía como yo.
    besito que va.

    ResponderEliminar
  32. Lo que acabas de narrarnos es más común de lo que parece porque el miedo que sentimos muchas veces a entregarnos y a las consecuencias de esa entrega nos impide actuar como se espera. Son situaciones que en muchas ocasiones resultan traumáticas y dejan huellas muchas veces difícil de borrar. Que bueno que has vuelto a deleitarnos con tus relatos.
    Un abrazo Navegante.

    ResponderEliminar
  33. Belkis amiga, tu comentario es muy certero, como siempre. Lo que aqui me ocurrio en realidad fue algo fuera de tiempo, en otras circunstancias hubiera sido diferente.
    Gracias por volver.
    Abrazo para vos.

    ResponderEliminar
  34. Hola!... atisbos, intuiciones, historias en germen que se vislumbran. Las fragilidades de cada cual, los temores, el exceso de anhelo... espantan al amor hacia otros lugares. A veces es más fácil, más seguro, retornar a lo conocido o permanecer sin dar ese salto al vacío que siempre es el amor.
    Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  35. Eva:
    Muy lindo tu comentario, realmente es un gusto leer apuntes así.
    Gracias por volver.
    Abrazo para vos.

    ResponderEliminar
  36. navegante dentro de cada historia un suspiro de sabor a las pasiones muy buen escrito
    un cordial saludo

    ResponderEliminar
  37. Hadama, gracias por visitar una entrada anterior, no muchos lo hacen.
    Saludos para vos.

    ResponderEliminar
  38. Hace un tiempo leí esta historia. Mimí me provoca ternura. A veces el tiempo de los sentimientos es tramposo.

    Saludos muchos. Buena semana.

    ResponderEliminar
  39. Luna, claro que si.
    Y también los sentimientos en el tiempo lo son.
    Saludos para vos.

    ResponderEliminar
  40. Hola Navegante, es bueno poner orden aunque sea en la vida amorosa…
    Es bueno tener historias que contar, y las vivadas mejor aun, lo mejor es que no encoja el corazón ese recuerdo, por que las vivencias siempre dejan un poso que a la larga hace que seamos más humanos. Me ha encantado tu entrada, seguiré pasando a verte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  41. Lola, me encantan ese tipo de comentarios, con cierto compromiso y que no se quedan solo en el elogio.
    Volvé siempre, abrazo para vos.

    ResponderEliminar
  42. Navegante " Amores 1 " Mimi

    Que lindo leerte, todo muy romàntico, que làstima que aquì no hubo final felìz para ella, quien sabe que problema ha tenido, quizàs alguien la ha querido violar y le ha quedado el trauma de la violaciòn ,que dulce ella no haberte molestado màs.

    un Beso

    ResponderEliminar
  43. Doris: Ella nunca me molestó, fue algo lindo para mi a pesar de lo breve, solo que ocurrió en el momento equivocado, cuando yo estaba mentalmente en otra.
    Gracias por comentar, besos.

    ResponderEliminar
  44. Gracias por las amables huellas que me dejaste, bello blog.


    Un beso

    ResponderEliminar
  45. hermosos versos para quienes te amaron,me gusta tu blog es diferente directo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias Pentrova, por tu comentario, quise entrar a tu sitio pero no me es posible a traves de tu perfil, te pediría me digas como puedo llegar hasta tu sitio, saludos.

      Eliminar
  46. JAJAJAJA que curioso siempre que leo casos así como que me cuesta imaginar a una mujer insinuándose sexual mente a un hombre así de buenas a primera, siempre eh pensado que si un hombre no esta enamorado al primer contacto sexual perderá el interés, una buena historia no se si todo lo que escribes son tus vivencias, pero si no es así escribes muy bien porque son creíbles, son historias entretenidas.

    Un gran saludo que tengas un feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gladys, no siempre se pierde el interés de esa manera, hay mil variantes. Además ella no buscaba sexo y no fue de buenas a primera.
      En la columna del costado aclaro que todo lo que acá cuento es real, no tendría sentido una historia asi si no lo fuera, de inventar inventaría cosas mucho mejores.
      Gracias por venir, saludos para vos.

      Eliminar
  47. A veces, simplemente no correspondemos con alguien, a pesar de estar muy cerca, eso pasa...los astros no todas las veces están alineados...

    Abrazos

    Isaac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual Isaac, tal cual.
      Gracias por pasar, saludos.

      Eliminar
  48. Un bonito relato con una retórica esplendida llena de armonía y romanticismo.
    Muy bello como escribes.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elda, tu visita siempre es valiosa, saludos.

      Eliminar
  49. Hola Navegante, tus relatos son siempre súper interesantes. Parece que esta persona dejo una espinita grabada en tu interior, ni que a veces no lo sintamos así. Hay veces que la sincronicidad que tenemos con cierto tipo de personas, esta ahí para ayudarnos a establecer el camino que tenemos que tomar y, al hacerlo, comprobemos que los escollos, simplemente, desaparecen.
    Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro Cristina, es que tuvimos un des-tiempo, al principio yo estuve dispuesto y luego ya no. Lo de ella ocurrió inversamente.
      Asi es la vida a veces.
      Gracias por pasar, abrazo.

      Eliminar
  50. Navegar es tu destino, por esos caminos del amor y el romanticismo, realmente es muy grato leerte, sabes hacer de tus escritos lo más especial, cuando el amor se da, y cuando solo pasa en un vuelo de papel.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga, ¡que buen comentario! Me encantó.
      Gracias y abrazo para vos.

      Eliminar
  51. Hola Navegante...
    Me deja un resquemor frío esta historia, no por ti, ni tu expresión, que es como siempre grande, pues tus textos, con tu sello, tu aura, tienen el encanto de la prosa lírica de Juan Ramón Jiménez, la de él ese relax mítico que se te mete en el interior cuando paseas lo más natural de la tierra, y la tuya bellamente sensual... Lo que ocurre, es quizá yo empatizo demasiado, y esa chica encierra sin duda un trauma, que le impide ser la mujer que lleva dentro, una lástima, no haber podido crear un puente, para resolver su problema, ojala lo haya resuelto... Gracias por el regalo de sus letras, en ellas hay algo más que el relato de una historia, está muy presente el alma de un poeta... Besos

    ResponderEliminar
  52. Querida Antoñi pues entonces tendré que leer algo de Jiménez ya que solo conozco el comienzo de aquello que conocemos todos.
    Te transformaste en una buena amiga y una gran comentarista de mis relatos. Gracias por eso y por todo lo que decis.
    Besos, muchos.

    ResponderEliminar
  53. Amigo mío, volví o a leer la historia, pero ahora le encontré un matiz diferente, las cosas del amor y esos encuentros, que se vuelven desencuentros,..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro Janeth, siempre se encuentran cosas nuevas en la relectura.
      Gracias por releer.
      Un beso.

      Eliminar
  54. Sin lugar a dudas, aquella mujer tenía un gran trauma que le impedía cruzar el puente. Lástima que cuando se sintió capaz, tú habías retornado con tu relación anterior. Simplemente no eras la persona que debía ayudarla.
    Me has dejado pensando y creo, escribiré algo relacionado con esto.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hubo un des-tiempo, así es.
      Esperaré tu escrito, será interesante tu visión sobre este tema.
      Abrazo grande.

      Eliminar