Este sitio contiene una serie de relatos sin orden. No es de actualidad y por eso lo anterior es tan válido como lo último. En la columna de la derecha, en la sección "Para leer" están los enlaces a cada texto. Espero les gusten, gracias.

Todos los derechos reservados.
Obras protegidas por copyright.

facebook:
navegante del alma

e-mail
navegantedelalma@gmail.com

Profeta de un día


El primero de los tres días que pasamos en ese pueblo de vida lenta –casi dormido a orillas del mar- había comenzado con reflejos de sol tempranero, metiéndose por las hendiduras de la celosía hasta lamer con tibieza los pies de la cama.
-¡Buen día amor!- me susurró Silvia al borde de mi oído izquierdo mientras cruzaba un brazo sobre mi pecho.
No respondí con palabras, la inquietud de una cama al despertar acompañado incita a la fiesta del abrazo, a saludar la mañana con los deseos por desayuno. Profeta de un día, anuncié con besos el comienzo de una jornada exquisita.

Ducharnos juntos fue consecuencia de un impulso telepático. Las gotas de agua tibia nos encontraron, al caer, descontrolados sobre el piso.
La realidad suele ser difusa, pero bajo algunas circunstancias emocionales, llanamente no existe. El piso ya tibio, el repiqueteo del agua sobre los cuerpos, los gestos y los gritos prensaban el todo en lo uno.
Vi su mirada dirigida al infinito. Percibí su cuerpo en vibración, como si un corazón invicto se despertara entre sus piernas. Y en lo que me quedaba de conciencia me descubrí perdido en los arrabales del universo, con mi boca intimada a canalizar gestos de otra galaxia.
Mi cuerpo se paralizó, tal vez con la orden arcana de somatizar en un único espasmo todo el goce posible -confieso que jamás había tenido un orgasmo tan potente-. Ella y yo, allí en ese piso, convertimos la ternura en lava, infierno y cielo.

Frente al mar el mundo se ve distinto; el mundo interior, digo, aquel que convierte lo real en visiones del más allá. Olas en espuma, la sirena de un barco, el muelle que como fantasma se posa sobre las aguas… todo permite modelar la fantasía y transformar cualquier objeto en una herramienta de otra aventura, de otro legado, de otra pasión.
Así volaba mi mente mientras Silvia, con la mayor simpleza, se descalzaba para sentir la arena bajo sus pies, ajena al fresco marino del atardecer. El tiempo se deslizaba dorado, grano a grano, hasta enredarse en ese fragmento de su piel desnuda…

Volvimos para cambiarnos e ir a cenar. Tardó femeninamente en prepararse y, al salir del toilet, me sorprendió con nueva ropa, elegante y sensual; sus pies, ya no desnudos, lucían unos provocadores zapatos con taco de punta.
-Estoy lista para la cena- dijo. Y allí fuimos.
Hay un ritmo natural en las relaciones amorosas, se desplaza con armonía entre lo pasional y lo simple. El hotel estaba ubicado en un primer piso; debajo y junto a su entrada un bar; allí fuimos por unas copas, música suave, cómodo sillón. Duró poco la comodidad, el apuro del amor nos obligó a retomar el camino inverso. Al abrir una vez más la puerta del cuarto, ocupó mis ojos un reflejo plateado; así como al amanecer fue el sol, en ese momento era luz de luna la que se filtraba por las hendiduras de la celosía.
Silvia manifestó siempre una pasión desbordante hacia mí y eso le otorgaba cierta creatividad erótica. Me ocupé por unos instantes de ordenar ropa en una cajonera, al girar la vi sentada en la cama, desnuda, con los zapatos puestos. El reflejo de luna y el brillo de sus ojos se parecían mucho.
En ese instante del casi sueño al final de un día perfecto, la mente suele ocuparse de la escena cumbre. Mis visiones no pasaron por lo pasional ni por lo sexual, sino por algo más definido: el pequeño baile que me regalaron sus pies, en aquel tiempo que se deslizó dorado, grano a grano, hasta enredarse en ese fragmento de su piel desnuda, cuando...
... notó que mis ojos cayeron arremolinados y
-con dos espasmos en el desvelo de mis venas-
atrapé con mirada indigente,
la fortuna del pequeño baile
que supo verter desde los tobillos
hacia la postrera magia de sus dedos.
Quedó dibujada en tango
la rea luz de una luciérnaga,
para destronar de milenios mi ceguera
y establecer el dulzor del recuerdo amable
en el brillo quieto de esta copa vacía
que hoy vuelvo a llenar.
Y a beber.
...

Entradas relacionadas:

58 comentarios:

  1. Me dejaste cautivada por la sedosidad de tu relato, es exquisito, hay mucho para citar, creo que al final lo tendrá que citar todo, por ahora me conformo con degustarlo en esta noche que se antoja de insomnio y me quedo de momento con este trocito, "Vi su mirada dirigida al infinito".

    Besos, Navegante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ame, generalmente mis noches también son de insomnio, así que compartimos eso.
      Beso agradecido.

      Eliminar
  2. Hoy nos dejas una entrada donde la elegancia y ternura es el trazo más relevante , aún siendo una cita de dos personas que desean amarse , en tus letras veo algo más , será la forma de narrarlo que nos atrapa y deseamos saber que fue de esa mirada que te cautivo y de sus pies bailando ese sensual tango..
    Un placer leerte ..abrazos y muy buen miércoles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Campirela, gracias por ver ese algo más que hay en mis relatos. Si atrapa o no eso va en cada uno, me alegro que haya sintonía.
      Quien sabe qué relataré en el futuro, escribo lo que me va saliendo. Por ahora lo que hay sobre ella está en éste y los relatos de los enlaces relacionados.
      Abrazo para vos.

      Eliminar
  3. Un remanso de ternura, una suavidad y caricia tierna para el alma, que bello relato.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  4. Tierno y exquisito texto, el mar, el amor y la pasión presentes en tan bello recuerdo amigo Navegante. Saludos

    ResponderEliminar
  5. Los pies de las amadas y su erótica danza siempre me han fascinado

    Bella entrada hermano


    Isaac

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué preciosidad Navegante! Cuanto erotismo y sensualidad. Me ha encantado. La vida debes ser así, erótica y sensual.

    Besos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre así la vida debe ser. Coincidimos.
      Besos para vos, Margarita.

      Eliminar
  7. Siempre es un placer leerte, eres sumamente dulce en muchos de tus relatos, y sobretodo sabes hacer de tus lectores esclavos placenteros.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué lindo elogio, amiga!
      Gracias, de verdad.
      Y un beso.

      Eliminar
  8. desde el comienzo me instalo en el lugar y veo el paisaje ,el mar y la sensualidad de los amantes .cada palabra es mágica ,me ha encantado ,como siempre

    ResponderEliminar
  9. "El reflejo de luna y el brillo de sus ojos se parecían mucho." Eso era ella para ti... Magia!

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
  10. Un precioso relato muy sensual en donde dejas ver lo romántico,tierno y enamorado observador de su amada que logra hacer que su mirada viaje al infinito.
    Me cautivo totalmente el relato.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias azulgenia, muy bonito tu comentario.
      Saludos para vos.

      Eliminar
  11. Hermosa prosa poética, amigo Navegante. Sensualidad pulida como una bella gema. Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Otra belleza que tu arte literario nos regala. No le falta nada, poesía , sensualidad y una gota de erotismo muy sutil.

    Saludos Navegante.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy generoso tu comentario mariarosa, te envío un abrazo.

      Eliminar
  13. Hola Navegante…

    Querer, amar, sentir, desear, todo un contexto, en él nos perdemos, y cuando nos hayamos, quizá sentimos que el verbo amar está mal conjugado, y no por ello la pasión como un torrente nos deja de aclamar y nos llama, como aquella brasa inexorable que nunca termina de consumirse. Hay pasiones, o amores así, han hecho historia y han escrito páginas, quizá Silvia en ti fue una de esas pasiones …, he vuelto a leer tus textos relacionados con éste, y toda la historia me deja ese sabor…, una cosa si voy a contradecirte, aunque no sea muy habitual, si se muere de amor, hoy mismo, me he retraso en leerte, porque he atendido una llamada de teléfono, me han contado una historia muy triste; “enfermo de muchos años el marido, se suicida, y su mujer no levantó cabeza hasta hacer lo propio unos meses después”, ambos con menos de 50 años…, historias de vida, que se lleva la vida…

    Gracias por este regalo de letras, de sentir y vivir la vida… un placer como siempre que me permitas disfrutar de ellas…

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonia, como siempre me dejas comentarios por los cuales no puedo menos que sentirme bien, pero quiero agradecer muy especialmente que leas las entradas relacionadas, eso no sólo demuestra lo buena lectora que sos, sino también lo generosa como amiga bloguera. No todos hacen eso.
      Y sobre aquella diferencia que mencionas, te cuento que eso es lo que le dije, por consolarla de alguna manera, no necesariamente es lo que pienso, también yo creo que puede morirse de amor, ha pasado y no necesariamente por suicidarse, a veces es por cierto tipo de tristeza que también mata.
      Coincidimos ahí también, imaginate que era lo mínimo que podía yo decirle para que se ponga bien.
      Besos agradecidos.

      Eliminar
  14. Un relato muy apasionado. Un abrazo feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Abrazo y feliz fin de semana también para vos Gladys.

      Eliminar
  15. Erótica,dulzura, pasión, nostalgia, de todo eso encuentro en tu poema y sobre todo, buen gusto.
    Fue u placer visitarte.
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Julia, muy agradecido por tu bonito comentario.
      Saludos para vos.

      Eliminar
  16. ¡Hola Navegante!

    ¡Navegante de agua dulce llevadme vos al agua sala, con la entrega y pasión que derramas en cada letra me pierdo y me quedo sin palabras! Atrapada en tu forma de expresar tus sentires colmados de momentos placenteros y mágicos.
    Es todo tu relato una preciosa prosa poética amorosa con algo de erotismo que sabes plasmar con gran delicadeza característica en vos. Gracias por todo ello.

    Me quedo con este final que me encanta, permíteme que lo copie para dejar aquí.
    Quedó dibujada en tango
    la rea luz de una luciérnaga,
    para destronar de milenios mi ceguera
    y establecer el dulzor del recuerdo amable
    en el brillo quieto de esta copa vacía
    que hoy vuelvo a llenar.
    Y a beber.
    Que tus recuerdos sigan siendo dulces y nunca tengas la copa vacía, te lo mereces y se lo merece tu exquisita poesía. Siente, sueña, ama, pues eso se llama vida.

    El ultimo café ya he estado varias veces y me ha enamorado, por allí andarán mis comentarios, eres un gran maestro con tu pluma y te felicito. Mi enhorabuena.

    Un abrazo, mi gratitud y mi gran estima.

    Se muy, muy feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Marina, yo ya no sé como agredecer tus bellos y motivadores comentarios además de tus buenos deseos que muestran, siempre, lo gran persona que sos.
      ¡Gracias totales!
      Y un beso.

      Eliminar
  17. Cuando retomamos el recuerdo, lo llenamos de latidos,de fortaleza y de brillos, lo hacemos presente y lo proyectamos al regazo del futuro, Navegante. A mi también me gusta robarle a la eternidad un trocito de infinitud y grabarlo en las letras. Quizá por eso comencé a escribir para retar al tiempo y al olvido.
    Te felicito por el corazón que pones en tus letras, nos lo trasmites.
    Mi abrazo y mi ánimo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ma Jesús, no sólo agradezco tus palabras sino que además las comparto. Es cierto, por mucho de eso que mencionás comenzamos a escribir.
      Abrazo grande, que sigas bien.

      Eliminar
  18. Três dias inolvidáveis, decerto. Adoro tu forma de descrever lugares, personas e sensações.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida CÉU, se extrañaba por aquí tu visita siempre tan cordial. No te pierdas, volvé pronto.
      Besos para vos.

      Eliminar
    2. Querido Navegante!

      Gracias por me estranhares. Estoy aqui, ahora, y creo que no voy a perderme por tu espácio (sonrisas).

      Tengo estado ausente da Net, pke soy Professora, pienso k ya te tinha dito, y, nessa época do ano, o trabalho é imenso e extenuante. En Agosto, vacaciones, pero estoy tão cansada, física y mentalmente, que ficarei en mi casita. Lisboa en agosto es muy serena, pocas personas e trânsito, también.

      Besos y dias felices.

      Eliminar
    3. Comprendo amiga CÉU, a todos nos pasa que en algún momento estamos muy ocupados con otras cosas.
      Te mando un fuerte abrazo.

      Eliminar
  19. ...Quedó dibujada en tango
    la rea luz de una luciérnaga,
    para destronar de milenios mi ceguera
    y establecer el dulzor del recuerdo amable
    en el brillo quieto de esta copa vacía
    que hoy vuelvo a llenar.
    Y a beber.
    ...

    Que belleza amigo. felicitaciones!

    ResponderEliminar
  20. Cuanta pasión se dibuja en tu nostalgia, cuanta sensualidad.
    Un ramillete de caricias al alma, elegancia y exquisitez acompañado de esa luna enigmática musa de poetas, sin duda alguna muy bello. Un placer volver después de una pausa larga pero necesaria. Un abrazo Navegante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deray, no importan las largas pausas, lo que vale es el fluir.
      Gracias y abrazo para vos.

      Eliminar
  21. Entre a visitarte devolviendo tu lindo gesto y me he encontrado con un relato de fina belleza...que hermosa manera de recordar esos momentos...Un beso

    ResponderEliminar
  22. Hoy me detengo en el impulso telepático del que hablas...y es así, en el momento justo y con la persona correcta ciertamente sucede...

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sucede, si. Y hay que saberlo guardar, eso intento.
      Abrazo, estimado Isaac.

      Eliminar
  23. "para destronar de milenios mi ceguera
    y establecer el dulzor del recuerdo amable" ... ¿Cuántos milenios habremos estado ciegos...o quizás aún lo estemos....?

    Paz hermano

    ResponderEliminar
  24. Que tierno, exquisito y bello relato.
    Con permiso me hospedo en tu casa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias evan, te doy la bienvenida y te espero cada vez que puedas.

      Eliminar
  25. Que bonito relato, me quedo reflexionando.
    Besos 🌹

    ResponderEliminar
  26. Un lindo relato, como todo lo que escribes señor Navegante. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gladys por tus constantes visitas.
      Abrazo retribuído.

      Eliminar
  27. Creo no haber tenido el placer de conocerte antes, igual nos hemos cruzado pero ya te tengo en mi lista y así, con calma, iré visitando tus letras.

    El amor y el deseo es como un tango, evidentemente.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Magade, nos conocemos en un tiempo en el que yo estoy lentamente despidiéndome de este blog mío. De todas formas aquí quedarán mis relatos para quien quiera leer o releer.
      Un beso de tango para vos.

      Eliminar