Este sitio contiene una serie de relatos sin orden. No es de actualidad y por eso lo anterior es tan válido como lo último. En la columna de la derecha, en la sección "Para leer" están los enlaces a cada texto. Espero les gusten, gracias.

Todos los derechos reservados.
Obras protegidas por copyright.

facebook:
navegante del alma

e-mail
navegantedelalma@gmail.com

La vida

Existen en todo relato pequeños detalles que quedan de lado; pequeños pero gigantes por su significado.
Cuando comencé a salir con Noemí -una de mis más fuertes relaciones amorosas- ella irradiaba un esplendor único. Ojos chispeantes, melena imponente, belleza justa para mi gusto de la cabeza a los pies -cuyas sandalias mostraban dedos de diosa-. Por aquello de que el estado de ánimo de la mujer cambia según sus circunstancias, meses después ese esplendor desapareció. Pero ese tema es ajeno a lo que aquí relato.
Se cuenta que millones de años atrás hubo una explosión que generó todo. Luego (dicho de manera elemental ya que desconozco el tema) micro organismos en el agua se transformaron lentamente en animales, finalmente surgió el ser humano cuyas hembras dieron a luz a otras hembras (y esto ya lo cuento yo), una tras otra durante milenios para que, en una línea de sucesión determinada, apareciera en el mundo un pedazo de mujer como Noemí, cuyas caderas latían con fervor bajo mis manos esos primeros días de amor y estío.
Nos conocimos ya finalizando 1980, en el comercio que tenía yo por entonces. Verla llegar y envolverme el cuello con sus brazos, tomarla de la cintura y apretarnos en besos trascendentales era todo una sola cosa; allí, en nuestro contacto, palpitaba el universo. Fueron días de un comienzo vertiginoso y a veces salvaje. Pero lo salvaje también suele contener dulzura, belleza, ternura. Manos como si esperaran desde el mismo amanecer del mundo para acariciar; ojos en danza por la silueta del otro; imperceptibles melodías del gemido... el mundo giraba alrededor nuestro. Nada más completo que mezclar amor con furor.
Ahora bien, una mañana de sol un rayo me partió en dos. Era habitual para mi escuchar radio y, como siempre, encendí el receptor y me quedé paralizado ante el fragmento final de un reportaje que el locutor cerraba más o menos así:
-"...nos hemos comunicado con este periodista para obtener más información sobre el asesinato de John Lennon".
Esa tarde Noemí entró por primera vez sin sonrisas en los labios, sabía que yo sería el más afectado debido a la admiración que desde chico tuve por Los Beatles y especialmente por John. Fue un abrazo diferente, sin perder nada de sensualidad a pesar del momento.
Pocos días después tuvimos nuestra primera actividad íntima; la radio despedía música de fondo y de pronto comenzó a sonar un tema de Lennon. La muerte reciente de alguien muy querido paraliza de manera particular cuando se cruza por los pensamientos; y así ocurrió conmigo al tiempo que me incorporaba instintivamente impulsado por mis brazos, alejándome mentalmente de la realidad de su piel. Pero ella me retuvo para que no saliera de su cuerpo y, ejerciendo el poder que le otorgaba su esplendor y sensualidad, me miró fijo y me dijo:
-¡Volvé a mí, estás conmigo!
En medio del eco de una muerte cercana, ella era la vida.
Entradas relacionadas:
El próximo tema
 
John Lennon, su tema "Starting over"

44 comentarios:

  1. Hola! He estado ausente más de una semana por un problema personal por fin resuelto! Así que de a poquito me voy poniendo al día con las lecturas!

    ResponderEliminar
  2. Buenas noches amigo me alegro de volver a leerte , y hoy nos dejas otra de tus experiencias y en ella se denota que a pesar que el sexo tiene importancia para ti , en una acción como fue la muerte de un gran ídolo para ti ..te ves de repente parado cuando estás en pleno acto algo en tu mente se enciende .... A veces lo que nos rodea nos acepta mucho más de lo que pensamos .
    Un abrazo y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Campirela, es buena tu visión.
      Abrazo retribuído.

      Eliminar
  3. Qué bueno volver a leerte, Navegante.
    Echaba de menos la sutileza de tus narrares por aquí.

    Espero que Noemí pudiese traerte de vuelta en aquél momento, estoy segura de que sí, y de que por eso es inolvidable. Conozco esa parálisis que te otorga la salpicadura repentina de una muerte conocida.

    Te mando un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bueno verte de nuevo vos por acá, como siempre.
      Esas cosas hacen inolvidable a las personas.
      Gracias por pasar, un beso.

      Eliminar
  4. Me agradó volver a leerte, se sintió renovador. Tu forma de relatar es envolvente.

    Lo que me deja tu historia, es que en medio del caos siempre hay un punto de luz que nos aterriza y despierta. En ese momento ella fue tu ancla y salvadora.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kadannek, ese punto de luz nos trae nuevamente y nos despierta, tal cual.
      Gracias por pasar.

      Eliminar
  5. Qué bueno que regresas para regalarnos tus historias tan hermosamente románticas, muy especiales por todo lo vivido. Ésta es un poco triste por lo que paso en esos días, pero tiene el encanto que le imprimes, gracias Navegante.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, precisamente quise mostrar lo maravilloso en medio de lo triste.
      Gracias por tus palabras, abrazo para vos.

      Eliminar
  6. Ella era la vida, puesto que ellas son la vida hermano, así es, así es...

    Y para que lo sepas, hermano lobo, desde 1980 y aún antes y hasta la fecha amo The Beatles, ellos han hecho mi vida mejor

    Paz, amigo lobo

    Isaac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isaac, hermano, si amas a The Beatles, entonces algo más nos une aún. Me alegro.
      Paz para vos en tus noches de luna.

      Eliminar
  7. Ay Navegante, que echaba de menos leer estas vivencias mágicas que compartes. Qué forma más hermosa de expresar una historia de amor. Y esa forma tuya de regalar la vida... de veras, sublime.
    Beso Navegante :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También echaba yo de menos los comentarios de los amigos, es grato verte siempre por acá.
      Me motivan tus palabras, gracias infinitas.
      Y un beso.

      Eliminar
  8. Un gusto volver a leer tus relatos románticos, cuyo gusto se debe a lo bonito que escribes.
    Es siempre muy interesante aprender de quien tiene una retorica tan bella.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre gentil vos, amiga Elda. Pero también yo aprendo de todos ustedes.
      Abrazo igual.

      Eliminar
  9. la vida nos golpea con dolores que no nos pertenecen, llegan de afuera, pero duelen hondo.
    Noemi dibería ser más fuerte que el dolor, o tal vez estoy equivocada ella era el amor.
    Muy buen relato, regresaste con la fuerza y el amor en cada palabra..

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María Rosa. Ella era muy fuerte si, mucho. Pero el amor era algo entre los dos, es compleja esa parte por muchos motivos, no se si leiste la larga historia en "Rosas para Noemí".
      Gracias por tu visita.

      Eliminar
  10. Hola Navegante…
    Una suerte hallarme otra vez entre tus letras…
    Hay algo que siempre me abraza por dentro cuando te leo, la melancolía, me haces retroceder en el tiempo con tus recuerdos, en busca de los míos, y siempre me dejas una sensación de pérdida, de algo que no va a volver, que no se puede recuperar…
    Como siempre, tu modo de lucir las letras, es magnífico, te incita a la lectura, un don de aquel que tiene la facultad de amarlas, de conocer su piel, y saber cómo tratarlas…
    So sé porque al leer tu texto hoy se me han venido a la cabeza estos versos de Santa Teresa de Jesús;
    Vivo sin vivir en mí,
    y de tal manera espero,
    que muero porque no muero…

    …, te los dejo, puesto que si algo soy, es espontanea, como también impulsiva, algo no demasiado apropiado, según se dé la circunstancia, y el contar de los años, para algo debieran de servir las cicatrices, arrugas…, jajajajaja… no de mucho en mi caso…

    El majadero tiempo me atrapa, y eso que yo le hago de menos todo lo que puedo, es eso lo que me tiene retrasada…

    (Cambiar, es un propósito de enmienda, como la vida se divide en etapas, pero somos cada cual con su mirada a si mismo, los que decidimos opciones que nos hagan crecer, ser más nosotros mismos, yo voy en ese camino, y ahora quizá con unas cuantas lecciones aprendidas y un poco más sabía, por aquello que nos cuenta el correr de los años…, he vivido un año muy intenso, donde he perdido y he ganado muchas cosas, ese es el cambio que ves entre líneas cuando me lees…)

    Gracias por seguir ahí, a pesar de mis ausencias, y gracias sobre todo, por ser, cuando se es en autenticidad, se es generosidad, y eso da riqueza todo aquel que se te acerca o te acercas…

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Antonia, no olvides que soy argentino, nacido en Buenos Aires. Mi naturaleza tanguera mira siempre hacia lo que ya no volverá a ser, lo irrecuperable. Es acertado tu comentario.
      Gracias por esos versos y por compartir arrugas y cicatrices, que son las que indican que el tiempo estuvo largamente en nosotros.
      Y algo me dice que aprendiste varias lecciones con el correr de los años. Y si tu vida fue intensa, mejor, ganar y perder es la regla, la única que existe.
      Gracias a vos por venir, todos vamos y venimos dejando ausencias y presencias en alternancia.
      Besos, muchos.

      Eliminar
  11. Un placer ver que de nuevo publicas Navegante, una entrada que me ha encantado.

    Besos de Espíritu sin Nombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Conchi, placer mío verte aquí.
      Besos para vos.

      Eliminar
  12. Siempre es bueno recordar los momentos bonito que hemos vivido, y sobre todo recordar el sentimiento.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Gracias por tu visita a mi blog. Volveré con calma a leerte.
    Pero es impactante el relato que junta la primera aproximación romántica y esa mente que vuela con la música y te traslada a otra realidad.
    John Lennon, un grande....

    ResponderEliminar
  14. Es una historia bonita. Y es que cuando algo duele si tienes a tu lado a la persona amada,todo fluye mejor. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Alicia, todo fluye mejor con alguien al lado.
      Saludos para vos.

      Eliminar
  15. Hoy pensaba, leyéndote, en lo huérfano que quedó el mundo después de John, el tenía en sus espaldas, quizás nunca lo supo, las ilusiones y sueños de muchos....

    Paz amigo querido

    Isaac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido amigo, hoy John es uno de esos vacíos imposibles de llenar.
      Paz para vos también.
      Y un abrazo.

      Eliminar
  16. Hola Navegante!!!

    No sabía que tenías entradas nuevas, pero que maravilla volver a leerte, compañero; yo sabía que las musas te iban a despertar porque todas dejaron en ti emocionantes hullas; y aunque siempre son diferentes, se asemejan y dan para maravillosas escritura relato prosa poética que es un inmenso placer leerla. Gracias por darnos tanto y tan bello, bien venido, gracias por ser por estar.

    De algún modo todos llevamos esa nostalgia dentro del corazón por lo que fuimos dejando atrás, seres queridos o muy queridos que marcaron un antes y un después en nuestras vidas. Como por ejemplo, Noemí. Que aún no sé el final…

    Y hoy no te comento más pues voy escasa de tiempo, puesto que salgo de viaje y en avión no espera.

    A la vuela si Dios quiere volveré a pasar por tu casa que siempre es placentero.

    Un abrazo junto a mi gratitud y mi gran estima.

    Se muy, muy feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Marina, siempre positivo y vital tus comentarios. El mío también es un placer, el de recibir tus palabras, claro.
      Cuando quieras venir, esta puerta está siempre abierta. Pero me decis cual es el final... eso está debajo haciendo click en los enlaces de las "entradas relacionadas".
      Besos y un abrazo.

      Eliminar
  17. Huellas queise decir... Las prisas no son buenas compañeras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se entiende igual Marina, no te preocupes, a todos nos pasa...

      Eliminar
  18. Todo lo vivido es único en el tiempo que fue, grande fueron tus amores querido Navegante. Eres un soñador y enamorado, aún con el paso del tiempo vivís en ellos eso es muy bello, felicitaciones.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, siempre buena amiga con tus palabras elogiosas.
      Abrazo grande para vos.

      Eliminar
  19. Una canción que dejo tatuada en tu memoria el dolor de la pérdida de un ser querido y la ternura, pasión y vida de estar junto a ella.
    Me alegro de volver a disfrutar de tus palabras.

    Besos.

    Lunna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lunna, tanto tiempo, soy yo quien se alegra por tu visita.
      Gracias por ver ese doble sentido del relato.
      Besos retribuídos.

      Eliminar
  20. Y regresará. Siempre.
    Es bueno leerte.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  21. Hay historias que dejan huella, que no se olvidan, y que de una manera u otra, acaban regresando, siempre.

    ResponderEliminar
  22. Alguien que anda por ahí3 de mayo de 2018, 18:01

    Ante imponderables del destino no todos flotan de la misma manera, lo bueno es hallar aguas donde emerger.

    Alguien que anda por ahí

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y esas aguas siempre están donde hay otra piel a la que amar.
      El que está por acá.

      Eliminar